miércoles, 28 de febrero de 2024
Gaudium news > El deceso de Indi Gregory, con sabor a pena de muerte

El deceso de Indi Gregory, con sabor a pena de muerte

“Afectada de un mal mitocondrial que en Inglaterra juzgaron incurable, se le había abierto una esperanza de vida con el otorgamiento de la ciudadanía italiana, y el ofrecimiento del Hospital Pediátrico Bambino Gesù de continuar el tratamiento”.

3

Redacción (14/11/2023 08:49, Gaudium Press)  El deceso de Indi Gregory, de ocho meses de nacida, ayer en la madrugada, para muchos tiene sabor a pena de muerte. Afectada de un mal mitocondrial que en Inglaterra juzgaron incurable, se le había abierto una esperanza de vida con el otorgamiento de la ciudadanía italiana, y el ofrecimiento del Hospital Pediátrico Bambino Gesù de continuar el tratamiento.

“Después de la muerte de Indi, yo y mi mujer estamos con rabia, desconsolados y avergonzados”, declaró Dean, su padre.

“El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido y los tribunales de este país no sólo le quitaron la oportunidad de vivir, sino que también le quitaron la dignidad de morir en su casa. Lograron quitarle el cuerpo y la dignidad a Indi, pero nunca podrán quitarle el alma. Sabía que ella era especial desde el día en que nació, intentaron deshacerse de ella sin que nadie lo supiera, pero Clare y yo nos aseguramos de que fuera recordada para siempre”: lo dicho, para los padres de Indi, la determinación británica tiene sabor a pena de muerte, decretada, inapelable y fríamente ejecutada. No sirvió siquiera que una importante nación como Italia la reclamase como una de sus ciudadanas. Pero su recuerdo será imperecedero.

El argumento del Estado británico para no permitir su viaje a Italia, fue que no sería “del interés de la niña” y que sufriría más físicamente. Para que no sufra, que muera, era el mensaje.

En medio de la tragedia, una excelente noticia: Hace unos días, el 22 de septiembre, Indi había sido bautizada en su cama del Queen Medical Center de Nottingham. Es un ángel, ya está en el cielo; que ella interceda por los que quedamos en la Tierra, también por los fautores de la cultura de la muerte que terminaron afectándola.

Indi se inscribe ahora en el abanico de tres casos parecidos en Inglaterra, el de Alfie Evans y Charlie Gard.

Tras la muerte de Indi, los obispos emitieron una declaración, en la que pidieron dar más peso a la voz de los padres en estos casos.

“Una forma sencilla de empezar a remediar esto sería modificar la Ley de Salud y Atención de 2022 reintroduciendo la enmienda de la baronesa Ilora Finlay sobre ‘Resolución de disputas en cuidados paliativos infantiles’ formulada después de la muerte de Charlie Gard”.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas