sábado, 25 de junio de 2022
Gaudium news > San Dionisio de Alejandría, Obispo, otros santos elogiaron su sabiduría

San Dionisio de Alejandría, Obispo, otros santos elogiaron su sabiduría

Fue desterrados dos veces, en las persecuciones de dos emperadores.

Redacción (08/04/2022 07:55, Gaudium Press) San Dionisio de Alejandría, otro Dionisio santo, fue obispo en el S. III. Algunos afirman que fue el obispo más eminente de su tiempo.

Varios santos lo llamaron el Grande, o Dionisio Magno, que es lo mismo. El gran San Atanasio, luchador contra la herejía arriana y que también fue obispo de Alejandría, le apellidaba “Maestro de la Iglesia Católica”, tal era su sabiduría.

Era pagano, pero un día tuvo una visión que lo conminó a estudiar la Biblia. De ese estudio nació su conversión.

El brillante alumno de la Escuela catequética de Alejandría

Entró a estudiar a la Escuela catequética de Alejandría, la más famosa de la Iglesia en esos tiempos. Su paso por la Escuela mostró lo brillante que era, y entonces fue escogido como director, cargo que ahí ejerció por más de 15 años.

Fue elegido como Obispo de Alejandría en el año 247.

Comenzaron poco después las persecuciones. Primero las que fomentaban los celosos sacerdotes paganos, pero luego una más seria, la promovida por el emperador romano Decio.

Primero fue atrapado en su casa por el gobernador de Alejandría, pero fieles devotos suyos lo liberaron y lo mandaron al desierto, y allá estuvo varios años hasta que terminó la persecución.

Cuando regresa, enfrenta a Novaciano, que luchaba contra el Papa, y a él le dice: “Es necesario estar resuelto a sufrir cualquier otro daño, antes que destruir la unidad de la Iglesia. Hay que estar tan dispuesto a morir a favor de la unidad de la Iglesia, como estaría uno dispuesto a morir por defender la fe”.

Novaciano era rigorista, decía que ciertas faltas muy graves no podían ser perdonadas. San Dionisio toma la posición del Papa San Cornelio y contradice al hereje. En sus luchas contra los herejes usaba mucho de la Sagrada Escritura.

Pero en el 257 estalla la persecución de Valeriano, y nuevamente el gobernador exige de San Dionisio y los sacerdotes católicos que adoren ídolos. San Dionisio le responde que solo adorarán al Dios Creador de Cielos y Tierra, y por ello son desterrados a Libia. Dos años después, cuando cae el emperador Valeriano, Dionisio y los suyos regresan a Alejandría, que se había vuelto una ciudad de delincuentes y que además fue asolada por la peste.

En esta coyuntura, y contrario a lo que hacían los paganos, San Dionisio y su clero se dedicaron a cuidar de los enfermos y a sepultar a los muertos, lo que atrajo la consideración del pueblo.

Después de 17 años de reinar en la sede de Alejandría, muere San Diosnisio en el 265.

San Epifanio cuenta que las gentes lo recordaban como padre y maestro y que pronto construyeron un templo en honor suyo. Contribuyeron también a su fama, sus luminosos escritos.

Con información de Catholic.net

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas