Loading
 
 
 
Loading
 
En el corazón de África, de una iglesia abandonada por violencia, surge un prometedor santuario
Loading
 
31 de Mayo de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Juba (Viernes, 31-05-2019, Gaudium Press) La Iglesia es divina, y es inmortal. Cuando sufre, cuando en ocasiones amenaza ruina, resurge ella magnífica, dando brillos esplendorosos. Es lo que una vez más se constata del relato de Alejandro Bermúdez en Catholic News Agency, sobre el surgimiento del Santuario de Nuestra Señora del Rosario, en Sudán del Sur.

Todo comenzó cuando misioneros combonianos llegaron en el siglo XIX a evangelizar las tribus de lo que hoy es Sudán del Sur. Pero cuando Sudán adquirió su independencia, a mediados de la década del 50 del siglo pasado, el primer ministro Ismail al-Azhari expulsó a todos los misioneros católicos por la presión de grupos musulmanes, misioneros que en su mayoría eran combonianos italianos.

Sus iglesias, rectorías y misiones o quedaban abandonadas o eran transferidas a jóvenes clérigos nativos. Fue este el caso de la iglesia Ave María, en las cercanías de Mupoi, diócesis de Tombura-Yambio. Entretanto, llegó la guerra civil, las poblaciones católicas de la región huyeron, y la iglesia Ave María se desmoronaba.

Pero ahora, los católicos están regresando al área, y con ellos también nuevos misioneros. Ahora son de la Comunidad Misionera de San Pablo Apostol, fundada por el sacerdote español Francisco Andreo García, muerto el 2013 en Kenia, en plena misión.

Dos sacerdotes de esta comunidad, los padres Avelino Bassols, y Albert Salvans, están convirtiendo la parroquia Ave María en el Santuario de Nuestra Señora del Rosario, y quieren que sea un lugar de peregrinación de toda África.

"Ahora que las personas están regresando al área, nuestro objetivo es reconstruir físicamente, pero más importante, espiritualmente, con una visión abarcativa", dice el P. Bassols.

Y continúa:

"Estamos ubicados en el corazón de África. Si se dibuja una cruz de Norte a Sur y de Este a Oeste en un mapa africano, Ave María está casi en el centro exacto".

"En el estado de Tombura, el 84% de la población es católica, y quiero decir, verdaderamente católica. Necesitamos escuelas, agua potable, un centro de salud, problemas que estamos abordando con la ayuda del Fondo de Ayuda para Sudán. Pero lo que tenemos en abundancia aquí hay una fe profunda. Nuestra gente ha sobrevivido las persecuciones, la expulsión de los misioneros, muchas décadas sin sacerdotes... pero su fe profunda permanece ", dice el misionero catalán con entusiasmo.

"Es maravilloso dedicar la vida de uno a las personas que más lo necesitan y predicar el Evangelio. Los católicos, especialmente los jóvenes, deben recordar que nuestro llamado bautismal a ser misioneros no solo se cumple al ser evangelizadores de nuestros vecinos, sino también para responder al llamado de Jesús de ‘ir a todas las naciones' y, por lo tanto, convertirse en misioneros Ad Gentes ... invitamos a los jóvenes a considerar seriamente ser misioneros aquí ", el P. Salvans añade.

Y donde hay, y están los sacramentos, todo es posible, todo se reconstruye, todo puede florecer. También en el corazón de África.

Loading
En el corazón de África, de una iglesia abandonada por violencia, surge un prometedor santuario

Juba (Viernes, 31-05-2019, Gaudium Press) La Iglesia es divina, y es inmortal. Cuando sufre, cuando en ocasiones amenaza ruina, resurge ella magnífica, dando brillos esplendorosos. Es lo que una vez más se constata del relato de Alejandro Bermúdez en Catholic News Agency, sobre el surgimiento del Santuario de Nuestra Señora del Rosario, en Sudán del Sur.

Todo comenzó cuando misioneros combonianos llegaron en el siglo XIX a evangelizar las tribus de lo que hoy es Sudán del Sur. Pero cuando Sudán adquirió su independencia, a mediados de la década del 50 del siglo pasado, el primer ministro Ismail al-Azhari expulsó a todos los misioneros católicos por la presión de grupos musulmanes, misioneros que en su mayoría eran combonianos italianos.

Sus iglesias, rectorías y misiones o quedaban abandonadas o eran transferidas a jóvenes clérigos nativos. Fue este el caso de la iglesia Ave María, en las cercanías de Mupoi, diócesis de Tombura-Yambio. Entretanto, llegó la guerra civil, las poblaciones católicas de la región huyeron, y la iglesia Ave María se desmoronaba.

Pero ahora, los católicos están regresando al área, y con ellos también nuevos misioneros. Ahora son de la Comunidad Misionera de San Pablo Apostol, fundada por el sacerdote español Francisco Andreo García, muerto el 2013 en Kenia, en plena misión.

Dos sacerdotes de esta comunidad, los padres Avelino Bassols, y Albert Salvans, están convirtiendo la parroquia Ave María en el Santuario de Nuestra Señora del Rosario, y quieren que sea un lugar de peregrinación de toda África.

"Ahora que las personas están regresando al área, nuestro objetivo es reconstruir físicamente, pero más importante, espiritualmente, con una visión abarcativa", dice el P. Bassols.

Y continúa:

"Estamos ubicados en el corazón de África. Si se dibuja una cruz de Norte a Sur y de Este a Oeste en un mapa africano, Ave María está casi en el centro exacto".

"En el estado de Tombura, el 84% de la población es católica, y quiero decir, verdaderamente católica. Necesitamos escuelas, agua potable, un centro de salud, problemas que estamos abordando con la ayuda del Fondo de Ayuda para Sudán. Pero lo que tenemos en abundancia aquí hay una fe profunda. Nuestra gente ha sobrevivido las persecuciones, la expulsión de los misioneros, muchas décadas sin sacerdotes... pero su fe profunda permanece ", dice el misionero catalán con entusiasmo.

"Es maravilloso dedicar la vida de uno a las personas que más lo necesitan y predicar el Evangelio. Los católicos, especialmente los jóvenes, deben recordar que nuestro llamado bautismal a ser misioneros no solo se cumple al ser evangelizadores de nuestros vecinos, sino también para responder al llamado de Jesús de ‘ir a todas las naciones' y, por lo tanto, convertirse en misioneros Ad Gentes ... invitamos a los jóvenes a considerar seriamente ser misioneros aquí ", el P. Salvans añade.

Y donde hay, y están los sacramentos, todo es posible, todo se reconstruye, todo puede florecer. También en el corazón de África.


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El informe televisivo omitió la crueldad de las torturas y asesinatos que constituyen el martirio p ...
 
La decisión fue celebrada por Mons. John Sherrington, encargado de temas provida en la Conferencia ...
 
El Jubileo iniciará el 08 de diciembre de 2019 y finalizará el 10 de diciembre de 2020. ...
 
La conmemoración del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo tuvo lugar el miércoles 19 y jueves 20 d ...
 
La ceremonia de imposición de los palios a los nuevos Arzobispos se realiza generalmente en la Sole ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading