lunes, 06 de diciembre de 2021
Gaudium news > San Juan Pablo II, el Papa que rompió todos los récords

San Juan Pablo II, el Papa que rompió todos los récords

El primer papa no italiano en quinientos años tuvo el tercer pontificado más largo de la historia.

Redacción (22/10/2021 08:45, Gaudium Press) El Papa Juan Pablo II es el último de los pontífices canonizados en la historia de la Iglesia.

La cercanía de su vida en el tiempo hace que los hechos de su existencia puedan ser más conocidos por los cristianos de hoy. Pero evidentemente no es solo ello, sino que la huella que dejó en la Iglesia es muy profunda y muy viva. Además que es el tercer pontificado más largo de la historia, con una duración de casi 27 años.

Nace en Wadowice, Polonia, en 1920.

Cuando Karol Wojtyla tenía 9 años, quedó huérfano de madre, por lo que recibió su formación principalmente de su padre, militar de profesión. “Bastaba su ejemplo para inculcar disciplina y sentido del deber. Era una persona excepcional”, decía de él San Juan Pablo II.

Se interesa desde muy joven por los clásicos. Dios estaba preparando un hombre de gran cultura, para una misión universal.

En 1938 se traslado con su padre a Cracovia, y allí se matricula en la universidad Jaghellonica donde realiza estudios de filología.

Pero cuando Hitler entra en Polonia en el 39, desencadenando la segunda guerra, estos estudios se truncan. Para evitar ser deportado a Alemania, tiene que trabajar como obrero en una cantera, vinculada a una fábrica química.

Cuanto tiene 21 años, muere su padre, lo que le ocasionó mucho dolor, pero también ayudó a definir su vocación. “Al año siguiente, en otoño, sabía ya que había sido llamado”.

Seminarista clandestino

Ingresa al seminario clandestino de Cracovia en 1942, sin dejar de trabajar como obrero, por seguridad. Se ordena el 1 de noviembre de 1946, fiesta de Todos los Santos, y en seguida es enviado a la universidad pontificia Angelicum, donde continua con sus estudios teológicos.

Terminados los estudios en Roma regresa a Polonia, primero como vicario parroquial, luego como encargado de la pastoral universitaria en Cracovia. Posteriormente asume la cátedra de Ética y Teología Moral en la Universidad Católica de Lublín, y también enseñó en la Facultad de Teología de la Universidad Estatal de Cracovia.

Fue nombrado obispo por Pío XII, siendo primero auxiliar de Cracovia, sede que asume completamente en 1964.

Es creado Cardenal por Pablo VI en 1967.

El 16 de octubre de 1978 es elegido sucesor de Pedro, asumiendo el mismo nombre de su predecesor, de reino de corta duración. Era el primer Papa no italiano desde Adriano VI en 1522.

En la homilía de inauguración de su pontificado, el 22 de octubre de ese año, lanza unas palabras que se constituirían en algo así como su divisa: “No tengáis miedo”, confiando en Dios.

Es el Papa que más viajó por el mundo, más de 200 viajes.

Sus encíclicas son muchas, todas con repercusiones trascendentes. Las primeras, una a Dios Padre, rico en misericordia (1980); otra al Hijo, Redentor del mundo (1979); y otra al Espíritu Santo, Señor y dador de vida (1986).

El lema de su escudo era Totus Tuus que reflejaba su consagración a la Virgen, “Todo tuyo”. Fue ingente promotor de la doctrina de San Luis de Montfort, el gran doctor mariano. En su escudo pontificio también había una “M”, amarilla, M de María.

El 13 de mayo de 1981, sufre un atentado en la Plaza de San Pedro, a manos de Alí Agca, al parecer vinculado a servicios secretos de países comunistas. Una vez recuperado va a visitar al agresor.

Inaugurador de las Jornadas Mundiales de la Juventud, también es recordada su encíclica social, Centessimus annus, a los 100 años de la publicación de Rerum Novarum, la encíclica de León XIII que inauguró por así decir las encíclicas sociales.

Juan Pablo II ‘fabrica’ la expresión “nueva evangelización”, que hace curso, y evidencia el deseo de enfrentar desde la difusión de la palabra de Dios los retos que plantea el mundo contemporáneo, especialmente su secularización.

Sus últimos años son marcados por el avance de la enfermedad de Parkinson, y otras afectaciones que concluyeron el 2 de abril de 2005.

Poco después se inicia su proceso de beatificación, que concluye el 1 de mayo de 2011, día de la Divina Misericordia, fiesta que él había implantado en la Iglesia. El milagro de la beatificación era la sanación inexplicable de una religiosa que había sido curada justamente de Parkinson.

Fue canonizado por Francisco el 27 de abril de 2014.

Con información de Catholic.net

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas