Loading
 
 
 
Loading
 
Experta en Ética recuerda cómo Humanae Vitae fue para ella una notable ocasión de contacto con la verdad católica
Loading
 
7 de Abril de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Londres (Sábado, 07-04-2018, Gaudium Press) Luma Simms, miembro del Centro de Ética y Política Pública, recordó con motivo del aniversario número 50 de la Encíclica Humanae Vitae del Beato Papa Pablo VI cómo su primera lectura del documento, hecha cuando ella era protestante, la conmovió profundamente: "Su veracidad me hizo llorar", expuso en un reciente artículo para The Catholic Herald.

Humanae-Vitae GAUDIUM PRESS.jpg
Primera plana de la edición inglesa del diario vaticano L'Osservatore Romano en la publicación de la Carta Encíclica Humanae Vitae en 1968. 
"Se conoce la Encíclica por reiterar la enseñanza de la Iglesia en contra de la anticoncepción artificial, pero Humanae Vitae, cuyo aniversario número 50 cae el 25 de Julio de este año, también nos ayuda a responder la pregunta: ¿Quién es el hombre y cuál es su misión completa?", expuso Simms. "Cuando la leí por primera vez - mientras todavía era una protestante tuve que leer varias veces por razones espirituales personales y por estudio - cada vez fui conmovida hasta las lágrimas".

La experta destacó como la Carta Encíclica describió con claridad la dignidad de la mujer como persona humana y no como una ciudadana de segunda clase. De igual manera, el documento alertó sobre los efectos negativos de la anticoncepción que llevaría al hombre a no valorar a la mujer plenamente y a "reducirla a un simple instrumento para la satisfacción de sus propios deseos".

"Las palabras de Pablo VI me decían que mi cuerpo y mi mente, ambos juntos, son estimados; que mi razón y mi voluntad son valiosas", recordó. "Aprendí que todo mi ser es un regalo y que el amor es sobre todo completamente humano, un compuesto de sentimiento y espíritu. Finalmente, la Encíclica me mostró la profundidad del orden moral y la necesidad de que sea respetado incluso dentro del matrimonio".

Simms destacó que esa doctrina fuera defendida en un momento histórico en el cual las personas en masa habían elegido creer engaños sobre el amor, el matrimonio y la sexualidad. "Yo sé que no soy la única convertida que ha descubierto en Humanae Vitae un medio de la gracia capaz de penetrar la conciencia", indicó. "Mis lágrimas sobre la lectura de la Encíclica fueron, creo, un signo de la respuesta unitiva, física y espiritual, a la verdad (...). Conocemos la verdad cuando la vemos y la verdad nos puede llevar a la conversión".

Para la experta, la lectura de Humanae Vitae significó el paso de "un estado de oscuridad" a "un estado de menos oscuridad" que contribuyó a llevarla a un mayor acercamiento a Dios en la Iglesia. "El día en que mi alma se hizo católica - el punto crítico que trajo un cambio definitivo - fue el día que descubrí que, como una mujer divorciada y vuelta a casar, no podría recibir la comunión", relató. "El dolor y la alegría se combinaron y emergí de ese estado espiritualmente y, me atrevo a decir, físicamente victoriosa".

La experta compartió su preocupación sobre los católicos que parecen buscar una apertura para evadir la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio y la sexualidad. Por este motivo pidió valorar la Encíclica Humanae Vitae como "una de las herramientas de evangelización más fuertes que tiene la Iglesia". "La Encíclica", concluyó, "expone la verdad en un mundo oscuro, la compasión en tiempos sin misericordia y la solidaridad en una cultura de aislamiento".

Con información de The Catholic Herald.

 

Loading
Experta en Ética recuerda cómo Humanae Vitae fue para ella una notable ocasión de contacto con la verdad católica

Londres (Sábado, 07-04-2018, Gaudium Press) Luma Simms, miembro del Centro de Ética y Política Pública, recordó con motivo del aniversario número 50 de la Encíclica Humanae Vitae del Beato Papa Pablo VI cómo su primera lectura del documento, hecha cuando ella era protestante, la conmovió profundamente: "Su veracidad me hizo llorar", expuso en un reciente artículo para The Catholic Herald.

Humanae-Vitae GAUDIUM PRESS.jpg
Primera plana de la edición inglesa del diario vaticano L'Osservatore Romano en la publicación de la Carta Encíclica Humanae Vitae en 1968. 
"Se conoce la Encíclica por reiterar la enseñanza de la Iglesia en contra de la anticoncepción artificial, pero Humanae Vitae, cuyo aniversario número 50 cae el 25 de Julio de este año, también nos ayuda a responder la pregunta: ¿Quién es el hombre y cuál es su misión completa?", expuso Simms. "Cuando la leí por primera vez - mientras todavía era una protestante tuve que leer varias veces por razones espirituales personales y por estudio - cada vez fui conmovida hasta las lágrimas".

La experta destacó como la Carta Encíclica describió con claridad la dignidad de la mujer como persona humana y no como una ciudadana de segunda clase. De igual manera, el documento alertó sobre los efectos negativos de la anticoncepción que llevaría al hombre a no valorar a la mujer plenamente y a "reducirla a un simple instrumento para la satisfacción de sus propios deseos".

"Las palabras de Pablo VI me decían que mi cuerpo y mi mente, ambos juntos, son estimados; que mi razón y mi voluntad son valiosas", recordó. "Aprendí que todo mi ser es un regalo y que el amor es sobre todo completamente humano, un compuesto de sentimiento y espíritu. Finalmente, la Encíclica me mostró la profundidad del orden moral y la necesidad de que sea respetado incluso dentro del matrimonio".

Simms destacó que esa doctrina fuera defendida en un momento histórico en el cual las personas en masa habían elegido creer engaños sobre el amor, el matrimonio y la sexualidad. "Yo sé que no soy la única convertida que ha descubierto en Humanae Vitae un medio de la gracia capaz de penetrar la conciencia", indicó. "Mis lágrimas sobre la lectura de la Encíclica fueron, creo, un signo de la respuesta unitiva, física y espiritual, a la verdad (...). Conocemos la verdad cuando la vemos y la verdad nos puede llevar a la conversión".

Para la experta, la lectura de Humanae Vitae significó el paso de "un estado de oscuridad" a "un estado de menos oscuridad" que contribuyó a llevarla a un mayor acercamiento a Dios en la Iglesia. "El día en que mi alma se hizo católica - el punto crítico que trajo un cambio definitivo - fue el día que descubrí que, como una mujer divorciada y vuelta a casar, no podría recibir la comunión", relató. "El dolor y la alegría se combinaron y emergí de ese estado espiritualmente y, me atrevo a decir, físicamente victoriosa".

La experta compartió su preocupación sobre los católicos que parecen buscar una apertura para evadir la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio y la sexualidad. Por este motivo pidió valorar la Encíclica Humanae Vitae como "una de las herramientas de evangelización más fuertes que tiene la Iglesia". "La Encíclica", concluyó, "expone la verdad en un mundo oscuro, la compasión en tiempos sin misericordia y la solidaridad en una cultura de aislamiento".

Con información de The Catholic Herald.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Estas objeciones las han visualizado como conformando un castillo de naipes, queriendo significar la ...
 
En su homilía, Francisco destacó el papel de Nuestra Señora como ‘pedagoga del Evangelio', bas ...
 
"Sé parte de nuestro compromiso" es el lema con el cual la institución caritativa de la Iglesia en ...
 
El pasado martes fue firmada la ley en la Casa Blanca. Asistió el Arzobispo Caldeo de Erbil – Ira ...
 
"La Abadía del Sacromonte, vida y arte. En las fuentes del cristianismo moderno de Granada", así s ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading