sábado, 26 de septiembre de 2020
Gaudium news > Primer deber de la Iglesia es salvar el alma de los fieles, no el cuerpo: Scott Hahn

Primer deber de la Iglesia es salvar el alma de los fieles, no el cuerpo: Scott Hahn

La misión de salvar el alma es un servicio claramente esencial que debe ser tenido en cuenta en tiempos de pandemia.

SALVAR EL ALMA GAUDIUM PRESS

La labor de preservar la vida divina en las almas para asegurar la salvación eterna es la tarea más importante. Foto: Kaushik Panchal.

Steubenville (13/05/2020 19:27:09, Gaudium Press) El célebre teólogo y converso a la Iglesia Católica Scott Hahn, autor del libro Roma, Dulce Hogar, dedicó un artículo de opinión a destacar la importancia de mantener el apostolado de la Iglesia incluso en tiempos de pandemia. “Proteger a las personas de su muerte espiritual es la gran responsabilidad de la Iglesia”, recordó el teólogo en un texto divulgado por National Catholic Register.

“Estoy agradecido de no ser Obispo. Sobre sus hombros, llevan el peso de miles de almas y, a veces, esa responsabilidad debe sentirse aplastante”, comentó Hahn. “Estos son esos tiempos”. El autor aclaró que no critica las decisiones de Obispo alguno y comprende la gran dificultad que representan. Recordó que los prelados deben sopesar realidades complejas antes de tomar decisiones como el cierre de templos o la suspensión de las Eucaristías públicas.

Salvar el alma, la misión esencial

El verdadero motivo de su artículo, explicó, es la difusión de algunas interpretaciones de estas decisiones. “He escuchado a aquellos que favorecen un cierre sacramental completo argumentar que la Iglesia tiene la responsabilidad de salvar la vida de las personas. La salud y la seguridad deben ser lo primero, han afirmado”, relató. “Sí y no”, aventuró como respuesta a esa posición.

“Sí, la Iglesia tiene la responsabilidad de promover y proteger el bien común. Eso incluye proteger la vida física de los católicos y de todas las personas con quienes han entrado en contacto”, recordó el teólogo. “Al mismo tiempo, proteger la vida física de las personas no es el trabajo más importante de la Iglesia. Su trabajo más importante es proteger la vida espiritual de las personas. Es proteger a las personas de la muerte espiritual. Esa es la mayor responsabilidad de la Iglesia. Y es una responsabilidad mucho mayor que prevenir la mera muerte física”.

La vida eterna, más importante que la terrena

Hahn recordó que los creyentes esperan la vida eterna después de la muerte. Esa vida es un don más valioso que la vida física, pero es frágil. “La vida espiritual no será restaurada a todos. Si morimos en un estado de pecado mortal, si morimos sin la vida de Dios dentro de nosotros, no hay cambios. La vida divina, la vida para la que fuimos creados, no será la nuestra”, advirtió. “Esto es lo que hace que la obra de la Iglesia no solo sea buena, no solo importante, sino que salve vidas. Esto es lo que la hace esencial, mucho más esencial que cualquier otro trabajo realizado por cualquier otra institución o empresa”.

En esta tarea, los Sacramentos tienen un carácter vital, porque son los medios ordinarios por los cuales los creyentes obtienen la gracia de Dios. “¿Puede Dios derramar su gracia por otros medios? Sí”, agregó el teólogo. “Pero Él no nombra esos medios ni nos anima a perseguirlos. Solo hay un camino que nos presenta para Él y ese camino está pavimentado por los sacramentos”.

Dios”nos llama a todos al cielo. Nos llama a todos a él. Y necesitamos que la Iglesia Católica nos ayude a responder ese llamado. Ese es el trabajo de la Iglesia”, concluyó Hahn. “No para mantenernos físicamente seguros, sino para ayudarnos a decir sí a las gracias de salvación para que podamos vivir para siempre, en cuerpo y alma, como Dios nos hizo vivir. Y no hay trabajo más importante”.

Con información de National Catholic Register.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas