martes, 29 de septiembre de 2020
Gaudium news > Obispo de Armenia: “La fe no es un virus” y pide a presidente que permita a católicos vivir su vida espiritual

Obispo de Armenia: “La fe no es un virus” y pide a presidente que permita a católicos vivir su vida espiritual

Mons. Carlos Arturo Quintero Gómez dijo que el clamor del pueblo católico colombiano debe ser atendido: Necesitamos abrir nuestros templos”.

Armenia (26/05/2020 12:40, Gaudium Press) Mons. Carlos Arturo Quintero Gómez, obispo de Armenia – Colombia, ha hablado claro: pide la reapertura de los templos, y dice que ya se han establecido en su diócesis los lineamientos de bioseguridad para tal efecto.

Sorprendido quedó el prelado con la calificación que hizo el Instituto Nacional de Salud del país: El INS declaró que los eventos religiosos representan un riesgo “muy alto” de contraer el virus, mientras que la asistencia a centros comerciales, restaurantes y empresas de producción, ha sido calificada como de riesto “alto-medio”.

La fe no es un virus, la fe es una virtud teológica”, expresó el prelado, según reporta de El Quindiano. Ella es la que “que nos abre a la dimensión de lo divino, que nos hace sensibles al dolor del prójimo, que nos permite aspirar a los bienes eternos”.

Necesitamos abrir nuestros templos”

Y para vivir la fe es preciso que el clamor del pueblo católico sea escuchado: “Necesitamos abrir nuestros templos, reconociendo que debemos evitar la presencia masiva de fieles y ajustándonos al protocolo de bioseguridad diseñado por cada diócesis para generar entornos protectores y evitar riesgos de contagio. Nuestro pueblo es un pueblo creyente y necesita de los lugares sagrados, porque allí se une el cielo con la tierra, lo humano con lo divino y se favorece la intimidad con Dios. Nuestros fieles necesitan como nosotros sacerdotes y obispos, la vida sacramental que es un tesoro espiritual que jamás hallaremos en los bienes materiales; necesitamos de la eucaristía, fuente inagotable de bondad, alimento espiritual que nutre nuestra alma, esencia, centro y culmen de la vida cristiana”.

Ver también: “nos vamos preparando” para reabrir los templos; asegura Obispo colombiano

El grave perjuicio para la sociedad de no permitir el normal trascurso de la vida religiosa

Mons. Quintero Gómez se extendió sobre las graves consecuencias para una sociedad a la que se le impide el normal trascurrir de su vida religiosa.

Una sociedad sin espiritualidad se adormece en el tiempo y tiende a la dispersión, a la indiferencia y a la insensibilidad. Una sociedad sin Dios, cae en el relativismo y subjetivismo moral, la acedía espiritual, el sinsentido de la vida, la desesperanza y el desencanto social. No estamos pidiendo permiso para realizar reuniones masivas, encuentros de comunidades, procesiones, misiones, actos de piedad multitudinarios, sacramentos de primera comunión y confirmación a gran escala. Estamos solicitando la apertura de los templos, para continuar viviendo nuestra fe personal y comunitaria”, manifestó.

La diócesis no ha abandonado a su pueblo

En diálogo con Gaudium Press, el encargado de comunicaciones de la diócesis de Armenia, P. Jeyson Hawer, recordó que desde el inicio del aislamiento en Colombia, esa diócesis implementó la campaña titulada “No estás sólo – Tu diócesis te cuida”, que incluye: 1. Fuerte presencia litúrgica y pastoral online; 2. Establecimiento de la “ruta de la solidaridad” para atender ayudas materiales a los más necesitados; 3. También implementación de centros de atención, los ‘Shemá escucha’, donde profesionales atienden vía telefónica a las “personas que se sienten tristes, que necesitan algún acompañamiento espiritual o profesional desde la psicología”; 4. Igualmente se están enviando los fines de semana subsidios litúrgicos y diariamente el Evangelio a un número grande de fieles; y 5.  finalmente campañas que buscan favorecer la solidaridad entre familias y con las parroquias.

Se ha trabajado seriamente en protocolos de bioseguridad

Sobre protocolos de bioseguridad para las diversas actividades religiosas, el P. Jeyson expresa que eso es algo en lo que en la diócesis, con el obispo a la cabeza, se ha venido trabajando seriamente en los últimos días. Los resultados de ese trabajo ya han sido presentados a las autoridades gubernamentales del departamento, las cuales ya han permitido “una atención personalizada en los despachos parroquiales”, donde se determinó uso de gel, distancia social, uso de tapabocas, etc.

Afirma el sacerdote, que en la diócesis de Armenia ya están listos los protocolos para abrir iglesias, pero “no se han abierto los templos porque no tenemos la autorización para hacerlo. Pero el obispo ha venido pidiendo que por favor nos escuchen, porque ya tenemos preparados todos los protocolos de bioseguridad en los templos también, para cuando el gobierno lo autorice. No hay que desconocer todo el trabajo que venimos realizando”.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas