domingo, 05 de julio de 2020
Gaudium news > Obispo de Alajuela, en Costa Rica, aclaró su posición sobre el llamado ‘matrimonio’ igualitario

Obispo de Alajuela, en Costa Rica, aclaró su posición sobre el llamado ‘matrimonio’ igualitario

Sus primeras declaraciones sobre la legalización de esas uniones generaron desconcierto en muchos fieles.

Alajuela (01/06/2020 15:19, Gaudium Press) En buena medida, tras su declaración de “adhesión total” a la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio el 26 de mayo pasado, el obispo de Alajuela en Costa Rica, Mons. Bartolomé Buigues, calmó las aguas que se estaban moviendo en su contra por declaraciones emitidas el día anterior. La diócesis de Mons. Buigues se ubica en las cercanías de San José, al oeste.

Como notició Gaudium Press en su momento, el pasado 26 de mayo fue anulada en Costa Rica la prohibición para la celebración del llamado “matrimonio homosexual” existente en el código de familia, por cuenta de una decisión previa de la Suprema Corte del país, que había dado a la Asamblea Nacional 18 meses de plazo para legislar permitiendo dicha unión. Como la Asamblea no legisló, la prohibición cayó automáticamente.

Días antes de que venciera el plazo, el 15 de mayo, se había pronunciado la Conferencia de obispos del país, en el sentido de que “no querer discriminar a las personas homosexuales no autoriza al Estado a confundir el orden natural del matrimonio y la familia”.

Declaraciones del Obispo de Alajuela levantan polémica

Sin embargo, un día antes de que cayera la prohibición, es decir el 25 de mayo, declaraciones de Mons. Buigues suscitaron perplejidad y reacción contraria en muchos fieles católicos. Afirmó el prelado, en la previsión de que al día siguiente caería la prohibición, que “tenemos que ser tolerantes, vivimos en una sociedad abierta. Nosotros vivimos nuestra fe, profundizamos nuestra fe; pero nos alegramos de que haya distintos tipos de relación humana, distintos caminos de familia y creo que ahí, donde hay una manifestación de cariño y de familia de alguna forma, ahí se manifiesta Dios, y tenemos que favorecerlo”. Según expresan medios costarricenses esas declaraciones se difundieron vía Facebook, pero fueron retiradas el mismo día ante la polémica que suscitaron. Sin embargo, medios de comunicación como La Nación obtuvieron copia de ellas, y las publicaron.

Al día siguiente, el prelado emitió una “Aclaración sobre el tema de las uniones civiles”, declaración que sí se encuentra posteada en la página de Facebook de la Diócesis, donde expresa su “adhesión total (…) a la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia”.

Reafirmo la belleza del matrimonio que brota de nuestra fe como la unión entre el varón y la mujer, según el designio de Dios desde la creación, que nos plasmó a su imagen y semejanza para el encuentro en la complementariedad y la reciprocidad, abierto a la vida, para siempre como eterno es el amor”, expresaba el Prelado esta nueva ocasión.

El matrimonio que da lugar a la familia, imagen bella del amor de Dios trinitario, ámbito de crecimiento para todos sus miembros inmersos en lazos de amor, es el estilo de vida que ha forjado nuestra identidad y cultura como pueblo, y que debemos potenciar y cuidar siempre como base para una vivencia social armónica y próspera”, continuaba, e invitaba a los creyentes a testimoniar “esa belleza del matrimonio sacramental”.

Atacó el reconocimiento de “otras uniones como el matrimonio igualitario”

En su declaración del 26, el Obispo de Alajuela incluso afirmaba que “el reconocimiento civil de otras uniones, bajo el título de matrimonio igualitario, como hemos visto estos días, crea confusión y cuestiona los pilares sobre los que se ha asentado hasta ahora nuestra vivencia del matrimonio y la familia que brotan de la fe”. Expresaba más adelante Mons. Buigues, que estas declaraciones las hacía con un ánimo lejano a cualquier discriminación.

Castidad y homosexualidad

El catecismo de la Iglesia Católica, bajo el título “Castidad y homosexualidad” (cn. 2357 y ss.) declara que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”. Tras reconocer que “un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas”, el catecismo expresa que tal inclinación es “objetivamente desordenada”. Asimismo, afirma que para buen número de las personas con dichas tendencias estas constituyen una “auténtica prueba”, y que “deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza”.

“Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y de la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana”, afirma el Catecismo.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas