miércoles, 25 de noviembre de 2020
Gaudium news > Periodista francesa ‘denuncia’ a católicos en Rennes: “¡Ellos están rezando!”

Periodista francesa ‘denuncia’ a católicos en Rennes: “¡Ellos están rezando!”

Un hecho mezcla de hilariante y amenazante se dio con una periodista de Quotidien.

Redacción (17/11/2020 08:25, Gaudium Press) Francia, cuna de la ‘laicidad’, es también en este momento campo de lucha sobre cómo esta se debe interpretar. Evidentemente los menos favorables a la religión la entenderán como la prohibición de cualquier práctica de culto que trascienda los límites de lo individual.

Parece que esta es la línea de interpretación de algunos periodistas, dedicados por estos días a ‘cazar’ cualquier manifestación de fe que hagan los católicos en el espacio público, después de que el gobierno cerró sus iglesias a las misas con fieles, en el marco del segundo confinamiento.

El pasado domingo hubo manifestaciones en toda Francia pidiendo que el gobierno vuelva a autorizar las misas con público.

Y en una de ellas, en Rennes, ocurrió un hecho que justifica a quienes afirman que muchos medios son más bien agentes ideológicos.

En frente de la catedral

Estaban los católicos reunidos en frente de la catedral de San Pedro, en Rennes. La reportera de Quotidien va hasta donde los jóvenes organizadores, quienes le manifiestan su deseo de respetar las medidas de bioseguridad, y – es claro – de hacer sus reivindicaciones.

Espera ella que la gente vaya llegando, e introduce la pregunta sugestiva: “¿Qué es legal? ¿Qué no lo es?”.

Va entonces hasta donde los policías que allí se encontraban, y, perdiendo ya completamente sus roles, les dice que “el ministro del interior deseaba que se amonestase desde este fin de semana” a los creyentes que rezan ante las iglesias.

Pero llega un momento auge en la excitación de la reportera, cuando la multitud reza el Padrenuestro: “¡Allí ellos han rezado!” No hay necesidad de más pruebas, decían los fariseos ante la declaración de divinidad de Jesús.

“Entonces, ¿ese es el tono de la reivindicación? Para mí se trata de cánticos religiosos”, insiste la dama.

En las redes sociales la periodista fue bastante criticada. Entre otras cosas le preguntaron si ella tendría la misma ‘valentía’ con musulmanes que entonasen sus oraciones. O también si lo que estaba ocurriendo en Francia era un regreso a los tiempos de la dictadura soviética.

“Periodista, ¿auxiliar de policía?”, se preguntaba incluso un periodista de izquierda.

El debate sobre el papel orientador o ideológico de los medios de comunicación es global. En EE.UU., por ejemplo, más a raíz de las últimas elecciones, muchos americanos ya no van a tal medio o tal otro, sino a tal medio con tal tendencia, o huyen de tal medio con tal otra, o prefieren tal información alternativa. Su papel como difusores de información veraz está siendo sumamente cuestionado, y en muchas mentes reemplazado por el de impulsores de una agenda. Pues tal vez sea mejor, pues caídas las máscaras se puede ver el rostro, y se puede decidir más fácilmente si nos agrada o no.

El asunto de la laicidad

Por lo demás, sigue el asunto de fondo de la laicidad. ¿Se pueden entonar cánticos u oraciones en la vía pública? Para la periodista-auxiliar de policía esto es más que una blasfemia contra el dogma de la laicidad.

Sin embargo, muchos piensan diferente, como Mons. Xavier Malle, obispo de Gap, que recuerda que se permite las procesiones en las calles.

Leer también: “Abrid la misa”; “La misa nos falta”; “Dejadnos orar”: manifestaciones en toda Francia pidiendo regreso de misas con fieles https://es.gaudiumpress.org/content/abrid-la-misa-la-misa-nos-falta-dejadnos-orar-manifestaciones-en-toda-francia-pidiendo-regreso-de-misas-con-fieles/

Pero el fanatismo ya se dibuja por entero como cuando es Estrasburgo, las autoridades prohibieron incluso “rezar en silencio”. No, no es broma.

Ante estas situaciones, se manifiesta Grégor Puppinck, doctor en derecho, y presidente del European Center for Law and Justice: “Evidentemente, todas esas órdenes (de no manifestación de la fe en la vía pública) son ilegales, de forma manifiesta. Son ilegales, pues contrarias a las leyes de la República (en particular a la ley de 1905), a los derechos del hombre (en particular a las libertades de expresión y de religión), y por encima de todo, a la ley de Dios (en particular al primer mandamiento del decálogo)”.

Por ahora las autoridades gubernamentales ha ido de la prudencia a la amenaza y luego al ofrecimiento de diálogo. Son elegantes y verbosos, en el país de Robespierre cuando quieren. Pero también pueden ser violentos. La partida está interesante (Gaudium Press/ Saúl Castiblanco)

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas