sábado, 18 de mayo de 2024
Gaudium news > Santa Hildegarda, canal hacia Dios de reyes y papas

Santa Hildegarda, canal hacia Dios de reyes y papas

En el siglo XII hubo una abadesa que, además de advertir a papas, emperadores y demás nobles, vislumbró el inicio y desarrollo de la Revolución igualitaria y gnóstica que hoy domina la Tierra entera: Santa Hildegarda.

Sta Hildegarda Bingen 250x188 1

Redacción (02/06/2023 15:44, Gaudium Press) Décimo hijo de una pareja de nobles y ricos terratenientes, Hildegarda nació en 1098, en un castillo cerca de Maguncia -suroeste de Alemania-, perteneciente a sus padres.

Admisión de niños a las órdenes religiosas

A la edad de ocho años, ingresó en un monasterio benedictino dirigido por una condesa cuyo marido gobernaba la región. Allí estudió, aprendió a tocar el arpa y tuvo muchas visiones sobrenaturales, pensando que todos los niños también recibían estas extraordinarias gracias místicas.

Hoy, muchos se oponen a la existencia de seminarios para menores y también al hecho de admitir niños, incluso sin votos, en las órdenes religiosas. Santa Hildegarda, sin embargo, floreció maravillosamente con los benedictinos, institución a la que se unió a una edad tan temprana.”[1]

Durante tres décadas, sufrió varias enfermedades, pero continuó recibiendo visiones. A la edad de 38 años, fue elegida abadesa del monasterio y el prior ordenó que las escribiera. Tan pronto como comenzó este trabajo, dictando o escribiendo en pergamino con una pluma de ganso, se curó de sus dolencias. Tal era la sublimidad de los pensamientos contenidos en los textos que, en poco tiempo, se difundieron.

Respondiendo a una carta que le envió San Bernardo, lo llama padre, se declara su esclava y escribe: En una visión mística, “Te vi como un hombre que mira al sol sin miedo, pero con gran audacia. […] Eres el águila que mira al sol. Sé fuerte en las luchas de Dios. Amén.”[2]

Cartas al Papa Beato Eugenio III…

Habiendo sido convocado por el Beato Eugenio III para guiar un sínodo en Tréveris – Alemania Occidental – en 1147, San Bernardo la visitó y llevó a la asamblea textos escritos por ella. El Papa quedó asombrado e hizo leer un resumen de ellos a los participantes.

Luego escribió una carta a la Santa aprobando sus visiones y le pidió que le comunicara las revelaciones que había recibido sobre la situación de la Iglesia y la Cristiandad.

Transcribimos algunos comentarios realizados por el Dr. Plinio Corrêa de Oliveira sobre la respuesta de santa Hildegarda.

La santa relató al Papa Eugenio, en una carta bastante larga, todo lo que había oído de la voz celestial, respecto al pontífice. Presagiaba un momento difícil, cuyos primeros signos ya se estaban manifestando.

Como se verá, ese momento difícil que ella vislumbraba y cuyos primeros signos ya se manifestaban, fue el comienzo de la Revolución.

Los valles se quejan de las montañas, las montañas caen sobre los valles”. Los valles son la parte baja de la sociedad y las montañas las clases superiores.

Los súbditos ya no temen a Dios. Están un poco impacientes por subir, por así decirlo, a la cima de las montañas para incriminar a los prelados, en lugar de acusar sus propios pecados”. El término “prelado”, en lenguaje medieval, se refiere al primero, no sólo en el orden eclesiástico, sino también en el temporal.

Los valles dicen: ‘Soy más apto que ellos para ser superior’. Denigrar, por envidia, todo lo que hacen los superiores”.

Conviene recordar aquí lo que dijimos en Revolución y Contrarrevolución’, respecto del orgullo, que es igualmente aplicable al vicio de la envidia: el orgulloso odia a su superior, y puede llegar al odio a la superioridad como tal. Para él, el bien es la completa igualdad”.

Las propias montañas, es decir, los prelados…” Por tanto, los nobles, el clero y, en rigor, también la alta burguesía “... en vez de elevarse continuamente a la comunicación íntima con Dios, para transformarse cada vez más en la luz del mundo, están descuidados y oscurecidos.”

En este pasaje aparece una hermosa noción sobre el papel de la nobleza y del clero: tener comunicación continua con Dios para iluminarse cada vez más con el esplendor divino, para efectos, ya sean espirituales o temporales. De esta manera, serán como la luz puesta en la cima de la montaña, iluminando el mundo entero. Como no siguieron este llamado, sino que se relajaron en el trato con Dios, se oscurecieron. Ya no arrojaban la luz que debían, provocando así la sombra y la perturbación que reinaba en las clases inferiores.

Entonces, sectores de la plebe no estaban bien, pero el punto de partida de este declive fue la actitud de miembros de la nobleza y del clero que se dejaron llevar por la tibieza. En un justo y majestuoso castigo, las partes más bajas de la sociedad, llenas de envidia, se apresuran a derribar a esos superiores.

¡Cuán lógico y grandioso nos parece esta disposición de las cosas, y cómo lo demuestra toda la economía de la Providencia a lo largo de la historia!”[3]

al Emperador, al Rey, al Conde

Santa Hildegarda también tuvo contactos epistolares con altos dignatarios de la sociedad temporal.

Al emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Conrado III, que le había pedido consejo, le envió una carta que terminaba con estas palabras: “El que todo lo sabe te dice una vez más: Cuando oigas estas cosas, hombre, domina tu voluntad y corrígete, para que llegues purificado a los tiempos de que te hablo, y para que no tengas necesidad de avergonzarte de tus actos”[4].

Federico Barbarroja, que sucedió a su tío, el emperador Conrado III, fundador de la dinastía Hohenstaufen, en el gobierno de Alemania, le escribió una carta con preguntas. En su respuesta, ella afirmó: “¡Sé un caballero armado, luchando valientemente contra el diablo!”[5]

Pero, dejándose arrastrar por el príncipe de las tinieblas, Barbarroja apoyó a los antipapas y fue excomulgado. Participando en la III Cruzada, se ahogó en un río en Turquía, en 1190.

Felipe de Alsacia, Conde de Flandes, envió una misiva al Santo, comenzando con las palabras “Vuestra Santidad”, en la que le preguntaba si debía ir a la Cruzada. Después de recibir la respuesta, partió hacia Jerusalén en 1177.

Era primo hermano del rey de Jerusalén Balduíno IV, que aunque leproso tenía una combatividad heroica. Este último le pidió que comandara una expedición contra Egipto, pero rechazó esta empresa que habría impedido el ascenso del impío Saladino.

Habiendo quedado aislado por esta vergonzosa actitud, el conde de Flandes volvió a Francia y el rey Luis VII le nombró preceptor de su hijo Felipe Augusto. Tiempo después, movido por la gracia divina, regresa a Tierra Santa con motivo de la Tercera Cruzada y, alcanzado por una epidemia, muere en 1191.

Por Paulo Francisco Martos

Lecciones de historia de la Iglesia

___

[1] CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. Santa Hildegarda de Bingen, um “milagre contínuo”. In Dr. Plinio. São Paulo Ano VII, n. 78 (setembro 2004), p. 26.

[2] PERNOUD, Régine. Santa Hildegarda de Bingen – mística e Doutora da Igreja. Dois Irmãos (RS) : Minha biblioteca católica. 2020, p. 92-93.

[3] CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. Op. cit., p. 30.

[4] ROHRBACHER, René-François. Vida dos Santos. São Paulo: Editora das Américas. 1959, v. 16, p. 252.

[5] PERNOUD, Régine. Op. cit., p. 85.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas