sábado, 22 de junio de 2024
Gaudium news > Para traer la paz, confesión sacramental: Cardenal Piacenza

Para traer la paz, confesión sacramental: Cardenal Piacenza

Estos días son, para toda la Iglesia, de un recuerdo afectuoso de todos aquellos que se han ido antes de nosotros”, dijo sobre la fiesta de Todos los Santos.

Sin titulo 18

Redacción (31/10/2023, Gaudium Press) Pensando en la gente inocente que en estos días muere en las guerra, se puede obtener esperanza en la reconciliación, en la misericordia y la paz de Cristo en la Confesión, dijo el Cardenal en una carta publicada esta semana, antes de la solemnidad de Todos los Santos.

El purpurado, Penitenciario de la Iglesia, afirmó que estos días son, para toda la Iglesia, de un recuerdo afectuoso de todos aquellos que se han ido antes de nosotros, y especialmente en estos trágicos tiempos de guerra, de todos los inocentes que, aun sin saber por qué, continúan muriendo”, escribió.

El Cardenal recordó las palabras de Cristo en el Monte de las Bienaventuranzas: “Bienaventurados los pacíficos.”

[Esta es] la paz dada por Dios, que pide ser construida por las personas, comenzando por la paz en nuestros propios corazones, porque solamente aquellos que están reconciliados con Dios y consigo mismos pueden ser verdaderamente pacíficos”, dijo.

El Cardenal Piacenza invitó a los presbíteros a una “gran generosidad” escuchando confesiones, “porque con ellas se fortalece, y en caso de pecado grave, se recrea, el vínculo indispensable con Cristo.” El “todo” de la Iglesia se fortifica a través del perdón, dijo.

Al reflexionar sobre la celebración en la Iglesia del Día de Todos los Santos y del Día de Todos los Difuntos, el 1º. y el 2 de noviembre respectivamente, Mons. Piacenza recordó que “la Iglesia no es solamente aquella visible a nuestros ojos, sino también la Iglesia Triunfante en el Cielo, de acuerdo con la comunión de los santos, y la Iglesia Purgante, en camino hacia la comunión plena con Dios, por la cual rezamos al conmemorar a los fieles que han partido” a la eternidad.

Todo el Cuerpo de Cristo tiene una cabeza, la cual es el mismo Cristo, mientras su cuerpo visible, tangible y audible, está constituido por los hermanos y hermanas cercanos a nosotros y que viven la misma participación en ese misterio”, añadió el Cardenal.

(Con informaciones de CNA).

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas