miércoles, 28 de octubre de 2020
Gaudium news > Papa exalta a San Elías en la audiencia general

Papa exalta a San Elías en la audiencia general

Comentó el Papa la lectura del 1er libro de los Reyes referente a Elías Tesbita, continuando sus catequesis sobre la oración.

Redacción (07/10/2020 16:31, Gaudium Press) En su catequesis de hoy, en la Sala Vaticana Pablo VI, el Papa Francisco profundizó en una de las figuras más interesantes de la Escritura, la del profeta Elías. Comentó el Papa la lectura del 1er libro de los Reyes referente a Elías Tesbita, continuando sus catequesis sobre la oración.

Elías, quien “va más allá de los confines de su época”, en el cual es posible “vislumbrar su presencia también en algunos episodios del Evangelio”, pues aparece junto a Moisés con el Señor en la Transfiguración, y es mencionado por Cristo para acreditar la figura del Bautista.

Elías, quien “aparece de repente” en la historia sagrada, “de forma misteriosa, procedente de un pequeño pueblo completamente marginal”, tras lo cual “saldrá de escena, bajo los ojos del discípulo Eliseo, en un carro de fuego que lo sube al cielo”.

Elías profeta, “hombre de fe cristalina”, recto, que no firma acuerdos mezquinos. Que es sometido a dura prueba y permanece fiel. Que es ejemplo de todos aquellos “que conocen tentaciones y sufrimientos, pero no fallan al ideal por el que nacieron”.

Hombre de oración

Destacó el Pontífice el papel de la oración en San Elías: “La oración es la savia que alimenta constantemente su existencia. Por esto es uno de los personajes más queridos por la tradición monástica, tanto que algunos lo han elegido padre espiritual de la vida consagrada a Dios. Elías es el hombre de Dios, que se erige como defensor del primado del Altísimo. Sin embargo, él también se ve obligado a lidiar con sus propias fragilidades”.

Un hombre que supo aliar la vida contemplativa y la activa, que era un contemplativo que no se desentendió de las situaciones concretas de su tiempo, que supo enfrentar a un rey y una reina inicuos, que habían hecho asesinar a Nabot para robar su viña. Que es ejemplo para los cristianos, que deben actuar con celo frente a sus líderes.

“Así – dijo el Papa – nos muestra que no debe existir dicotomía en la vida de quien reza: se está delante del Señor y se va al encuentro de los hermanos a los que Él envía. La prueba de la oración es el amor concreto por el prójimo. Y viceversa: los creyentes actúan en el mundo después de estar primero en silencio y haber rezado; de lo contrario su acción es impulsiva, carece de discernimiento, es una carrera frenética sin meta”.

“Esta es la historia de Elías, pero parece escrita para todos nosotros. Algunas noches podremos sentirnos inútiles y solos. Es entonces cuando la oración vendrá y llamará a la puerta de nuestro corazón”, dijo el Pontífice.

Con información de Vatican News

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas