lunes, 06 de julio de 2020
Gaudium news > La poderosa oración a María Auxiliadora para proteger las casas

La poderosa oración a María Auxiliadora para proteger las casas

Redacción (Viernes, 24-04-2020, Gaudium Press) En tiempos de incertidumbre, dificultad y temor como los que se viven hoy debido a la pandemia del coronavirus, muchos han acudido al amparo y protección de Nuestra Señora, que como Madre siempre está atenta a los pedidos de sus hijos.

Una de las devociones marianas a las que acuden muchos alrededor del mundo, gracias al gran amor que tuvo a Ella San Juan Bosco, es a la advocación de María Auxiliadora.

El propio santo, fundador de la Congregación de los Salesianos recomendó siempre acudir a la protección y amparo de la Virgen invocando frecuentemente a María “Auxilio de los Cristianos”, en momentos de dificultad, y sobre todo, en tiempos de peste, como la que ocurre hoy en el mundo.

María Auxiliadora-Don Bsco-Iglesia Sagrado Corazón Roma.jpg
Imagen de María Auxiliadora, iglesia del Sagrado Corazón, Roma / Foto: Archivo.

En una carta que dirigió el santo italiano en julio de 1886 señalaba que para estar libres del cólera era necesario realizar tres cosas: llevar siempre al cuello o consigo la medalla de la Virgen, invocar frecuentemente a María Auxiliadora con la jaculatoria: “María Auxiliadora, ruega por nosotros”, y recibir con frecuencia los santos sacramentos de la confesión y la comunión.

Ver también: Las armas espirituales que propone San Juan Bosco para combatir la peste

A los jóvenes del oratorio también les inculcaba repetir constantemente jaculatorias. Les solía decir:

“Familiarícense con el uso de las jaculatorias. Cuando se sientan tentados, vuelvan enseguida sus ojos a María y exclamen: ¡María, mi querida Madre, socórreme! O también reciten la oración que pone en nuestros labios la Santa Iglesia: Santa María, Madre de Dios , ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de la muerte”.

Entre las oraciones a María Auxiliadora, existe una poderosa plegaria para defender los hogares ante todo mal. Se trata de la Consagración del hogar a Nuestra Señora Auxilio de los Cristianos, que, junto con su imagen, se coloca en las puertas de las casas y se debe rezar, al menos una vez al mes.

Cuentan que con esta plegaria, tiempo antes antes de San Juan Bosco, las personas que las ubicaron en la puerta de sus casas, y la rezaban con frecuencia, se vieron protegidos durante la guerra de Vendeé en Francia, ocurrida entre 1793 y 1796.

Consagración del hogar a María Auxiliadora

(Para rezarla al menos una vez al mes)

Santísima Virgen María, que has sido constituida como Auxiliadora de los cristianos y bendices y proteges las casas donde está expuesta y es honrada tu Sagrada Imagen: te elegimos hoy para siempre por Señora y Dueña de esta casa, y te pedimos que te dignes demostrar en ella tu poderoso auxilio, preservándola de las enfermedades, de fuego, del rayo, de las inundaciones, de los terremotos, de los ladrones, de las discordias, y de los peligros de la guerra.

Bendice y protege a las personas que aquí habitan y concédeles la paz, una gran fe, verdadero amor a Dios y al prójimo, paciencia en las penas, esperanza en la vida eterna, facilidades en el trabajo, empleo y estudio, y la gracia de evitar los malos ejemplos, el vicio, el pecado, la condenación eterna y todas las demás desgracias y accidentes. Amén. Aleluya.

Oh María sin pecado concebida: ruega por nosotros que recurrimos a ti.

María Auxiliadora, ruega por nosotros.

De la redacción de Gaudium Press, con información de “Vivencias de Don Bosco”, Padre Ángel Peña, OAR. 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas