viernes, 12 de abril de 2024
Gaudium news > Obispos en Francia dicen que no acatarán límite de 30 personas por oficio religioso

Obispos en Francia dicen que no acatarán límite de 30 personas por oficio religioso

En sentido contrario a lo ofrecido por Macron a los obispos, se mantuvo el límite de 30 personas máximo por misa.

Catedral de Toulouse

París (27/11/2020 09:47, Gaudium Press) Lo que está pasando en Francia con la reapertura de las iglesias al culto con fieles es una tragicomedia. Comedia de parte de un gobierno mentiroso. Trágico, por lo que tiene de desconocimiento de los derechos de los ciudadanos católicos en el país de la Galias. Miremos.

Tras la presión ejercida por las numerosas manifestaciones públicas en toda Francia, el presidente Macron anunciaba que se podrían realizar oficios con un máximo de 30 personas como asistentes. Pero, tras las críticas recibidas por ese límite que muchos consideraron absurdo e irrespetuoso, el 24 de noviembre Macron expresaba al presidente de la Conferencia episcopal francesa que revisaría dicho techo de 30, y que las nuevas reglas serían comunicadas ayer 26.

Leer también: Macron no resiste la presión de los católicos: no solo autoriza misas sino que revisará límite impuesto 

Pues llegó el 26 y por boca del ministro del interior fue confirmado el límite máximo de 30 personas por oficio, lo que es un sinsentido, pues 30 personas en una gran catedral es muy poco, y en una pequeña capilla mucho, como bien lo había dicho días atrás el obispo de Nanterre.

Pero también es descabellado, porque dejar por fuera al fiel número 31 en una gran catedral es abierta discriminación.

¿Resistencia civil de los obispos?

Por eso hay ya algunos prelados franceses que dicen abiertamente que no acataran el límite de los 30, como Mons. Norbert Turini, obispo de Perpignan: Éste ha dado la orden a sus sacerdotes de “no erigirse como ‘contadores’ de sus asambleas dominicales y no rechazar, si tal es el caso, a la 31ª persona y las siguientes que se presentasen. Yo asumo la entera responsabilidad – dice el prelado –, y si es necesario yo responderé personalmente delante de los poderes públicos” por esta instrucción. El obispo también pide a sus presbíteros tener todas las precauciones sanitarias, “que nosotros hemos siempre respetado escrupulosamente”.

En el mismo sentido se ha expresado Mons. Robert Le Gall, arzobispo de Toulouse, que dijo a sus sacerdotes que simplemente “con responsabilidad, mantengan de la mejor manera las reglas sanitarias en ese cuadro inaplicable” del límite de 30 personas.

Algo parecido ordenó el obispo de Versalles, Mons. Éric Aumonier, quien pidió a los padres mantener la “responsabilidad sanitaria”, y “no sobrepasar el tercio de la capacidad” de cada iglesia durante las misas.

¿Qué hará entonces el gobierno, o la policía con los obispos de tres de las principales ciudades del mundo? ¿Los va a procesar? ¿Los va a detener?

O ¿cómo va a impedir el gobierno que a la gigantesca catedral de San Esteban de Toulouse, con un coro descomunal y una nave grandísima, entren más de 30 personas? ¿Colocará un policía en cada puerta con un contador y luego cerrará la iglesia?

Los obispos dicen que no existe verdadero diálogo del gobierno con la Iglesia

Cada vez que quiere establecer restricciones al culto, el gobierno francés anuncia com bombos y platillos diálogo con los dirigentes de las diversas religiones. Diálogo de sordos, en palabras de Mons. Luc Ravel , arzobispo de Estrasburgo, quien afirmó que en las cacareadas consultas gubernamentales con las religiones existe “el hábito gubernamental” de “nunca tener en cuenta las proposiciones emanadas del episcopado francés”.

En fin, ante esta situación el episcopado se encuentra “totalmente en cólera” ha dicho vincent Neymon, secretario general adjunto de la Conferencia episcopal de Francia.

Varios obispos han anunciado que recurrirán las medidas ante el Consejo de Estado, y tal vez lo haga la propia Conferencia Episcopal. La partida sigue interesantíma.

Con información de Le Figaro.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas