sábado, 25 de mayo de 2024
Gaudium news > Reacciones a la liberación y destierro de los dos Obispos nicaragüenses

Reacciones a la liberación y destierro de los dos Obispos nicaragüenses

No se conocen muchos detalles de cómo ocurrió todo.

67

A la izq. los dos obispos liberados celebran en Roma – Foto: 100noticias.com.ni

Redacción (15/01/2024, Gaudium Press) Después de un día de la liberación y destierro a Roma de dos obispos nicaragüenses y más de una decena de clérigos, no se conocen muchos detalles de cómo ocurrió todo.

El régimen orteguista emitió un equívoco comunicado, que al leerlo parecería elaborado por un gobierno que mantiene las mejores relaciones con la Iglesia y no ha expulsado a todo un Nuncio, decenas de sacerdotes, varias comunidades religiosas, además de expropiar bienes eclesiásticos, entre otras vejaciones:

“La Presidencia de la República, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y el Pueblo de Nicaragua, agradecemos profundamente al Santo Padre, Papa Francisco; a la Secretaría de Estado de la Santa Sede, a su Titular, Cardenal, su Eminencia Reverendísima, Pietro Parolin, y a su equipo de trabajo, por las muy respetuosas y discretas coordinaciones realizadas para hacer posible el viaje (sic) hacia el Vaticano de dos obispos, quince sacerdotes y dos seminaristas”, expresa la dictadura en comunicado con fecha de ayer.

Dice además que los acuerdos para la liberación de los clérigos fueron “de buena fe y voluntad, que buscan promover entendimiento y mejorar la comunicación entre la Santa Sede y Nicaragua”.

Se sabe que los liberados salieron el sábado en la noche de Nicaragua, rumbo a Roma con escala en Caracas.

6 4En comunicado a los sacerdotes de su diócesis, con fecha de ayer, el Cardenal Arzobispo de Managua, Mons. Leopoldo Brenes, aseguró que “luego de un diálogo entre el Gobierno de Nicaragua y la Santa Sede, se acordó trasladar a Roma a Mons. Rolando, Mons. Isidoro, a Sacerdotes y dos Seminaristas”. En ninguna comunicación oficial se da cuenta si este traslado contó con la anuencia de Mons. Rolando Álvarez, quien en febrero pasado ya se había negado a abordar un avión que lo exiliaría a los EE.UU. Por el tenor de las comunicaciones, parecería que todo fue decidido a nivel de Secretaría de Estado vaticana.

La expresión ‘traslado’ empleada por el Cardenal Brenes para calificar el destierro de los clérigos, es un signo de la presión que siente sobre sí la Iglesia de parte del régimen nicaraguense, según la opinión de varios.

Reacciones

Las reacciones internacionales son una mezcla de alivio y aprensión.

Brian Nichols, subsecretario de Estado para asuntos del hemisferio Occidental, ha dicho en su cuenta twitter:  “Ortega-Murillo expulsaron hoy a 19 clérigos católicos injustamente detenidos, incluyendo al Obispo Álvarez. Nos tranquiliza ver la liberación de estos líderes religiosos. Todas las personas tienen derecho al culto en casa y en el extranjero. Continuamos llamando a la liberación de todos los injustamente detenidos y al restablecimiento de las libertades fundamentales del pueblo nicaragüense”.

Por su parte el congresista americano Christopher Smith, presidente del Subcomité de Derechos Humanos Globales de la Cámara de Representantes y uno de los políticos más activistas por la liberación de Mons. Álvarez, ha dicho que aún hay trabajo por hacer.

“Las vidas de estos valerosos líderes de la Iglesia en Nicaragua ya no están en peligro inmediato, pero siguen anhelando la protección y el respeto a los derechos fundamentales de quienes aún sufren el abuso de sus derechos humanos y el castigo por practicar su fe”, dijo en comunicado enviado a Aciprensa.

No olvidaremos a las otras víctimas del régimen Ortega – Murillo”, dijo el congresista. “Aún tenemos más trabajo por hacer para asegurar la liberación de los presos de conciencia que todavía puedan y ayudar al pueblo de Nicaragua a asegurar su derecho básico a vivir como un pueblo libre en su propio país”, concluyó Smith.

Por su parte Arturo McFields, antiguo embajador de Nicaragua junto a la OEA aseguró que “la dictadura sabe que la estatura moral de Monseñor Rolando Álvarez, era demasiado grande para tenerlo encarcelado. Hoy es un día de gran derrota para la dictadura de Nicaragua. La libertad de Monseñor Álvarez es un gancho al hígado a una dictadura cobarde que persigue a la iglesia…es un día de derrota para los tiranos”.

McFields asegura que la liberación de los religiosos evidencia la debilidad de la dictadura: ““Ellos son cada vez más pequeños, es una dictadura débil, golpeada, pero peligrosa y malvada, que ha atacado a sus propios seguidores, ya no tienen respaldo ni siquiera entre sus filas. Los tienen amenazados de muerte o de cárcel, los mismos policías no puedan renunciar porque hay una ley que si renuncian van presos o los califican de desertores”.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas