sábado, 03 de diciembre de 2022
Gaudium news > Santa Teresita: Modelo de santidad para las almas débiles

Santa Teresita: Modelo de santidad para las almas débiles

El amor se alimenta de sacrificios. Cuanto más rechaza el alma las satisfacciones naturales, tanto más fuerte y desinteresada se vuelve su ternura”.

Santa Teresinha do Menino Jesus

Redacción (02/10/2022 11:24, Gaudium Press) Considerando su debilidad y la imposibilidad de santificarse por sus propias fuerzas, la joven carmelita se abandonó al amor de Nuestro Señor, con plena confianza en la misericordia divina, y en poco tiempo alcanzó la perfección. Se convirtió así en un modelo para todos aquellos que se sienten incapaces de imitar los actos sobresalientes de virtud practicados por los grandes santos de la cristiandad.

Santa Teresita nos dejó el itinerario de sus luchas espirituales en tres textos escritos por obediencia a sus superiores, los famosos Manuscritos Autobiográficos. En ellos supo transmitir las más altas realidades sobrenaturales a través de simples comparaciones, siguiendo el ejemplo del Divino Maestro. Veamos algunas de estas parábolas.

Parábola de las flores del jardín

Le resultaba difícil comprender por qué Dios concedía tan desigualmente sus gracias a las almas: algunas las recibían en tal número que conservaban una inocencia inmaculada durante toda su vida; otros se hundieron en el pecado, pero el Señor, por así decirlo, los obligó a convertirse; y otros, como los aborígenes de las tierras de misión, “murieron en gran número sin haber oído nunca pronunciar el nombre de Dios”. ¿A qué se debe tanta diversidad?

Las almas inocentes son capaces de ver realidades sobrenaturales a través de las criaturas más simples. Así, sor Teresa encontró la respuesta mirando las flores de un jardín: todas son hermosas, el esplendor de la rosa y la blancura del lirio no excluyen el perfume de la violeta ni la sencillez de la caléndula. Comprendió entonces que “si todas las florecillas quisieran ser rosas, la naturaleza perdería su gala primaveral, ya no habría campos esmaltados de florecitas”.

Y concluyó: “Lo mismo sucede en el mundo de las almas, que es el jardín de Jesús. Él quiso crear a los grandes Santos, que pueden compararse con lirios y rosas; pero también creó las más pequeñas, y éstas deben contentarse con ser caléndulas o violetas, destinadas a deleitar los ojos del Buen Dios, cuando las tenga a sus pies. La perfección consiste en hacer su voluntad, en ser lo que Él quiere que seamos”.

A partir de ese momento, en lenguaje poético, se identificará con una florecita frágil, necesitada de la ayuda constante de Dios.

Flor replantada en el Monte Carmelo

Esta pequeña flor creció y pronto manifestó su belleza espiritual. Apenas había salido de la infancia y ya poseía una de las virtudes más difíciles de adquirir: la abnegación. Al principio, como ella misma dijo, su fisonomía denotaba las “marcas de la lucha” librada por conquistar esta virtud, pero luego se hizo fácil practicarla.

La lectura de la Imitación de Cristo fue fundamental para forjar el alma de Teresita. Recitó de memoria largos pasajes de ese libro que tomó como guía segura para la santificación. Así se fortaleció la florecilla preparada para solicitar la admisión al Carmelo.

Para ello, el consentimiento de los padres era fundamental. El día que eligió para hacer el pedido no pudo ser mejor: la solemnidad de Pentecostés. Después de suplicar la intercesión de los santos Apóstoles, como deseaba con sus oraciones ser apóstol de los apóstoles, Teresita se encontró con su padre en el ambiente apacible del jardín de la casa. El sol poniente doraba las copas de los árboles cuando ella le abrió su corazón. Después de un momento de vacilación, debido a la corta edad de su hija, entonces menor de 15 años, se dio cuenta de que esa era la voluntad de Dios e inmediatamente dio su consentimiento. Luego se acercó a un pequeño muro, tomó una flor blanca, parecida a un lirio en miniatura, y se la entregó a su hija, explicándole con qué cuidado Dios la había dado a luz y la había guardado hasta ese día. Un gesto especialmente simbólico, ya que la florecita había sido arrancada de raíz, como para ser replantada en otro lugar.

Yo no soy un águila…”

sh0110 santa teresinha do menino jesus5 11Sin embargo, ¿cuál sería la vocación específica de Teresa? Caminando por los claustros del convento, se preguntó sobre esto. Deseaba ardientemente el martirio, pero esto no le bastaba: quería ser también misionera, médico, guerrero, profeta, apóstol. Una sola misión no satisfacía su fervor, ¡quería ser todo al mismo tiempo! Finalmente encontró la respuesta en los capítulos 12 y 13 de la Primera Carta de San Pablo a los Corintios: el amor abraza todas las vocaciones. Y exclamaba rebosante de alegría: “En el corazón de la Iglesia, Madre mía, seré amor… ¡así seré todo, así se cumplirá mi sueño!”.

Sin embargo, Teresita estaba convencida de que era demasiado débil e imperfecta para tan alta vocación. Esto, sin embargo, no representó un obstáculo para ella, pues fue su propia debilidad la que le dio la audacia de ofrecerse a Jesús como víctima de amor.

Pajarillo rodeado de ‘águilas’ y también de ‘buitres’

Luego expresó su situación en el Carmelo con otra hermosa parábola: “No soy más que un pajarito endeble cubierto sólo de leve plumaje. Yo no soy un águila, sólo tengo mis ojos y mi corazón, porque, a pesar de mi extrema pequeñez, me atrevo a mirar el Sol Divino, el Sol del Amor, y mi corazón siente todas las aspiraciones del águila”. Y así, viéndose incapaz de volar a ese Sol, ella lo contemplaba con amor desde aquí en la Tierra.

Como bien reconoció la atrevida carmelita, en su lenguaje figurado, el pajarito se distraía a veces con tonterías terrenales, pero luego volvía arrepentida, fijaba de nuevo sus ojos en el Sol y extendía sus alas mojadas para secarse al contacto de los benéficos rayos. En momentos como estos, se volvió más ardientemente hacia las grandes águilas, los Ángeles y los Santos del Cielo, que la ayudaron a perseverar en el amor.

Pero el pajarito también sabía que estaba rodeado de peligrosos buitres —los demonios— que acechaban una buena oportunidad para atraparlo. No les tuvo miedo, pues en el centro del Sol vio su gran protección: el Águila Eterna, Cristo nuestro Señor, defendiéndola de todas las asechanzas infernales.

El Reino de la Luz y el país de las tinieblas

Una de las parábolas más hermosas de Santa de Lisieux fue escrita durante el período en que sufrió terribles tentaciones contra la fe. “Tienes que haber atravesado este oscuro túnel para entender su oscuridad”, comentó.

En un intento de dar una idea de la intensidad de este calvario, la joven carmelita imagina haber nacido en un país cubierto por una densa niebla, donde no era posible contemplar las maravillas de la naturaleza bañada por los rayos del sol. Pero ella es consciente, por intuición y por haber oído, de la existencia de un reino luminoso, donde todo es excelente y admirable, la verdadera patria de las almas.

Por ahora, sin embargo, los hombres viven en la tierra de las tinieblas. El Rey de la patria luminosa quiso abrir los ojos de todos a las maravillas que les esperan, pero muchos no quisieron escucharlo: “Las tinieblas no comprendieron que este Rey Divino era la luz del mundo…”.

Cuanto más busca Teresita busca Reino de la Luz, más oscuridad la envuelve y llena su alma con pensamientos de desesperación. De vez en cuando un diminuto rayo de luz le traía un pequeño respiro, pero luego la oscuridad la envolvía de nuevo.

Teresita nunca cedió a esa tentación. Enfrentó al enemigo con valentía, al punto de poder declarar: “Creo que he hecho más actos de fe este año que en todo el resto de mi vida”. Manifestó su alegría de sufrir por amor a Jesús, así como su disposición a sufrir mucho más si pudiera reparar así un solo pecado contra la fe.

Pincel de Dios

sh0110 santa teresinha do menino jesus5 8Reconociendo las raras virtudes de sor Teresa, la superiora del Carmelo la invitó a convertirse en maestra de novicias. No se creía a la altura, y asumió el cargo, pero como ayudante de la madre superiora, que acumuló ambos puestos.

En el ejercicio de este papel, Teresita pronto notó cuán diferentes son las almas y, sobre todo, cuán delicada es la tarea de conducirlas a Dios. ¡Cuántas oraciones, cuántos sacrificios se necesitan para hacerles bien!

Para explicar cómo concibe el papel de maestra de novicias, la joven carmelita recurrió a una sencilla parábola. Si un lienzo pintado por un gran artista pudiera pensar y hablar, ciertamente no se quejaría de recibir sucesivas pinceladas, ni envidiaría al pincel, mero instrumento en manos del pintor a quien debe su belleza. El pincel, por su parte, no podía presumir del trabajo realizado, porque, con buen o mal instrumento, lo que realmente cuenta es la destreza del artista.

Y concluyó: “Madre mía querida, soy un pequeño pincel elegido por Jesús para pintar su imagen en las almas que me has confiado”.

Teresinha cumplió con dedicación su difícil tarea. Como ya había ganado muchas batallas espirituales, estaba preparada para enseñar a sus discípulos el camino de la perfección. “El amor se alimenta de sacrificios. Cuanto más se niega el alma a las satisfacciones naturales, más fuerte y desinteresada se vuelve su ternura”, insistió.

Ciertamente, la humilde monja no imaginó que el Divino Artista, mucho más que “retocar” detalles en el lienzo de las almas de las novicias del Carmelo de Lisieux, usaría ese humilde pincelito para producir obras de arte en todas las naciones del universo.

Sepamos aprovechar, para nuestra propia santificación, las lecciones de Santa Teresita del Niño Jesús.

Por el P. Thiago de Oliveira Geraldo, EP

_______

(Texto extraído, con adaptaciones, de la Revista Arautos do Evangelho, n. 166, octubre de 2015).

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas