domingo, 19 de septiembre de 2021
Gaudium news > Papa en el Ángelus: El Tabor, un lugar “elevado, donde el cielo y la tierra se tocan”

Papa en el Ángelus: El Tabor, un lugar “elevado, donde el cielo y la tierra se tocan”

En la contemplación de Cristo, en un Tabor místico, debemos ser “iluminados por su luz”, para poder “llevarla y hacerla brillar en todas partes”.

Redacción (01/03/2021 07:00, Gaudium Press) En el Ángelus de ayer, habido en la Plaza de San Pedro, el Papa comentó el evangelio del día, que es la rápida relación que hace San Marcos (9, 2-10) de la transfiguración del Señor:

Señaló el Pontífice que debemos aprovechar este tiempo de Cuaresma para, com Pedro, Santiago y Juan, “contemplar” “la anticipación de luz” de Jesús.

Está contemplación de la luz de Señor, debemos después llevarla a nuestros hermanos y hermanas , pues ser lámparas del Evangelio es la misión del cristiano.

Esta transfiguración del Señor, delante de estos tres apóstoles tenía, entre otras, la intención de fortalecerlos – y a través de ellos a la Iglesia naciente– en vista del dolor y sufrimientos de la Pasión que venían. Eso nos debe llenar de esperanza hoy cuando atravesamos pruebas, pues el Señor ha resucitado y no permite que la oscuridad tenga la última palabra.

Jesús les había hablado a los apóstoles que “el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar después de tres días” (Mc 8, 31), y también les había anunciado que quien quisiera seguirlo debía también tomar su cruz.

Ciertamente eso había angustiado a los apóstoles y es en medio de esa angustia que él lleva al monte Tabor a Pedro, Santiago y Juan, y se les manifiesta con un esplendor único.

Era el Tabor un lugar “elevado, donde el cielo y la tierra se tocan”, y donde Moisés y los profetas “vivieron la extraordinaria experiencia del encuentro con Dios”. Francisco señaló que el episodio de la transfiguración ofrece a los discípulos asustados, “la luz de la esperanza”, “la luz para atravesar las tinieblas”, pues anticipa que “la muerte no será el fin de todo, porque se abrirá a la gloria de la Resurrección”. “Vivir esta ‘anticipación’ de luz en el corazón de la Cuaresma”, dijo el Papa, es “una invitación para recordarnos, especialmente cuando atravesamos una prueba difícil, que el Señor ha resucitado y no permite que la oscuridad tenga la última palabra”.

Nosotros estamos llamados a subir místicamente al Tabor

También nosotros estamos llamados a subir al monte, a contemplar la belleza del Resucitado que enciende destellos de luz en cada fragmento de nuestra vida y nos ayuda a interpretar la historia a partir de su victoria pascual”, pero esos momentos de dicha, del encuentro con Cristo deben traducirse en servicio hacia nuestros hermanos, en nuestra vida cotidiana.

Estamos llamados a vivir el encuentro con Cristo para que, iluminados por su luz, podamos llevarla y hacerla brillar en todas partes”, pues es misión del cristiano “encender pequeñas luces en el corazón de las personas; ser pequeñas lámparas del Evangelio que lleven un poco de amor y esperanza”.

Recemos a María Santísima para que nos ayude a acoger con asombro la luz de Cristo, a guardarla y a compartirla.”

Por la niñas secuestradas en Nigeria

Después rezar el Ángelus el Papa unió su voz a la de los Obispos de Nigeria, para condenar el secuestro de las 317 muchachas en una escuela, el viernes pasado, y llamó a rezar por ellas para que regresen pronto a sus hogares.

Con información de Vatican News 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas