miércoles, 05 de agosto de 2020
Gaudium news > Schoenstatt responde acusaciones de abusos sexuales por parte de su fundador

Schoenstatt responde acusaciones de abusos sexuales por parte de su fundador

A las acusaciones vehiculadas por el blog Settimo Cielo de Sandro Magister, responde el P. Juan Pablo Catoggio, presidente general de Schoenstatt

Berlín (03/07/2020 15:28, Gaudium Press) A las acusaciones de abuso sexual contra el P. José Kentenich, vertidas en el blog Settimo Cielo de Sandro Magister, y en el diario alemán Die Tagespost, por parte de la historiadora Alexandra von Teuffenbach, ha respondido el P. Juan Pablo Catoggio, presidente de la Presidencia General de Schoenstatt. Schoenstatt, movimiento apostólico con presencia en 42 países, tiene diferentes grados de afiliación, que van desde grupos de laicos hasta comunidades de vida consagrada, alcanzando un número cercano al millón de personas. Se les reconoce mucho por la devoción a la “Madre Tres Veces Admirable”, una forma especial de advocación de la Santísima Virgen que ellos propagan.

La historiadora Von Teuffenbach no hizo un estudio científico, según Schoenstatt

Alexandra von Teuffenbach, investigando en los recientemente abiertos archivos del pontificado del Papa Pío XII, y particularmente en los hallazgos del jesuíta Sebastiaan Tromp, que fue visitador apostólico para la familia Schoenstatt, expuso supuestos diálogos de contenido sexual habidos entre el P. Kentenich e integrantes del Instituto de las Hermanas de María Schoenstatt. Habla Von Teuffenbach de una carta dirigida a la superiora de estas Hermanas, en la que se denunciaba un supuesto abuso sexual y que otras comunicaciones a esta superiora en esa línea habrían sido desechadas.

También se refería la historiadora Von Teuffenbach a supuestos graves abusos de poder por parte del P. Kentenich, que afectaban a las religiosas.

Después de la visita apostólica del P. Tromp, la Santa Sede hace que el P. Kentenich se retire a una casa de los Palotinos en Milwaukee, EE.UU., lo que es presentado por algunos como una confirmación de las acusaciones, aunque la misma Santa Sede permite que tres años antes de morir el P. Kentenich regrese a vivir con la familia de Schoenstatt.

La respuesta del presidente general

En su comunicación de respuesta, fechada ayer,  el P. Juan Pablo Catoggio afirma que la “información contenida” en el texto de Alexandra Von Teuffenbach, presentada de forma “sensacional”, en realidad “no es nueva para nosotros; fue incluida plenamente en la documentación sobre el Fundador de Schoenstatt en relación con la separación temporal de su Obra (1951-1965) y está siendo estudiada a fondo por las autoridades eclesiásticas en el contexto del proceso de beatificación de Kentenich”.

Critica el P. Catoggio “declaraciones vagas” contenidas en el informe de la historiadora alemana, las cuales “junto con la afirmación enérgica de un abuso sexual, no atestiguan un examen científico de los archivos”. Es decir, en este punto Von Teuffenbach habría hecho un trabajo de divulgación publicitaria sin profundización de tipo verdaderamente académico. Critica también el sacerdote de Schoenstatt que la historiadora hubiese desestimado “las cartas de algunas Hermanas al Papa Pío XII en defensa del fundador exiliado”, calificándolas “negativamente como ‘evidencia de una relación patológica con el fundador’ ”.

Afirma que el Visitador jesuita Tromp era intimidatorio, amenazante, y con arrebatos temperamentales conocidos

También es asombroso que Tromp sea honrado como alguien ‘que entendiera a la mujer y fuera liberador para la mujer’, como defensor de la libertad de expresión y de conciencia, porque escuchó unas (pocas) voces críticas (lo cual era parte de su tarea) y las creyó – sin una consulta abierta con el propio fundador. Los miembros del Instituto, a quienes Tromp recibió para conversaciones durante su Visitación, no lo experimentaron como un libertador, sino que sufrieron por su estilo de interrogatorio represivo, sus arrebatos de temperamento (también conocidos en otros lugares) e intentos de intimidación, la amenaza e imposición de castigos eclesiásticos y el juicio extremadamente negativo del fundador y de la comunidad”, afirma el presbítero.

Expresa igualmente el presidente de Schoenstatt que el alejamiento provisorio ordenado por la Santa Sede del P. Kentenich hacia los EE.UU., fue una medida de carácter administrativo y no constituye una punición.

El P. Kentenich respondió detalladamente al Visitador y a sus superiores a la acusación de abuso de poder y expuso abiertamente su pensamiento, sus principios y su comportamiento. A José Kentenich se le permitió regresar a Schoenstatt en 1965 y 1966, respectivamente, después de un exilio de 14 años”, señala.

Los decretos que lo separaban de su fundación fueron revocados, y la causa del fundador fue devuelta a la Congregación de los Religiosos de la época. De esta manera pudo asumir una vez más su posición de fundador en la Obra de Schoenstatt. De hecho, con esto se invalidó también la acusación de abuso de poder”, afirma el P. Catoggio, pues a quien se le hubiese comprobado que usaba su poder en la obra para su exclusivo beneficio personal, nunca el Vaticano lo habría restituido como figura de autoridad.

Toda la documentación del tiempo de la visitación y del exilio pasa a los archivos del proceso de beatificación. Así pues, todas las voces críticas y las acusaciones son también objeto de un estudio minucioso y de una seria consideración de todos los hechos en un contexto histórico y espiritual apropiado. La sentencia final en este procedimiento le corresponde a la Iglesia”, concluye el presidente general de Schoenstatt.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas