sábado, 26 de noviembre de 2022
Gaudium news > “¡Quiero a mi hija de vuelta!”: Tribunal pakistaní avala secuestro de niña de 13 años para casarla con musulmán mayor

“¡Quiero a mi hija de vuelta!”: Tribunal pakistaní avala secuestro de niña de 13 años para casarla con musulmán mayor

El Tribunal Superior de Sindh, en Karachi, Pakistán, ha fallado en favor del secuestrador de la niña Fatima Arzoo Raja, de 13 años.

Mama Fatima

Lahore (30/10/2020 16:33, Gaudium Press) El Tribunal Superior de Sindh, en Karachi, Pakistán, ha fallado en favor del secuestrador de la niña Fatima Arzoo Raja, de 13 años, que había sido secuestrada, forzada a convertirse al islam, y luego obligada a casarse con su raptor, un musulmán de 41 años llamado Alí Azhar.

Ante el tribunal había acudido el secuestrador, que dictaminó que la niña se había vuelto a la fe islámica de forma libre, y que también de forma libre había aceptado casarse con Azhar. Ese tribunal también decretó que no se realizara ningún arresto relacionados con los hechos.

Durante los procedimientos en esa Corte, las muestras de afecto de la madre de Fátima fueron dramáticas:

“Déjenme ver a mi hija”

Déjenme ver a mi hija, ella está ahí pero ellos [los secuestradores, la policía y el juzgado] no me dejan ver mi hijita inocente. Arzoo, mi amor, ven con tu mamá y dame un gran abrazo, mi querida hija. Tu hermana se enfermó por lo que te pasó, tu hermano ya no come porque te quieren en casa. Mi hija solo tiene 13, ella es inocente. Ellos [los secuestradores] siguen mintiendo y no me dejan reunirme con mi pequeña. ¡Quiero a mi hija de vuelta! ¡Por favor, por favor, ayúdenme!”.

A pesar de esas escenas, a Rita Masih no le permitieron ver a su hija. En otro cuarto Arzoo estaba llorando, dirigía sus brazos en dirección a su madre, pero la policía la mantuvo alejada.

Las conversiones forzadas se han convertido en Pakistán en el arma privilegiada contra cristianos e hindúes.

Mons. Joseph Arshad, presidente de la Conferencia Episcopal de Pakistán y presidente de la Comisión Nacional Justicia y Paz, afirmó que “con demasiada facilidad y con demasiada frecuencia, las conversiones forzadas se disfrazan como conversiones voluntarias, lo que hace que las niñas sean muy vulnerables”.

Existe un gran movimiento de indignación por el secuestro de Fátima. Sin embargo, son muchos los casos similares que mueren en el olvido.

Con información de Asia News.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas