domingo, 01 de agosto de 2021
Gaudium news > San Juan Gualberto, un día se arrepintió de matar al asesino de su hermano

San Juan Gualberto, un día se arrepintió de matar al asesino de su hermano

Cuando el Cristo del monasterio de San Miniato inclina la cabeza hacia él, decide hacerse monje.

Redacción (12/07/2021 07:31, Gaudium Press) San Juan Gualberto, que fue abad y fundador, es uno de los santos que la Iglesia conmemora hoy.

Nace en Florencia a finales del S. X.

Un hombre asesina a su hermano mayor, Hugo, y Juan considera su deber vengar a su hermano.

Un día se encuentra con el asesino en un pasaje tan estrecho, que ninguno de los dos podía volver atrás. Juan entonces saca su espada y avanza sobre el asesino, que se encontraba desarmado. Este cae de rodillas y coloca sus brazos sobre el pecho, en señal de pedido de clemencia. Y cuando Juan piensa en cumplir su cometido vengador, recuerda que Cristo había orado por sus enemigos en la cruz; envaina la espada, perdona al asesino y parte en paz.

Juan prosigue su camino hasta llegar al monasterio de San Miniato, entra a la iglesia y se arrodilla ante un crucifijo. En ese momento la imagen de Cristo inclina la cabeza en dirección a Juan, en señal de haber hallado agradable su ofrecimiento de paz y de haber perdonado su deseo de venganza.

La gracia toca su alma y va a pedirle al abad que lo admita en la vida religiosa. Pero el abad teme la cólera del padre de Juan. Sin embargo, el muchacho se corta espontáneamente el cabello, se viste con un hábito a la manera de religioso e inicia una nueva vida, y termina entrando al monasterio.

Un día muere el santo abad, San Miniato, y el parte a buscar un sitio más retirado, pues la elección del abad había sido escandalosa. Escoge un hermoso valle de las cercanías de Fiésole, de nombre Vallis Umbrosa, donde con sus compañeros construye un pequeño monasterio de madera y adobe, fundando una comunidad que seguía la regla de San Benito en toda austeridad. Probablemente este fue el primer monasterio que tuvo hermanos legos.

San Juan Gualberto ni siquiera quiso recibir las órdenes menores. Quería que el espíritu de pobreza fuese primordial en su monasterio; socorría especialmente a los más necesitados.

Dios le da al Santo el don de profecía y el don de milagros: devuelve la salud a varios enfermos. San León IX va a Passignano a ver al santo; el Papa Esteban X lo tuvo en alta estima. El Papa Alejandro II dijo que San Juan Gualberto había acabado con la simonía (venta de privilegios religiosos) en los alrededores del sitio en que habitaba, pues a pesar del retiro en que vivían él y sus monjes, tomaban parte activa en la lucha contra ese vicio.

Muere el 12 de julio de 1073. Celestino III lo canonizó en 1193.

Con información de El Testigo Fiel 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas