sábado, 25 de mayo de 2024
Gaudium news > Nefarious: el diablo existe

Nefarious: el diablo existe

Considerada por sacerdotes, exorcistas y líderes católicos como una película que retrata fielmente los entresijos de la posesión demoníaca, sin embargo hay una campana de silencio sobre ‘Nefarious’. ¿Por qué?

nefarius 700x322 1

Redacción (08/03/2024, Gaudium Press) Hace algún tiempo me invitaron a ver una película en la clandestinidad. La persona que me habló de la película y trató de convencerme de verla me hizo un pequeño spoiler, luego vino a mi casa con la forma para llegar a la película, guardada en su celular. Me dio el enlace y descargarlo a mi computadora fue muy rápido.

Pensé que ni siquiera valdría la pena, ya que no me gustan ni veo películas de terror. Y una película sobre un hombre poseído por el diablo es sin duda una película de terror. Pero la insistencia de mi sobrino, que conoce bien mis gustos y no me sometería a algo que me causara malestar, acabó por convencerme.

Me dijo: “Tío, me tomó un tiempo decidirme a ver esta película y solo lo hice por insistencia de unos amigos, pero cuando la vi en la primera persona en la que pensé fuiste e insisto en verla otra vez, junto con usted, para escuchar su opinión”.

Que quede claro que acepté mirarla, aunque con cierta reticencia. Pero, por respeto a mi estimado sobrino, quien viajó desde la capital a mi ciudad con el objetivo de reseñar la película conmigo, acepté.

El diablo habla a través del prisionero

Como la película retrata una posesión demoníaca, me senté en el sofá preparado para ver cuellos retorcidos, gritos, levitaciones y otros efectos especiales, al estilo de El Exorcista.

Sin embargo, le puedo decir que, si a diferencia de mí, es el tipo de persona a la que le gustan las películas de terror, no espere encontrar algo parecido a este género cinematográfico por ahí. El único efecto, si se le puede llamar efecto, es la voz ligeramente gutural del personaje principal en los momentos en que está “poseído”. Las sillas y otros objetos no volarán, la cama no rebotará y los armarios no bloquearán la puerta del dormitorio.

Nefarious no le dará las sensaciones que espera al ver una película de terror, pero, en gran parte de la exposición, hay varios monólogos, con grandes líneas del preso condenado a muerte y que dice estar poseído por el diablo. De hecho, no dice estar poseído, ya que es el mismo diablo quien habla con el interlocutor, refiriéndose al condenado como su “anfitrión”.

Tratando de demostrar que el diablo existe

La historia gira en torno a la guerra psicológica. El preso y supuesto poseído es condenado a muerte. Sin embargo, si se demuestra su locura mental, podría quedar libre de la pena capital y cumplir cadena perpetua. Entonces, la cuestión es demostrar que el verdadero culpable es el diablo.

Lo impresionante es ver lo mismo que sucede hoy: el diablo tratando de borrar sus acciones. Por tanto, el preso condenado es sometido a la evaluación de un psiquiatra para demostrar que está “loco”.

Al mundo moderno le parece que el diablo es una leyenda, una creación de la Iglesia Católica para intimidar a los fieles, como he oído decir a ateos, agnósticos e incluso a católicos. A este respecto, hay un argumento muy fácil de utilizar: basta con recordarles que la palabra “Satanás” aparece 62 veces en las Sagradas Escrituras (27 en el Antiguo Testamento y 35 en el Nuevo) y “demonio” 63 veces (en el Nuevo Testamento). Sin olvidar otras denominaciones como “Belcebú”, “adversario”, “Belial”, “devorador”, “destructor”, ángel caído, etc.

Por tanto, no fue la Iglesia Católica la que lo inventó ni es la que llevará a la gente a no creer en la existencia del mal, dejando muy claro que el diablo existe y no un concepto: “El mal no es una abstracción, sino que designa una persona, Satanás el Maligno, el ángel que se opone a Dios. El “diablo” (“diabolos”) es aquel que “se arroja en medio” del plan de Dios y de su “obra de salvación” realizada en Cristo”. (CIC – n. 2851)

Hay decenas de otras citas sobre la existencia real del diablo en el catecismo, de las cuales destaco los puntos 391 a 395.

Representación fiel de una posesión demoníaca

Además de una buena trama y muchos puntos que provocan nuestra reflexión, la película hace verdaderas revelaciones sobre la sutileza de las acciones del diablo sobre las personas que se abren a su influencia.

La producción es de dos cineastas católicos, Cary Solomon y Chuck Konzelman, y se basó en el libro A Nefarious Plot, del autor estadounidense Steve Deace.

Según sacerdotes y exorcistas, la película ofrece un fiel retrato de la posesión demoníaca, a diferencia de las películas de terror producidas por la poderosa industria del entretenimiento y que se hicieron famosas en el cine. Con sus producciones caricaturizadas y a menudo estrambóticas, las películas de este género tienen como principal objetivo generar miedo y atraer la atención de los aficionados al terror.

A su vez, Nefarious es una trama psicológica que pretende conducir al espectador a grandes reflexiones y conocimiento de datos reales sobre las posesiones y la acción demoníaca. Ella retrata la cruda realidad de la guerra espiritual entre el bien y el mal, y el peligros de las puertas abiertas a la entrada del maligno.

Por Alfonso Pessoa.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas