viernes, 23 de febrero de 2024
Gaudium news > Roma locuta, pero en la Iglesia alemana eso no importa

Roma locuta, pero en la Iglesia alemana eso no importa

Mons. Bätzing se indigna, los católicos alemanes dicen que no, pero la realidad de la deriva de la Iglesia alemana es más que real.

9

 

Redacción (01/12/2023 15:22, Gaudium Press)  Era hace muy pocos días cuando Mons. Georg Bätzing, presidente del episcopado alemán, apostrofaba a su homólogo polaco Mons. Gadecki, diciéndole que “con qué derecho el presidente de la conferencia episcopal de una iglesia se atreve a juzgar la catolicidad de otra iglesia y su episcopado”, por las justas críticas y advertencias del Arzobispo de Poznan al llamado Camino Sinodal alemán.

De ninguna manera había en los textos del Camino Sinodal “la intención de provocar una revolución en la Iglesia mundial”, aseguraba indignado el Obispo de Limburgo al Mons. Gadecki, y en él a la Iglesia Universal.

Entre tanto, la realidad —que al parecer en la Iglesia alemana no es algo así tan, tan objetivo— se ha encargado una vez más de desmentir al obispo Bätzing.

Una de las grandes preocupaciones del Vaticano con la Iglesia alemana es su deseo casi confeso de subvertir la estructura jerárquica de la Iglesia, entre otros con la constitución de un llamado ‘Consejo Sinodal’, organismo no meramente consultivo sino decisorio, integrado por obispos y laicos, es decir, el ‘pueblo al poder’.

Tras la constitución el pasado 11 de noviembre de un ‘Comité Sinodal’, la Iglesia alemana sigue firme hacia la creación del llamado Consejo Sinodal, a pesar de las serias, variadas y repetidas advertencias de Roma como por ejemplo, la Carta enviada por el Cardenal Secretario de Estado a algunos obispos alemanes reportada a inicios de este año, en la que afirmaba “que ni el Camino Sinodal, ni ningún organismo establecido por él, ni ninguna conferencia episcopal tiene competencia para establecer el ‘Consejo Sinodal’ a nivel nacional, diocesano o parroquial”, Consejo Sinodal que “parece situarse por encima de la autoridad de la Conferencia Episcopal y sustituirla de facto”, así como la autoridad de los obispos en sus diócesis.

Leer también: Cardenal Parolin envía Carta a Obispos alemanes – Obispos ignoran sus advertencias

No. No existen posibilidad de un tal Consejo Sinodal católico, ha dicho en prosa, verso y métrica la vieja Roma.

Pero en la pasada asamblea semestral del Comité Central de los Católicos alemanes (ZdK), celebrada los días 24 y 25 de noviembre en Berlín, lo que las voces autorizadas afirmaron es que Roma los apoya en su camino. (Zdk, el gran aliado de Mons. Bätzing y de la mayoría episcopal progresista, en su deriva ‘sinodal’).

“Hemos despejado el camino para que el Camino Sinodal continúe”, dijo Irme Stetter-Karp, la presidenta del ZdK, después de la mayoritaria aprobación de los estatutos del ‘Comité Sinodal’.

Por su parte, aunque el vicepresidente del ZdK, Thomas Söding, haya asegurado que Comité sinodal “precisamente no tiene como objetivo relativizar y quitar poder al obispo”, va mostrando los reales objetivos cuando dice que “la sinodalidad en términos católicos siempre significa sinodalidad con el Papa y los obispos, pero también sinodalidad con el pueblo de la Iglesia. Eso es lo que ha faltado hasta ahora, y eso es lo que hay que impulsar”.

Más claro lo ha dicho la propia Irme Stetter-Karp:

“Me gustaría recordar la dinámica dentro de la Curia en Roma, y también entre la Curia y el Papa”, dijo, para explicar que el cardenal Parolin también se había opuesto a la “apertura y al derecho de voto de laicos y mujeres para el Sínodo Mundial”, pero el Papa lo hizo de todos modos: “de repente era legal y posible”. Para ella, pues, las prohibiciones de Roma son una farsa que Roma misma no sigue ni toma en serio.

En fin, los estatutos del Comité Sinodal aún tienen que ser aprobados por la Conferencia Episcopal alemana, lo que se da por descontado.

Entre tanto, son numerosas las voces que piden que Roma se pronuncie o actúe más drásticamente en Alemania, en preservación la unidad de la Iglesia Universal, y se pase de los consejos, los comunicados y las expresiones, a las medidas efectivas. (CCM)

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas