martes, 14 de julio de 2020
Gaudium news > Ora con Carson: Niño con grave enfermedad ofrece oración por el fin de la pandemia

Ora con Carson: Niño con grave enfermedad ofrece oración por el fin de la pandemia

Ora con Carson convoca a más de 60 mil personas en el rezo de la Coronilla de la Divina Misericordia.

ORA CON CARSON GAUDIUM PRESS

Carson Kissel, durante una de sus transmisiones de la Coronilla de la Divina Misericordia. Foto: Ora con Carson.

Washington (09/05/2020 18:51:10, Gaudium Press) Un niño de trece años se ha convertido en Estados Unidos en un poderoso testimonio del potencial redentor del sufrimiento. Carson Kissel parece una grave y rara condición en la piel que le produce dolor y serias incomodidades de manera permanente. Pero en lugar de centrarse en su dolor, preside diariamente una transmisión de la oración de la Coronilla de la Divina Misericordia. En su página de Facebook, Ora con Carson, mas de 60 mil personas llegan a unirse a sus oraciones por el fin de la pandemia.

Orar en medio de la prueba

“Me siento feliz haciéndolo”, relató el pequeño a EWTN News Nightly. “Decidí que lo haría por todos los que cuentan conmigo”. Esta sencilla pero poderosa oración se une a un testimonio elocuente: una vida de dolor constante vivida con alegría cristiana. “Lo que me falta es el colágeno siente”, explicó. “Imaginen el pasto echando raíces en la tierra. Bueno, a mí me faltan las raíces. Entonces, sin raíces, el pasto simplemente se cae”.

Su enfermedad, llamada Epidermólisis Ampollosa, hace que los roces con la piel ocasionen dolorosas ampollas. Por este motivo debe vendarse todo el cuerpo para prevenir parte de las lesiones. Sin embargo, es inevitable la formación de ampollas por lo cual se restringen los juegos y muchas otras actividades normales. No existe una cura para la condición, que podría llegar a mejorar naturalmente con la edad.

“Puede ser sobrecogedor algunas veces, pero oro a través de los momentos difíciles o cuando los pies me están molestando”, afirmó. “hoy fue un poco difícil para mí, mi codo estaba irritado y me sentía algo cansado. Pero estoy haciendo esto… es un sacrificio”. El niño, desde su dolor, envió un mensaje de esperanza a las personas que lo han visto a través de los medios de comunicación. “Manténgase orando. Mantengan su fe y eventualmente llegarán a donde todo es perfecto”.

Con información de National Catholic Register.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas