sábado, 16 de octubre de 2021
Gaudium news > Santa Isabel y San Zacarías, matrimonio estéril, anciano y virtuoso que por milagro engendró al Precursor

Santa Isabel y San Zacarías, matrimonio estéril, anciano y virtuoso que por milagro engendró al Precursor

Hubo en tiempos del rey Herodes un sacerdote llamado Zacarías, casado con Isabel, una mujer descendiente del hermano de Moisés, el sumo sacerdote Aarón”.

Redacción (05/11/2020 08:14, Gaudium Press) Hoy la Iglesia conmemora a San Zacarías y a Santa Isabel, los padres del Bautista.

Era un matrimonio santo; de ellos dice la Escritura: “Hubo en tiempos del rey Herodes un sacerdote llamado Zacarías, casado con Isabel, una mujer descendiente del hermano de Moisés, el sumo sacerdote Aarón”.

Zacarías era sacerdote. De avanzada edad, no tenían hijos pues ella, Isabel, era estéril, y eso la humillaba en un tiempo en que todas querían ser antepasadas del Mesías. Dios la hizo pariente del Mesías y Madre del precursor.

Castigado por no confiar

Estando Zacarías cumpliendo su servicio en el templo, se le aparece el mismo ángel de la anunciación, Gabriel, y le anuncia el nacimiento de un hijo suyo:

“No temas Zacarías, porque tu petición ha sido escuchada. Isabel tu mujer, dará a luz un hijo, a quien pondrán por nombre Juan. Él será para ustedes gozo y alegría, y muchos se alegrarán por su nacimiento, porque será grande ante el Señor; no beberá licores; estará lleno del Espíritu Santo, y convertirá a muchos hacia Dios, y tendrá el espíritu del profeta Elías, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto”.

Al anuncio de ese ángel, Zacarías objetó la avanzada edad suya y de su esposa. El anunciador le presenta su grandeza, (“soy Gabriel uno de los que están en la presencia de Dios”), y castiga su desconfianza dejándolo mudo, por no haber acreditado en el mensaje que portaba. Pero el milagro de que una anciana concibiera ya se estaba operando.

Se ve que Zacarías aceptó humilde su penitencia, que terminó con el nacimiento de su hijo.

Como Zacarías se demoraba en salir del lugar del sacrificio, el pueblo conjeturó que tenía una aparición, lo que fue confirmado por el santo con sus gestos, pues no podía hablar.

Dice la Escritura que Isabel concibió, estuvo oculta durante cinco meses, y que en los tres últimos fue atendida por la Madre de Dios, su prima, a quien inmediatamente reconoció como la Madre del Mesías.

Son ellos, pues, buenos patronos de familias, de madres que quieren tener buenos hijos.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas