jueves, 23 de mayo de 2024
Gaudium news > San Isidro Labrador, campesino, perseguido por la envidia Dios lo protegía

San Isidro Labrador, campesino, perseguido por la envidia Dios lo protegía

También tuvo que vivir el exilio, ante una invasión musulmana.

San Isidro

Redacción (15/05/2024, Gaudium Press) San Isidro Labrador, patrono de los hombres del campo, es hijo de unos campesinos pobres que no pudieron mandarlo a la escuela. Pero en su casa tuvo la mayor formación que es dado tener a un hombre, esa que le enseña la fe verdadera, la fe católica.

Nace a finales del S. XI.

Queda huérfano a tierna edad, 10 años, y luego se emplea como peón de campo en la labranza de don Juan de Vargas, cerca a Madrid. Sus días trascurren en las labores propias a la tierra, horadando las entrañas del suelo, sembrando, cosechando. Se casa con un sencilla campesina, que también es santa, Santa María de la Cabeza.

Antes de iniciar sus labores, Isidro iba a misa. Compañeros envidiosos, lo acusaron ante el patrón por “ausentismo”. El señor Vargas fue a investigar y notó que sí, que Isidro llegaba una hora más tarde que los otros, pero que mientras este permanecía en el templo, un personaje invisible guiaba sus bueyes y estos cumplían la labor como si Isidro los estuviese conduciendo.

Tuvo que huir de Madrid, cuando una invasión mahometana. Sufrió las penalidades del destierro.

Impresionante la caridad de este hombre: de su salario, que no debía ser gran cosa, hacía tres partes: una para el templo, otra para los pobres, y otra para él y su familia. Tenía la candura de la inocencia: en invierno, sabiendo que las aves del cielo no encuentran fácil su alimento, esparcía granos por el camino.

San Isidro 2

Un día con su esposa dejaron a su hijo chiquito en una canasta junto a un pozo. El niño se movió bruscamente y cayó en ese abismo. San Isidro y su esposa se percataron, pero no podían hacer nada porque el pozo era muy profundo, por lo que se pusieron a rezar, de rodillas, con fe. Entonces las aguas del aljibe comenzaron a subir, y apareció la canasta con el niño, intacto.

Después de su destierro regresó a Madrid a trabajar nuevamente como peón de finca. Otra vez los envidiosos soltaron sus lenguas y acusaron a San isidro de trabajar menos que los demás. Entonces el dueño de la finca puso a cada obrero la tarea de cultivar una parcela. Ocurrió que la de San Isidro producía el doble que las demás: Dios callaba así la boca a sus perseguidores.

Muere en el año de 1130, después de una humilde confesión.

43 años después es desenterrado su cuerpo, que había permanecido incorrupto. La sola cercanía a sus restos ya curaba a los enfermos, como fue el caso del rey Felipe III.

Con información de Aciprensa 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas