Loading
 
 
 
Loading
 
En el Bautismo están “las raíces de nuestra vida en Dios; las raíces de nuestra vida eterna”, dijo el Papa en el Ángelus
Loading
 
14 de Enero de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 14-01-2019, Gaudium Press) Ayer, cuando la Iglesia conmemoraba el Bautismo del Señor en las aguas del Río Jordán, el Papa en su meditación previa al Ángelus trató del bautismo de cada uno, y de sus necesarias y maravillosas implicaciones.

1.png

La festividad que se conmemoraba es "una ocasión propicia para renovar con gratitud y convicción las promesas de nuestro Bautismo, comprometiéndonos a vivir diariamente en armonía con él": Francisco insistió luego en la necesidad de "mantener vivo y actualizado el recuerdo del bautismo", pues allí están "las raíces de nuestra vida en Dios; las raíces de nuestra vida eterna, que Jesucristo nos dio con su Encarnación, Pasión, Muerte y Resurrección".

Ayer, día en que finalizó el tiempo litúrgico de Navidad, "la liturgia nos llama a conocer más plenamente a Jesús, de quien recién hemos celebrado el nacimiento". El Pontífice afirmó que el evangelio de ayer de Lucas muestra al Señor en su relación con el pueblo y en su relación con Dios Padre.

Sobre la relación de Jesús con el pueblo, San Lucas evidencia que el Señor, antes de sumergirse en el agua, como que "se sumerge" en la multitud, señalando que asume enteramente la condición humana menos en el pecado.

Luego Cristo se hunde en las aguas del Jordán y llega el Espíritu Santo en forma de paloma, "señal de que con Jesús comienza un nuevo mundo", "una nueva creación que incluye a todos los que acogen a Cristo en su vida". Este amor del Padre -manifestado en la epifanía en el río Jordán- es también un amor que nosotros recibimos el día de nuestro bautismo, "es una llama que ha sido encendida en nuestros corazones y requiere que seamos alimentados por la oración y la caridad".

El hombre y la Iglesia entera están llamados a "injertarse" en la vida de Jesús, "regenerando[se] continuamente en la oración la Evangelización y el Apostolado, para hacer un claro testimonio cristiano, no de acuerdo con nuestros proyectos humanos, sino de acuerdo con el plan y el estilo de Dios".

Una segunda inmersión

Luego del Bautismo, el Señor se "sumerge" a sí mismo en la oración y por tanto en la comunión con Dios Padre. "El bautismo es el comienzo de la vida pública de Jesús" dijo el Papa Francisco, y de su misión en el mundo "como un enviado del Padre para manifestar su bondad y su amor por los hombres". Agregó que "esta misión se realiza en una unión constante y perfecta con el Padre y el Espíritu Santo".

Con información de Vatican News

 

Loading
En el Bautismo están “las raíces de nuestra vida en Dios; las raíces de nuestra vida eterna”, dijo el Papa en el Ángelus

Ciudad del Vaticano (Lunes, 14-01-2019, Gaudium Press) Ayer, cuando la Iglesia conmemoraba el Bautismo del Señor en las aguas del Río Jordán, el Papa en su meditación previa al Ángelus trató del bautismo de cada uno, y de sus necesarias y maravillosas implicaciones.

1.png

La festividad que se conmemoraba es "una ocasión propicia para renovar con gratitud y convicción las promesas de nuestro Bautismo, comprometiéndonos a vivir diariamente en armonía con él": Francisco insistió luego en la necesidad de "mantener vivo y actualizado el recuerdo del bautismo", pues allí están "las raíces de nuestra vida en Dios; las raíces de nuestra vida eterna, que Jesucristo nos dio con su Encarnación, Pasión, Muerte y Resurrección".

Ayer, día en que finalizó el tiempo litúrgico de Navidad, "la liturgia nos llama a conocer más plenamente a Jesús, de quien recién hemos celebrado el nacimiento". El Pontífice afirmó que el evangelio de ayer de Lucas muestra al Señor en su relación con el pueblo y en su relación con Dios Padre.

Sobre la relación de Jesús con el pueblo, San Lucas evidencia que el Señor, antes de sumergirse en el agua, como que "se sumerge" en la multitud, señalando que asume enteramente la condición humana menos en el pecado.

Luego Cristo se hunde en las aguas del Jordán y llega el Espíritu Santo en forma de paloma, "señal de que con Jesús comienza un nuevo mundo", "una nueva creación que incluye a todos los que acogen a Cristo en su vida". Este amor del Padre -manifestado en la epifanía en el río Jordán- es también un amor que nosotros recibimos el día de nuestro bautismo, "es una llama que ha sido encendida en nuestros corazones y requiere que seamos alimentados por la oración y la caridad".

El hombre y la Iglesia entera están llamados a "injertarse" en la vida de Jesús, "regenerando[se] continuamente en la oración la Evangelización y el Apostolado, para hacer un claro testimonio cristiano, no de acuerdo con nuestros proyectos humanos, sino de acuerdo con el plan y el estilo de Dios".

Una segunda inmersión

Luego del Bautismo, el Señor se "sumerge" a sí mismo en la oración y por tanto en la comunión con Dios Padre. "El bautismo es el comienzo de la vida pública de Jesús" dijo el Papa Francisco, y de su misión en el mundo "como un enviado del Padre para manifestar su bondad y su amor por los hombres". Agregó que "esta misión se realiza en una unión constante y perfecta con el Padre y el Espíritu Santo".

Con información de Vatican News

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En entrevista al L'Osservatore Romano, diario oficioso vaticano, el director de la Red del Apostolad ...
 
La cita será el 18 de febrero en la Basílica de Santa María sopra Minerva, donde se encuentra el ...
 
Michael Habsburg-Lothringen, presidente de la Fundación Mindszenty, anunció que fue firmado el dec ...
 
Santa Teresa de Jesús solía decir sobre el Patrono de la Iglesia Universal: "No me acuerdo hasta a ...
 
Padre Pio era molto legato all’arcangelo Michele ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading