sábado, 13 de julio de 2024
Gaudium news > Santos Aquila y Priscila, esposos, frutos de la gracia venida por boca de San Pablo

Santos Aquila y Priscila, esposos, frutos de la gracia venida por boca de San Pablo

Aquila y Prisca son mencionados en cuatro libros de la Escritura. Eran judíos expulsados de Roma por Claudio.

Santos Aquila y Priscila

Redacción (08/07/2024, Gaudium Press) Hoy conmemoramos, entre otros santos, a un par de esposos, Aquila y Prisca, o Priscila, mencionados por San Pablo en su Carta a los Romanos: “Saludad a Prisca y Aquila, colaboradores míos en Cristo Jesús. Ellos expusieron sus cabezas para salvarme. Y no soy solo en agradecérselo, sino también todas las Iglesias de la gentilidad”. (16, 3-4)

Según se desprende de Hechos 18, estos esposos también fueron misioneros, pues acompañaron a San Pablo a Éfeso, y allí se establecieron.

Aparece esta santa pareja en el ya mencionado Romanos 16,3 y también en 1 Cor 16,19, en 2 Tim 4,19 y en la ya referida Hechos 18.

Se sabe que eran judíos huidos de Roma por el decreto de expulsión en tiempos del emperador Claudio. Parece que la causa de la expulsión de los judíos eran las discusiones entre judíos y judio-cristianos, que los cesares consideraban que estaban conmocionando demasiado a Roma. Por esto, puede ser que Aquila y Priscila fueran ya cristianos al momento de la expulsión, pero también cabe la posibilidad que haya sido la predicación de San Pablo la que los convirtió.

Narra Hechos 18, 2-3: “Se encontró con un judío llamado Aquila, originario del Ponto, que acababa de llegar de Italia, y con su mujer Priscila, por haber decretado Claudio que todos los judíos saliesen de Roma; se llegó a ellos y como era del mismo oficio, se quedó a vivir y a trabajar con ellos. El oficio de ellos era fabricar tiendas”.

Después de acompañar a San Pablo a Éfeso, al parecer ahí se establecieron. La Escrituras tratan de cómo evangelizaron a Apolo, un judeocristiano entusiasmado con Jesús, que solo conocía el bautismo de Juan: “Al oírle Aquila y Priscila, le tomaron consigo y le expusieron más exactamente el Camino” (Hechos 18,26).

Se resalta pues en ellos, la apertura a la gracia venida por la voz de San Pablo, y su entrega completa a Jesús, que de meros tejedores de tiendas, los hace apóstoles de la buena nueva.

Con información de El Testigo Fiel

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas