martes, 23 de abril de 2024
Gaudium news > Recomendaciones de San Luis Rey a su príncipe heredero

Recomendaciones de San Luis Rey a su príncipe heredero

Para liberar a Jerusalén dominada por el sultán de Egipto, San Luis Rey inició una cruzada en 1247, al mando de un ejército de 60.000 guerreros.

561px Emile Signol Louis IX dit Saint Louis Roi de France 1215 1270

Redacción (11/03/2024, Gaudium Press) Debido a varias dificultades, la armada real sólo llegó a Damieta, en el Delta del Nilo, en junio de 1249. Tal fue el ímpetu del Santo Rey Luis IX que, antes de que su barco atracara, con espada, escudo y casco dorado se arrojó a las aguas que le llegaban al pecho.

Los sarracenos huyeron y los cruzados, cantando el Te Deum, tomaron Damieta y otros lugares cercanos.

El rey esperó durante varios meses los refuerzos transportados por su hermano, Alfonso de Poitiers. Mientras los cruzados caían en la indisciplina y la debilidad, los enemigos se reorganizaron y terminaron por derrotarlos en la batalla de Mansurá. El obispo de Soissons demostró un gran heroísmo: con algunos jinetes se lanzó contra los mahometanos y fue asesinado.

¡Conviértete en cristiano y te haré caballero!”

Los musulmanes encarcelaron a San Luis y masacraron a un gran número de cruzados. La reina permaneció en Damieta y, conociendo la malicia de los mahometanos, pidió a un caballero de 80 años que le cortara la cabeza si se acercaban. Poco después dio a luz a un niño al que llamaron Juan Tristán, debido a la triste situación en la que nació.

Un día, el líder de los mamelucos, que había asesinado al sultán de Egipto, entró en la tienda de San Luis y ordenó a todos los guardias que abandonaran el lugar. Apuntando con su espada al rey, dijo: “¡Hazme caballero o estarás muerto! ¡Conviértete primero en cristiano –respondió el monarca, y te haré caballero!” [1]

El jefe se retiró y, tiempo después, la tienda se llenó de guerreros musulmanes armados para aterrorizar a São Luís, pero, impresionados por su grandeza, rectitud y serenidad, se inclinaron hasta el suelo en actitud de respeto y se marcharon.

Muerte de Blanca de Castilla

Una vez pagado el precio del rescate, el rey fue puesto en libertad. Durante cuatro años visitó lugares marcados por la presencia de Cristo y promovió la defensa de las regiones que seguían siendo católicas.

Llegaron malas noticias de Francia. Un anciano, vestido con sotana y mitra, reunió a unos 30.000 hombres del campo que recorrieron distintas regiones cometiendo graves desórdenes y crímenes, con el pretexto de organizar una nueva cruzada.

Blanca de Castilla, madre de SanLuis, murió en el año 1252. Tuvo doce hijos; dos de ellos obtuvieron la gloria de los altares: San Luis IX y la Beata Isabel de Francia.

Esta última había renunciado a casarse con el hijo del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y fundó un convento de clarisas en Longchamp, cerca de París, donde se hizo monja. San Buenaventura, Doctor Seráfico, predicó allí varias veces y, a petición de la Beata Isabel de Francia, escribió un tratado titulado “Sobre la perfección de la vida de las Hermanas”.

Entonces, el Santo monarca decidió regresar a su reino, llevándose consigo a la reina y a los tres hijos que tuvieron en Oriente. Entró en la ciudad de París el 7 de septiembre de 1254.

Continuó gobernando Francia sabiamente. Aprobó leyes que favorecían el orden, el honor, la compostura y condenaban vicios como la blasfemia y la inmoralidad. Fue venerado por los franceses y muchos lo consideraban santo.

Ama lo bueno y odia todo lo malo”

En su ardiente deseo de glorificar a Dios, San Luis promovió una nueva Cruzada, la segunda que realizó y la octava de estas expediciones.

Convocó a los personajes principales al Palacio del Louvre, en París, el 25 de marzo de 1267, solemnidad de la Anunciación de la Santísima Virgen.

Mientras todos estaban reunidos en el salón principal, entró el santo monarca, llevando en sus manos la Corona de Espinas de Nuestro Señor, y les conjuró a liberar Tierra Santa.

Días después, acudió a la basílica de Saint-Denis, en las afueras de la capital, donde recibió un gran crucifijo y puso el reino bajo la protección de los apóstoles de Francia. Regresó a París y, descalzo, vestido con un traje y un bastón de peregrino, caminó desde su palacio hasta la catedral de Notre-Dame, donde se celebró una misa solemne.

Partiendo de un puerto de Cerdeña, la flota real llegó a la capital de Túnez, el 18 de julio de 1270. El califa de esa ciudad había prometido rechazar la religión musulmana y recibir el bautismo. Después de conquistar el norte de África, San Luis pretendía zarpar hacia Jerusalén.

Debido al calor y al agua contaminada, la plaga se extendió. San Luis enfermó gravemente y murió su hijo Tristán, de veinte años. Entonces el santo rey llamó a Felipe, el príncipe heredero, y le dijo:

Lo primero que te recomiendo es que ames a Dios, porque sin eso nadie puede ser feliz. Prefiere sufrir todos los tormentos que cometer un pecado mortal. Confiesate a menudo.

Conserva las buenas costumbres de tu reino y elimina las malas. Reza mucho y busca las indulgencias. Ama lo bueno y odia todo lo malo, dondequiera que te encuentres. Esfuérzate por erradicar todos los pecados abyectos y la herejía.”[2]

Sobre un lecho cubierto de ceniza, entregó su alma a Dios

San Luis recibió el Sacramento de la Unción de los Enfermos y comulgó. En las primeras horas del 25 de agosto de 1270 cayó en agonía. Varias veces dijo con voz débil “¡Jerusalén! ¡Jerusalén! ¡Iremos a Jerusalén!”, mostrando cómo siempre pensó en la guerra santa por la glorificación de la Iglesia y la derrota de los enemigos de Dios.

Cerca del mediodía afirmó con firmeza: “¡Oh Señor, concédenos despreciar la prosperidad del mundo y afrontar la adversidad!” [3]

Al darse cuenta de que la muerte se acercaba, ordenó que lo ciñeran con un cilicio y lo colocaran en una cama cubierta de ceniza. Miró al cielo y dijo: “¡Señor, entraré en tu casa y te adoraré en tu santo tabernáculo!”

Y a las tres de la tarde, cuando Jesús murió en la Cruz, entregó su alma a Dios.

Sus restos mortales, trasladados a la basílica de Saint-Denis, fueron venerados por el pueblo durante mucho tiempo. Canonizado en 1297, su memoria se celebra el 25 de agosto.

Durante la Revolución Francesa, impulsados por un odio satánico, los revolucionarios destruyeron la caja que contenía sus reliquias y las dispersaron…

Oremos a San Luis para obtener de Nuestra Señora el espíritu de oración y penitencia, así como la combatividad invencible para que podamos luchar valientemente por la glorificación de la Iglesia y el aplastamiento de sus enemigos.

Por Paulo Francisco Martos

(Nociones de historia de la Iglesia)

___

[1] MICHAUD, Joseph-François. História das Cruzadas. São Paulo: Editora das Américas. 1956, v. 5, p. 88.

[2] DARRAS, Joseph Epiphane. Histoire Génerale de l’Église. Paris: Louis Vivès. 1882, v. 29, p. 435.

[3] MICHAUD, Joseph-François. Op. cit., p. 258.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas