viernes, 30 de septiembre de 2022
Gaudium news > Reina Isabel II: Elegancia en la vida y en la muerte o La muerte de la realeza

Reina Isabel II: Elegancia en la vida y en la muerte o La muerte de la realeza

La muerte de la reina Isabel II no solo representa la muerte del representante más famoso y querido de la familia real británica.

Foto tomada por Julian Calder – Queen Elizabeth II Official portraits, CC BY 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=66499177

Redacción (09/09/2022 12:43, Gaudium Press) El 8 de septiembre, día en que conmemoramos la natividad de María Santísima, Reina suprema de los ángeles y de los hombres, recibimos la noticia del fallecimiento de la Reina Isabel II. Una muerte suave, elegante, tranquila y discreta, como fue su vida.

La muerte es siempre muerte y causa conmoción, incluso la muerte de una reina tan longeva que, a los 96 años, superó las siete décadas de reinado. Una muerte predecible pero no esperada. Una soberana que cruzó generaciones al frente de un reino que se debilitó con el tiempo, pero que permaneció, en un mundo que ya no encaja con la realeza.

Isabel subió al trono a la edad de 25 años, muy joven, y al hacer su primer pronunciamiento como reina, juró lealtad al trono y al pueblo, prometiendo que daría lo mejor de su vida, fuese él un reinado corto o largo.

Fue largo, más largo de lo que ella o cualquier otra persona podría haber adivinado, en la práctica el reinado más largo del mundo, si tenemos en cuenta que Luis XIV de Francia, cuyo reinado duró 72 años, fue elevado al poder a la edad de 5 años, no reinando, de hecho, a una edad tan tierna.

Ella presenció guerras y conflictos, ascensos y caídas, períodos de crisis y períodos de paz, y una larga sucesión de gobernantes, en el Reino Unido y en todo el mundo. Acompañó cambios culturales y de costumbres como ningún otro monarca en la historia de la humanidad, ya que los últimos cien años han traído más cambios que los milenios anteriores.

Y vivió y acompañó estos cambios con una ética y una discreción envidiables. Muchos dicen que en realidad nunca reinó, que la figura de la familia real, aunque emblemática, es solo una figura decorativa. Una afirmación sin embargo que está lejos de la realidad, ya que, si bien la ocupante del trono no estuvo directamente involucrada en la política del Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte) y los otros 14 países en los que ella ocupó el puesto de reina, su simple figura hacía la diferencia en el mundo.

Isabel II no era solo la soberana del Palacio de Buckingham, la madre del príncipe Carlos (ahora rey Carlos III) o la abuela de nietos controvertidos y bisnietos atrevidos. Es la representación de un poder que ya no existe, de una clase, de una categoría, de una rectitud de valores y de orden que se desvaneció con las sucesivas revoluciones y convulsiones sociales que provocaron una crisis generalizada, que se repite, con pequeñas diferencias, en todas partes del mundo.

La muerte de la reina Isabel II no solo representa la muerte del representante más famoso y querido de la familia real británica. Con su muerte, automáticamente asume el trono el hijo mayor, ya que no hay vacancia en el trono real; sin embargo, como quiera que sea este rey, la muerte de su madre representa el fin de un imperio, el fin de una forma de gobierno, el fin de una era, en definitiva, el fin de la realeza.

Carlos, ahora rey, apareció más por las situaciones conflictivas en las que se vio envuelto, especialmente en su matrimonio y divorcio de la princesa Diana, pero, en general, siempre fue una figura apática, como si estuviera siempre cansado, tal vez incluso cansado de esperar el trono, un trono que, tal vez, ni siquiera desease ocupar.

La reina, tan avanzada en años, perfectamente podría haber abdicado del trono en favor de su hijo, pero si no lo hizo es precisamente porque, más que madre, era reina, y una reina completamente convencida de la importancia de su papel y eximia cumplidora de todos los protocolos inherentes al cargo de jefe de Estado que ocupó durante 70 años y 214 días.

Sabía que su hijo Charles la sucedería, pero no tomó las medidas necesarias y legítimas para que así sucediera en vida, dejando que su fin se encargara de poner las cosas en su lugar, protocolarmente. ¿Qué madre no le daría todo a su hijo, incluso el cargo de rey, si estuviera en sus manos otorgárselo? Una madre que nació para gobernar y que supo exactamente lo que eso significaba en términos de responsabilidad, fuerza de carácter, diplomacia, resignación y voluntad de gobernar.

Precisamente esta semana tuvimos la oportunidad de ver la última aparición de la Reina, ya que reconoció a Liz Truss para el cargo de Primera Ministra del Reino Unido, en el Castillo de Balmoral en Escocia, donde pasó el verano. Vimos a una reina un poco más encorvada, más frágil y con apariencia de menor estatura de lo que estábamos acostumbrados a ver. Incluso vestida con atuendos menos pomposos, sus gestos revelaban la misma elegancia que siempre la había caracterizado.

Recordando sus muchas apariciones a lo largo de la vida de la mayoría de nosotros, podemos decir que sus hermosos vestidos no fueron hechos para ella, sino que ella fue hecha para los vestidos y las joyas que usaba. Todo le sentaba bien, porque poseía una cualidad de la que se carece casi por completo en estos días, la nobleza. Y no se trata de la nobleza que confiere el estatus de realeza, porque todos los miembros de su familia forman parte de la realeza, pero no todos son igualmente nobles.

Era algo de ella, innato. Una nobleza que combinaba sofisticación y discreción. Una nobleza que hace que una persona sepa quién es y cómo debe comportarse por ser quien es. Esto no se da por una corona. Pero en su caso, la corona no le pesaba, y aun cuando no la portaba, la diadema real estaba simbólicamente presente sobre sus cabellos encanecidos.

La monarquía aún sobrevive en algunas partes del mundo y ocasionalmente podemos escuchar sobre reyes y reinas, pero a nuestro entender, la muerte pacífica, tranquila, discreta y elegante de la reina Isabel II sepultó la realeza del mundo.

Nuestro deseo es que Isabel sea recibida en el Cielo, con la pompa y circunstancias propias de una reina legítima, como invitada especial de la Fiesta de la Natividad de María Santísima, pues sólo con ella volverá la realeza al mundo, no como algo pro forma en un grupo de países que apenas la reconocen como soberana, sino de manera completa y definitiva, con la implantación de su Reino en la Tierra, cuando, de manera muy diferente al tímido hijo de Isabel, reinará su Divino Hijo y restaurará la nobleza usurpada por el pecado, en un reinado que no tendrá fin.

Por Alfonso Pessoa

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas