lunes, 30 de enero de 2023
Gaudium news > San Ildefonso de Toledo, cantor de la Virginidad de María, religioso aunque su padre no quería

San Ildefonso de Toledo, cantor de la Virginidad de María, religioso aunque su padre no quería

Este santo obispo, amoroso de la Virgen, es sobrino de otro obispo santo, San Eugenio de Toledo.

San Ildefonso

Redacción (23/01/2023 08:13, Gaudium Press) San Ildefonso de Toledo, un santo sobrino de otro santo, San Eugenio, arzobispo de Toledo, quien fue su predecesor en la sede de la que sería en el futuro ciudad imperial. Su nombre se cree que es una unión entre Alfonso y Alonso.

Nace en familia visigoda de renombre. Estamos a inicios del S. VII. Aunque su padre no quería, desde temprana edad tomó los hábitos religiosos, en el convento de Agli, en cercanías de Toledo, convento del cual él mismo tiempo después sería su abad.

Fue ordenado diácono el año 630, y siendo un simple monje fundó un convento de religiosas en los alrededores. Fue hecho Arzobispo de Toledo por vuelta del año 657, por indicación del rey Recesvinto.

Las fuentes contemporáneas delinean al gran pastor que gobernó la sede toledana por más de 9 años. Nos llegan bellas tradiciones de él, como la del día que estaba rezando ante las reliquias de Santa Leocadia, cuando esta mártir surge de su tumba y agradece al santo la devoción que mostraba a la Madre de Dios. También se cuenta que en otra ocasión la propia Virgen bendita se le aparece y le da unos paramentos sacerdotales como premio a la devoción que él le ofrecía.

De hecho, uno de los rasgos característicos de este santo es su amor encendido por la Madre de Dios, que se expresa en escritos suyos como “De virginitate perpetua sanctae Mariae adversus tres infideles”: este, como se ve, no solo obra de alabanza sino también apologética contra ‘tres infieles’, que eran Joviniano, Helvidio y “un judío”, que contestaban la Virginidad perpetua de Nuestra Señora. Es una obra con tres partes: la primera una defensa de la Virginidad de María en el parto, contra Joviniano; la segunda, defensa de la Virginidad de María en el parto y después del parto contra Helvidio; y la tercera, una proclamación de todas las grandezas de María, incluyendo su perpetua virginidad, contra el ‘judío’. Este libro, es uno de los dos que han llegado hasta nuestros días – el otro incluye la correspondencia, himnos y sermones del santo – de un santo que fue escritor prolífico.

Fue enterrado en la Basílica de Santa Leocadia.

Con información de la Enciclopedia Católica y Hogardelamadre.org

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas