domingo, 14 de julio de 2024
Gaudium news > Papa Francisco rindió homenaje a su confesor

Papa Francisco rindió homenaje a su confesor

El padre Manuel Blanco falleció el pasado viernes 21, a la edad de 85 años, siendo sepultado en la Iglesia de los Santos Cuarenta Mártires, en Roma.

Papa Francisco presta homenagem ao seu confessor

Foto: Vatican media

Redacción (25/06/2024, Gaudium Press) En la mañana del pasado domingo 23, antes del tradicional rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco salió del Vaticano para dirigirse a la Iglesia de los Santos Cuarenta Mártires, donde descansaba el cuerpo de su confesor, el padre Manuel Blanco.

El padre Manuel Blanco falleció el pasado viernes

El sacerdote franciscano falleció el pasado viernes 21 a la edad de 85 años. En su despedida, el Santo Padre pronunció un breve discurso afirmando que el religioso “fue superior, confesor, hombre de consejo”. Después, el Pontífice recordó agradecido a “los muchos hermanos franciscanos, confesores, predicadores, que honraron y honraron la Iglesia de Roma”.

Mensaje del Ministro general de la Orden de los Frailes Menores

El Ministro general de la Orden de los Frailes Menores, Fr. Massimo Fusarelli, difundió un mensaje dirigido al ministro provincial Fr. Joaquín Zurera Ribó ofm y todos los hermanos de la Provincia Inmaculada Concepción, en España. En la carta, el religioso afirmaba conocer personalmente al padre Manuel Blanco y que apreciaba “sus cualidades humanas, espirituales e intelectuales, además encontré siempre en él una presencia buena, fraterna, fuerte y fiel en su forma de vida. Durante su larga vida sirvió asiduamente a la santa Iglesia de Dios y a nuestra Orden”.

El Papa Francisco se confiesa cada quince días

El 8 de septiembre de 2015, durante una entrevista con la periodista Aura Miguel de Radio Renascença, el Papa Francisco mencionó públicamente por primera vez el nombre del sacerdote franciscano. Cuando se le preguntó con qué frecuencia se confesaba, el Pontífice respondió: “Cada quince días, veinte días. Me confieso con un sacerdote franciscano, el padre Blanco, que tuvo la amabilidad de venir aquí para confesarme. Y nunca tuve que llamar a una ambulancia para que se lo llevara de regreso, asustado por mis pecados (risas)”. (EPC)

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas