Monday, 03 de October de 2022
Gaudium news > Rock in Rio: Pagar caro para ver el mal

Rock in Rio: Pagar caro para ver el mal

Más que un ritmo, más que un estilo musical, el rock es una ideología, es una comunidad, una especie de hermandad que se extiende por todo el mundo y en los submundos naturales y preternaturales.

Foto: Screenshot Twitter

Redacción (27/07/2022 11:15, Gaudium Press) En septiembre, la ciudad de Río de Janeiro será la sede de la IX edición de Rock in Rio, pospuesta en el 2021 a causa de la pandemia. La venta de boletos comenzó el 5 de abril, por internet, y el primer lote, de 200.000 boletos, se agotó en un tiempo récord de una hora y 28 minutos. Las entradas más buscadas fueron las del 4 de septiembre, con la actuación del cantante canadiense Justin Bieber, que se agotaron en apenas 12 minutos.

Concebido por un empresario brasileño, con su primera edición en 1985, Rock in Rio es reconocido como uno de los mayores festivales de música del planeta. El evento comenzó en la ciudad de Río de Janeiro, pero tiene versiones en Lisboa, Madrid y Las Vegas, en Estados Unidos. Todos llegan a una gran audiencia. El precio es elevado, R$ 625,00 por día, aun así, en menos de 24 horas, ya se habían vendido las 700 mil entradas, de los siete días del evento. ¿Qué justifica este fenómeno?

Rock and roll

El rock and roll es un estilo musical originado a partir de la expresión “rocking and rolling”, que significa “balancear y rodar”. Esta expresión puede significar “bailar” o “tener sexo” y designa un conjunto heterogéneo de estilos musicales surgidos a partir de la década de 1940, en los círculos juveniles de Estados Unidos e Inglaterra, que se convirtieron en una poderosa y riquísima industria de proporciones transnacionales.

La época dorada del rock fue entre las décadas de 1960 y 1970, período marcado por protestas y revoluciones sociales, con el “estallido” de artistas como Elvis Presley, los Beatles y los Rolling Stones, que conquistaron a millones de fans y se dieron a conocer en todo el mundo.

A finales de los años 70 surge un rock más pesado, el hard rock, con un sonido fuerte, contundente y agresivo.

Las bandas de rock siempre han estado muy ligadas al consumo de drogas, algo que era imitado por los fans. Muchos cantantes famosos murieron de sobredosis. En esta época surgieron bandas que se dieron a conocer por su relación con el satanismo, expresada en las letras, en las portadas de los discos, en la vestimenta y apariencia de los cantantes, entre ellos Deep Purple, Led Zeppelin, Black Sabbath, AC-DC. Este último grabó un álbum titulado Highway to Hell, Autopista al infierno

Incluso bandas consideradas más “lights” tuvieron su incursión en el satanismo, como es el caso de los Rolling Stones, quienes grabaron temas como Sympathy for the Devil y Their Satanics Majesties Request, con letras que abordaban abiertamente el tema.

Punk y funky

En 1977 surge el punk, aún más pesado, con letras marcadas por el pesimismo y el fatalismo y una melodía agresiva y violenta. El movimiento punk fue efímero, pero marcó profundamente la música que vendría después, “evolucionando” hacia el funk, cuyos ritmos se alejan de lo que la tradición llama “música”, y cuyas letras hacen apología abiertamente por el sexo desenfrenado, las drogas y la violencia. En Brasil, el funk se ha convertido en la música de las favelas, donde los grandes bailes de funk suelen tener lugar los fines de semana (en diciembre de 2019, en uno de estos bailes, en la Favela de Paraisópolis, en la Zona Sur de São Paulo, después de una acción policial, 9 jóvenes murieron pisoteados cuando intentaban huir por los callejones de la comunidad).

Incluso en el mundo musical, el funk se considera indecente. Es un tipo de música altamente erotizado, con una connotación sexual y un doble sentido, y lleva una imagen errónea de Brasil a otros países, donde los principales representantes del estilo, como la polémica cantante Anita, tienen un éxito incomprensible.

Y en esta línea de pésimo, también están las fiestas rave (rock y voice electronic), que son eventos musicales privados, de larga duración, normalmente con más de 12 horas ininterrumpidas de ruido electrónico que algunos llaman también “música”. Estas fiestas tienen lugar en fincas, ranchos o almacenes aislados, lejos de los centros urbanos -o no siempre…- y, como se sabe, allí suceden desde orgías hasta consumo desenfrenado de drogas y, no pocas veces, los jóvenes mueren por sobredosis durante estos eventos. eventos

«Sexo, droga y rock’n’roll»

El eslogan “sexo, drogas y rock and roll” revela el estilo de una época y, en los años 60 y 70, fue el estandarte de un importante segmento de nuestra juventud. El extinto grupo de rock brasileño LS Jack tiene una canción llamada S.D.R – Sexo, Drogas e Rock and roll – cuya letra define muy bien el significado de este degradante lema:

“Me caigo, me mareo, casi no puedo dormir. En el ritmo, tentaciones de las que quiero huir. Alucino, así que ven y escúchame hablar: sexo, drogas y rock and roll. El viento que pasó […] Y la tierra gira y sigue la turbulencia. La sensación y este estado de entumecimiento. Una voluntad que vence a la conciencia. Y Dios te mira mostrándote la diferencia de un camino que te roba la esencia, de la condición del ser humano en apariencia. Y un buen día, lo cuentas sobre la mesa y Dios te mira mostrándote la diferencia”.

Puede que muchos no estén de acuerdo y digan que el rock and roll tiene cosas buenas, que no es tan malo… Pero, para mí, el rock representa la degradación de la música y una generación de gente perdida, influenciada por él, el presagio del infierno. No tiene nada de bueno, aunque algunas melodías, por unos momentos, suenen agradables y algunas letras parezcan inocentes, todas tienen el mismo origen y la misma raíz, que tiende a terminar impactando a las personas en el mal. Y, en consecuencia, el mismo objetivo: perder las almas y llevárselas al infierno, donde la música de fondo debe ser la de los acordes distorsionados de guitarras atronadoras, repiqueteo de tambores y espantosos sonidos metálicos que deben hacer sonreír al padre del rock.

Y que el diablo sea el padre del rock no es mi afirmación, no es cosa de “católicos conservadores”. Quién dijo eso fue el máximo exponente del rock brasileño, Raul Seixas, cuya música tendenciosa sacudió – ​​y aún sacude – a generaciones. En la canción “Rock do diabo” afirma enfáticamente que “el diablo es el padre del rock” y, si habla el propio hijo, ¿quién soy yo para dudarlo?

Podemos decir que, más que un ritmo, más que un estilo musical, el rock es una ideología, es una comunidad, una especie de hermandad que se extiende por todo el mundo y en los submundos naturales y preternaturales. Y existe una fuerte conexión y similitud entre las personas que integran esta comunidad, aunque muchos forman parte de ella solo por gusto, porque les parece bonito, porque otros lo hacen, sin darse cuenta del peligro que corren al dejarse contaminar por ese desconocido.

David Tame, en su libro The Hidden Power of Music, afirma que “La música puede desempeñar un papel mucho más importante en la determinación del carácter y la dirección de la civilización de lo que la mayoría de la gente ha tendido a creer hasta ahora”.

Son muchos los que aprecian a la cantante Rita Lee, considerada la más grande rockera de todos los tiempos en Brasil, pero pocos saben que usó páginas de la Biblia para liar cigarrillos de marihuana. Ella misma lo dice en su biografía, afirmando que, estando en un hotel, sin tener que liarse un porro, arrancó una hoja de la Biblia para tal fin (hasta hace un tiempo, la mayoría de los hoteles tenían un ejemplar de la Biblia sobre la mesita de noche en cada dormitorio) y, gracias a ello, descubrió que el papel fino que se usa en la mayoría de las Biblias era ideal para hacer cigarrillos de marihuana, y así lo hizo en muchos hoteles donde se hospedó e incluso en su casa. Una persona necesita mucho coraje para hacer tal cosa y más aún para revelarlo…. ¿Quién es el verdadero padre?

Influencia y consecuencias

No podemos dejar de considerar que los artistas son formadores de opinión, seguidos por muchos –desgraciadamente, en lo que tienen de peor. Para conocer el daño que las drogas pueden causar a los jóvenes y las familias, basta con dar un paseo por el centro de São Paulo, donde los límites de la ‘cracolândia’ se expanden cada vez más, invadiendo plazas, calles y alrededores de iglesias como la Sé Catedral, la Iglesia de Santa Cecília y la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, lugares sagrados, donde en otro tiempo la tierra se encontraba con el cielo y hoy, dada la degradación moral, la basura, la suciedad y la violencia, el infierno invade la tierra.

Así son los posos del café, fruto de movimientos revolucionarios, de “liberté, egalité, fraternité”, del impulso del hombre, la mujer y todo lo que vino después en busca de la libertad, mecidos por los acordes espeluznantes del rock and roll, que componen las notas de la destrucción de la sociedad, de la la armonía, la salud, el futuro y la esperanza.

Y las mismas personas que se quejan del precio de las zanahorias, los frijoles, la leche, el desempleo, pueden pagar más de 600,00 reales la noche para ver la presentación de los descendientes de Asmodeo…

Una de las características del rock and roll son las letras sencillas, con mensajes no siempre claros, pero que, por ser canciones largas y de pocas palabras, hacen deliberadamente muchas repeticiones de los mismos versos y estrofas, para que la gente pueda fijar el contenido, memorizar las letras y, sobre todo, asimilar el mensaje y empezar a vivir de acuerdo a él.

Antes de cerrar, me gustaría recordar la influencia en muchos cantantes y bandas de rock del mayor satanista que se conoce, Alistair Crowley, un hombre tan malo que su propia madre le temía y lo llamaba “la bestia”, epíteto que él mismo terminó por atribuirse a sí mismo, autoproclamándose el nº 666 del Apocalipsis de San Juan.

El mencionado rockero Raúl Seixas fue uno de los grandes defensores de este representante de la oscuridad, e hizo una canción en su honor y en honor de su libro más conocido, “La ley”, que él mismo admitió fue dictado por un demonio que aseguraba que “no hay más Dios que el hombre, no hay recompensa ni condenación eterna, sólo la vida presente y el derecho a disfrutarla al máximo, haciendo lo que uno quiera”.

Aunque no llegó a ser muy conocida, la canción “A lei” derivó en uno de los mayores éxitos del cantante, “Sociedad Alternativa” que, según declaraciones hechas tras su muerte, mientras cantaba, un coro, de fondo, en sonido prácticamente inaudible, pronunciaba mantras espirituales.

La generación del rock and roll

Pero, al fin y al cabo, ¿qué es todo esto? ¿Solo el relato de una situación degradante, disfrazada de algo bueno, como el gran espectáculo que reunirá a casi un millón de personas en Río de Janeiro en septiembre? No, escribo para demostrar la exactitud del pensamiento de un gran hombre, a quien admiro mucho, el Dr. Plinio Corrêa de Oliveira, en su libro “Revolución y Contrarrevolución”:

“La generación del rock and roll: el proceso revolucionario en las almas, así descrito, ha producido en las generaciones más recientes, y especialmente en los adolescentes de hoy hipnotizados por el rock and roll, un espíritu que se caracteriza por la espontaneidad de las reacciones primarias, sin el control de la inteligencia o la participación efectiva de la voluntad; por el predominio de la fantasía y las ‘vivencias’ sobre el análisis metódico de la realidad: resultado, en gran medida, de una pedagogía que reduce a casi nada el papel de la lógica y la verdadera formación de la voluntad.”

Cuando el Dr. Plinio desarrolló este razonamiento, en 1959, el rock era todavía algo relativamente nuevo y nadie diría que ese estilo musical moderno y rentable se desarrollaría como lo hizo, ni que sería responsable de tanto daño en vidas, familias y sociedad. Hoy, lo sabemos. Con su espíritu agudo, el Dr. Plinio vio la semilla y previó el fruto que de ella saldría, y vivimos con el orujo fétido de este fruto que se ha podrido, pero que sigue reproduciéndose y que involucra a tantos jóvenes que seguramente no estarían dispuestos a dedicar ni una hora un domingo sentados en la banca de una iglesia para asistir a una misa, pero en el Rock in Rio, harán cola durante horas para entrar y otras tantas horas de pie, apretujados entre la multitud, para ver un espectáculo grotesco, cuyas entradas se han vendido como por arte de magia, dejando a muchos jóvenes (y muchos no tan jóvenes) tristes por no poder participar.

Y, si alguien que haya leído este artículo todavía piensa que exagero, dejo unas palabras de la canción Deicide, de la banda del mismo nombre, para que cada uno se forme su propia opinión: “Maté a Jesús solo para míralo sangrar en tu trono. Yo soy malo. Soy el Deicida y he matado al Señor. No hay más razones. De lo contrario, mataré al mundo. Yo gobierno este mundo.”

Por Alfonso Pessoa

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas