jueves, 21 de enero de 2021
Gaudium news > ¿Qué le daré al Niño Jesús?

¿Qué le daré al Niño Jesús?

Se acerca el cumpleaños, ¡es necesario preparar el regalo!

Redacción (21/12/2020 08:21, Gaudium Press) Comienza el mes de diciembre, la naturaleza toma un nuevo color, todo el entorno cambia. Aunque las apariencias exteriores no sean tan intensas como en años anteriores, el ambiente es de Navidad.

Sin embargo, no todos son capaces de sentir esta realidad, ya que sus corazones están sumergidos en preocupaciones concretas, y el espíritu, si aún no se encuentra ahogado, ya no se deja encantar con estas alegrías inocentes.

Eso es cosa de niños” – dicen algunos. Y, sin darse cuenta, cierran el alma a la influencia divina del Señor, que está por llegar el día 25.

Otros ven la Navidad como una fiesta puramente social, en la que se intercambian regalos y se visitan familiares (este año ya no será tan así…).

Un corazón purificado

Sin embargo, en una fiesta de cumpleaños, ¿quién debería recibir el regalo que no sea el cumpleañero? ¿Dónde, entonces, está mi regalo al Niño Jesús?

La Santa Iglesia, como Madre misericordiosa que nunca olvida a sus hijos, aunque a veces la olviden, ofrece un tiempo de penitencia y conversión que precede al nacimiento del Salvador: el tiempo de Adviento.

Son pocos días, durante los cuales la intención no es flagelarse o macerar el alma con intensas penitencias. Es, más bien, un tiempo de reflexión, en el que el alma ferviente debe mirar hacia el año que concluye y encontrar dentro de sí misma lo que manchó su corazón, aprovechando para limpiar esa mancha y reparar sus faltas. Porque el mejor regalo de Navidad es un corazón puro, y solo con él nace Dios. El Señor ya dijo, en el sermón de las Bienaventuranzas, que sólo los limpios de corazón verán a Dios. Y ver a Dios aquí en esta tierra, es estar libre del pecado que oscurece la vista del alma.

Sin embargo, estar libre de la mezcla de un cuerpo extraño es el primer paso en la pureza. Hay una elevación mayor, que es la de emitir su mejor brillo. Así como sólo el oro que está libre de impurezas, es de hecho, puro, solo será purísimo cuando su brillo alcance su capacidad máxima. De esta manera, para que el hombre obtenga toda la pureza de corazón, no basta con estar libre del pecado, sino que siempre es necesario avanzar hacia una mayor perfección.

Todo esto es excelente, pero no todos los corazones están tan alejados del pecado y, a veces, incluso lo buscan con ansias. ¿Qué hacer entonces?

Es imposible terminar el camino sin antes comenzar a caminar. Cuanto más profunda sea la mancha del alma, más tiempo llevará eliminarla. Pero lo importante, después de reconocer que hay una mancha, es doblar las rodillas pidiendo fuerza para purificarse, y luego colocarse en las manos de la Madre del Niño-Dios, María Santísima, para que Ella maternalmente termine la obra y presente ese corazón de la manera que su Hijo desea. Porque solo una madre puede complacer a un niño como él realmente lo aprecia.

Aprovechemos estos últimos días antes de Navidad para descubrir con sinceridad cuáles son las manchas que ensucian nuestro corazón y corremos a prepararlos de la manera que el cumpleañero le gustaría recibirlo. Este es el mejor regalo que podemos darle al Niño Jesús: un corazón purificado.

Por Odair Ferreira.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas