sábado, 28 de enero de 2023
Gaudium news > Padres e hijos: extraños compartiendo una misma casa sin leyes

Padres e hijos: extraños compartiendo una misma casa sin leyes

En una familia con leyes, con normas, el padre y la madre son las cabezas, los proveedores, los que anteponen el bienestar y la seguridad de los hijos.

Familia 700x394 1

Redacción (24/10/2022 09:05, Gaudium Press) Hace unos días vi una noticia impactante: una madre, en el interior del estado de Paraná, en Brasil, mató a sus dos hijos, de tres y diez años, y se quedó con los cadáveres dentro de su apartamento durante 15 días, haciendo una vida normal, llamando a la gente para ofrecer préstamos de nómina, que es su trabajo. Cuando llamaron de la escuela preguntando por qué la niña faltaba a clases, ella respondió que tenía gripe. Recién el día 14 llamó a un abogado y le contó lo que había hecho. A la policía le dijo que “estaba cansada de cuidar a los niños, se puso como loca y cometió el crimen”.

La mujer contó que primero mató al niño, lo asfixió con una almohada, y solo tres días después ahorcó a su hija de diez años con una bufanda. Intenté imaginar el miedo que pasó esta niña, tres días al lado del cadáver de su hermanito, a merced de la crueldad de su madre.

Hablando con un amigo religioso sobre este terrible hecho, me recordó el pasaje de Isaías que dice: “¿Puede una mujer olvidarse de aquel que amamanta? ¿No tiene ternura por el fruto de tus entrañas? E aunque ella lo olvidara, yo nunca te olvidaría”. (Is 49, 15).

También consternado, el joven religioso hizouna sabia reflexión, afirmando que Dios quiso comparar su amor por la humanidad, al amor inconmensurable de una madre y, al decir que “aunque la madre se olvidara de su hijo”, ciertamente se refería a ese tipo de madre que sabía que algún día existiría y quería dejar claro que su amor estaba por encima de todas las cosas.

Casi el mismo día en que se reportó este bárbaro asesinato, también lo fue el de una joven de 21 años asesinada luego de que su madre le echara alcohol encima y le prendiera fuego, en el estado Espírito Santo. El crimen presuntamente se produjo tras una discusión entre ambas.

Un hogar sin ley

¿Qué está pasando con el mundo? Esta es una pregunta que nunca me canso de hacerme. ¿Por qué los padres ya no cumplen con su papel de padres y crían a los hijos de manera tan impropia, convirtiéndose así, en muchos casos, en enemigos de sus propios hijos?

Cuando Nuestro Señor Jesucristo estuvo en la Tierra, dejó claro que el amor estaba por encima de las leyes, pero no dejó de cumplirlas, tanto que, cuando fue arrestado, estaba en Jerusalén cumpliendo el precepto judío de la Pascua. Sin embargo, de revolución en revolución, la gente quiso estar a solas con el amor; después de todo, el amor es amplio, es agradable, es libre, es complaciente, es benévolo, es misericordioso, es comprensivo. Y a veces engañoso.

El amor está, sí, por encima de todas las cosas y, como dice el Evangelio de San Juan: “Dios es amor”, sin embargo el universo creado por Dios se rige por leyes absolutas e inmutables, leyes que no se adaptan a los deseos o caprichos de las criaturas Y, aunque la humanidad parezca destruirlo todo con sus actitudes pueriles e irresponsables, nada queda impune, precisamente porque estamos bajo el imperio de la ley del amor de Dios.

Haciendo una comparación entre el universo y nuestra casa, no es difícil comprender que una casa sin ley no prospera, no se desarrolla, no sobrevive. Y lamentablemente, el ser humano ha vivido así, en casas sin ley, donde los padres terminan siendo meros personajes decorativos y los hijos viven como quieren, sin que exista una conexión real entre ellos. O bien, los padres no cumplen con su rol de proteger, alimentar, cuidar y amar a sus hijos. ¿Cuántos padres han abandonado a sus hijos y cuántas madres han dicho que odian tener hijos?

Por supuesto, no todos llegarán al extremo al que llegaron estas madres de Paraná y Espírito Santo. Sin embargo, el descuido, el descontrol, la falta de límites, la falta de cuidado, produce secuelas tan profundas en los niños que ellos serán adultos perjudicados, porque los padres no sabían o no querían vivir su rol de padres.

Disciplina en el ámbito familiar

En una familia con leyes, con normas, el padre y la madre son los cabezas de familia, los proveedores, los que anteponen el bienestar y la seguridad de los hijos. La ley no suprime el amor, lo regula, lo disciplina, lo adapta a la realidad. Los niños no nacen sabiendo, necesitan que sus padres les enseñen, ellos son los encargados de poner límites, enseñar lo bueno y lo malo y corregir conductas inapropiadas. Pero, por desgracia, las cosas ya no van así.

Según el texto de una psicóloga, que circuló por las redes sociales y me pasó el mismo amigo religioso, “los padres no necesitan jugar. El celular ya hace eso. Los padres no necesitan recogerlos en las fiestas. Uber hace esto. Los padres no necesitan cocinar. Ifood hace eso. Los padres ni siquiera necesitan educar. Toda la escuela hace eso. ¿Leerle al niño? Cantarles música, ¿para qué? El niño resuelve todo con clics en la pantalla. Pero siempre obtienen esa selfie familiar perfecta, después de todo, lo que importa es demostrar que son felices. Consigue mil likes. Poco saben lo que es un juego de mesa. Pensar se ha convertido en algo que duele. Hacer pensar a un niño parece hacerlo sufrir” (Denise Dias, Terapeuta).

Matar a los propios hijos es algo que seguirá siendo parte de lo inimaginable. Sin embargo, tenerlos y no aceptar esta responsabilidad, alardear de que odias ser padre o madre y dejar a tus hijos a merced de tu celular, para no tener que dejar tu propio celular tampoco, es algo igualmente grave. Dejar que los niños hagan lo que quieran y no enseñarles, no corregirles, no guiarles, lejos de ser amor, es una afrenta al amor.

Necesitamos abrir nuestro corazón a Dios pidiéndole que nos enseñe a amar como ya no sabemos. Una vez que tengamos hijos, nuestra vida nunca volverá a ser la misma. Estaremos experimentando la quintaesencia del amor, la emoción más grande que un ser humano puede experimentar en la Tierra. Sin embargo, estos tesoros en bruto nos fueron dados para ser pulidos y no estropeados por nuestra negligencia o incluso asesinados cuando nada más de divino exista en nosotros.

Aunque no soy religioso de oficio, exhorto a todos los que me leen a orar por las almas de esta joven y de estos niños asesinados por quienes deberían amarlos, educarlos y protegerlos. Oremos también por estas madres miserables.

Por Alfonso Pessoa

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas