sábado, 25 de junio de 2022
Gaudium news > Santa Águeda, noble, bella, enfrentó al lujurioso gobernador romano

Santa Águeda, noble, bella, enfrentó al lujurioso gobernador romano

Santa Águeda o Santa Ágata, fue torturada, pero Dios curó sus heridas. Luego salvó a su pueblo de una erupción.

Redacción (05/02/2022 15:58, Gaudium Press) Santa Ágata o Santa Águeda es una de las heroínas más gloriosas de la Iglesia primitiva. La Iglesia determinó que su intercesión se invocara diariamente en la Santa Misa. Nacida en Sicilia, perteneció a una de las familias más nobles del país. Aún muy joven, Ágata se consagró a Dios mediante el voto de castidad.

Santa Ágata perseguida por ser cristiana

El gobernador Quintiano, habiendo oído hablar de la belleza y gran riqueza de Ágata, y acusada esta del delito de pertenencia a la religión cristiana, decretó una orden de captura. La Santa, viéndose en manos de los perseguidores, exclamó: “Jesucristo, Señor de todas las cosas, ves mi corazón y conoces su deseo. Toma posesión de mí y de todo lo que me pertenece. Tú eres el Pastor, Dios mío; Yo soy tu oveja. Hazla digna de vencer al diablo ”.

De pie frente al gobernador, éste comprobó su extraordinaria belleza y fue tomado por una pasión violenta y le hizo propuestas indecorosas. Ágata, indignada, rechazó las desvergonzadas impertinencias y declaró allí mismo que prefería morir antes que empañar su nombre de cristiana.

Un plan diabólico contra Santa Ágata

Quintiano, falsamente, dio muestras de renunciar a sus malos deseos para lograr cosas aún peores. Ordenó que la doncella fuera entregada a una tal Afrodisia, una mujer de pésima fama, para que, al vivir con esta mala persona, Ágata cediera. En esto estaba totalmente equivocado, porque no conocía las virtudes de Ágata: Afrodisia no logró nada y luego de un trabajo inútil de treinta días, le pidió a Quintino que sacara a Ágata de su casa.

Comienza el martirio de Santa Ágata

Entonces comenzó el martirio de la noble siciliana. Habiéndola citado ante la corte, el gobernador la apostrofó con estas palabras: “¿No te da vergüenza degradarte a la esclavitud del cristianismo, cuando perteneces a una familia noble?”

Ágata respondió: “La esclavitud de Cristo es libertad y está sobre todas las riquezas de los reyes”. En respuesta a esta afirmación fue abofeteada, de forma tan brutal, que se le provocó hemorragias en el rostro. Luego de esta y otras brutalidades, la virgen fue encarcelada y amenazada con poder sufrir mayores torturas si no decidía abandonar la religión de Jesucristo.

El gobernador tirano cumplió sus promesas ordenando que la doncella se extendiera sobre una mesa y que le desarticularan las extremidades, que quemarán todo el cuerpo de Ágata con planchas de cobre calientes, que se trituraran los senos con torsiones y luego se cortaran. Refiriéndose a esta última brutalidad, Ágata le dijo al juez: “¿No te da vergüenza mutilar a la mujer? ¿Qué te dio tu madre para amamantarte?”

Santa Ágata devuelta a la prisión: el milagro de la curación

Después de esta tortura, Ágata fue devuelta a prisión, entregada a sus dolores, sin que se le administrara el más mínimo tratamiento. Sin embargo, Dios, que confunde los planes de los hombres, acudió en ayuda de su pobre sierva. Durante la noche se le apareció un venerable anciano, quien afirmó ser enviado por Jesucristo, para brindarle alivio y curarla.

El anciano, que era el apóstol San Pedro, elogió su entereza y la animó a seguir con firmeza el camino de la victoria. La visión desapareció y Ágata con gran admiración se encontró completamente restaurada, incluso con sus pechos curados.

Llena de gratitud, cantó canciones alabando la misericordia y la bondad de Dios. Los guardias, escuchándola cantar, abrieron la puerta de la prisión y, al ver a la Mártir completamente curada, huyeron aterrorizados.

Los compañeros de prisión de Ágata le aconsejaron que huyera, aprovechando una ocasión tan favorable para ello. Sin embargo, ella dijo: “Dios no permita que deje la arena antes de tener la palma de la victoria en mi mano”.

Santa Ágata ante el juez una vez más

Pasaron cuatro días y fue nuevamente presentada al juez. Su asombro fue grande, mezclado con pavor y admiración, al verla completamente restaurada.

Ágata le dijo: “Mira y reconoce la omnipotencia de Dios, a quien adoro. Fue él quien curó mis heridas y restauró mis senos. ¿Cómo puedes, pues, exigirme que lo abandone? No, no puede haber tortura, por cruel que sea, que me separe de mi Dios”.

Más tormentos… y los castigos de Dios

El juez ya no pudo contenerse. Ordenó que se hiciera rodar a Ágata sobre vidrios rotos y brasas. En el mismo momento, la ciudad fue sacudida por un fuerte terremoto. Un muro, muy cerca de Quintiano, se derrumbó y enterró a dos de sus amigos.

El pueblo, ante esto, ya no se contuvo y en voz alta exigió la liberación de la Mártir, diciendo: “Aquí está el castigo que vino, por el martirio de la noble doncella. ¡Deja ir a tu víctima inocente, juez malvado y desalmado!”.

Fe más fuerte que los tormentos

Ágata volvió a la cárcel y llegó allí, de pie, con los brazos abiertos, rezó a Dios en estos términos: “Señor, que desde pequeña me protegiste, extinguiste en mí el amor del mundo y me diste la gracia de sufrir el martirio. Escucha las oraciones de tu fiel servidora y acepta mi alma”. Santa Ágata creía que la muerte sería un final feliz para sus torturas.

Los verdugos tuvieron cuidado de no dejarla morir y llevaron su cuerpo destrozado a la celda mientras ella rezaba por la libertad. En ese mismo momento, un terremoto sacudió la prisión y ella murió. Dios escuchó la voz de su hija y la recibió en su gloria en el año 252.

Santa Ágata detiene la erupción del volcán Etna

Un año después de la muerte de Santa Ágata, la ciudad de Catania vio con terror la erupción del volcán Etna. El pueblo, en su indecible aflicción, al ver las incandescentes ondas de lava que amenazaban la ciudad, corrió hacia la tumba de la Santa, tomó el velo que le cubría el rostro y lo extendió contra el torrente de fuego. El peligro desapareció.

Por este hecho, Santa Ágata es la patrona de Catania, siendo invocada contra terremotos, erupciones e incendios. Su tumba está en Catania, Sicilia y su velo está en un santuario en la Catedral de Florencia.

Panes de Santa Ágata

Una santa que resiste tales torturas es muy venerada y la ubicación de su tumba es un lugar sagrado para los cristianos. Aparecieron pinturas de Santa Ágata portando sus pechos cortados en un plato, se confundieron con pan y esto dio lugar a la práctica del “pan de Santa Ágata”, que se distribuye el día santo para combatir una gran variedad de enfermedades y desgracias.

En el arte litúrgico de la Iglesia se la muestra como mártir con una palma y dos pechos en un plato o, a veces, con los pechos en dos abrazaderas o coronada con palmas. Está representada en el mosaico de Santo Apolinário Nuevo, en Ravenna, Italia y en otro mosaico, mostrando su martirio por Sebastián del Piombo, en el Palacio del Pitti en Florencia, Italia.

Las reliquias de Santa Ágata

Las reliquias de Santa Ágata fueron llevadas a Constantinopla en 1040 por un general bizantino. En 1126, dos soldados (quizás franceses), Giliberto y Goselino, robaron los restos de Ágata, que fueron entregados al obispo Mauricio en el castillo de Aci. El 17 de agosto de 1126, las “reliquias” regresaron a la Catedral de Catania, donde permanecen hoy en nueve relicarios. (EPC)

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas