jueves, 02 de febrero de 2023
Gaudium news > Presidente de la Conferencia de Obispos de Chile agradeció "Acuerdo Nacional" que permitió el retorno a la Democracia

Presidente de la Conferencia de Obispos de Chile agradeció "Acuerdo Nacional" que permitió el retorno a la Democracia

Rancagua (Jueves, 26-08-2010, Gaudium Press) Ayer, el Obispo de Rancagua y Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, monseñor Alejandro Goic, emitió una declaración titulada «Memoria Agradecida del Acuerdo Nacional de 1985» con motivo del 25° aniversario de la suscripción del llamado «Acuerdo Nacional para la transición a la Democracia»; documento que fijó las principales directrices que permitieron asegurar la evolución pacífica hacia un sistema democrático, y la construcción de una nueva convivencia nacional.

En su mensaje, el prelado señaló que esta fecha representa una oportunidad especial para reflexionar sobre la importancia que reviste para la sociedad chilena el valor del diálogo y el entendimiento pacífico en torno a grandes metas.

«El fortalecimiento de los lazos de unidad, el respeto a la dignidad de las personas, la aceptación de las diferencias en una convivencia pacífica en torno al diálogo, fueron los pilares de esa gestión que se traducía en el acuerdo político de vastos sectores. Años más tarde, el Papa Juan Pablo II visitaba nuestra patria y nos decía que ´Chile tiene vocación de entendimiento, no de enfrentamiento´», dijo monseñor Goic.

Asimismo destacó que no deja de ser providencial que esta fecha «nos encuentre unidos en torno a una causa noble: la vida y la salud de un grupo de trabajadores chilenos en una mina del norte, afectados por una tragedia que nos toca el alma. En el mes de la Solidaridad, son motivo de orgullo la unidad, la esperanza y la fe de esos mineros, de sus familiares y de quienes han trabajado sin desmayar ante la adversidad para poder encontrarlos y ahora rescatarlos».

Al finalizar el obispo agradeció a Dios por este «Acuerdo Nacional» y solicitó su intercesión para que la convivencia democrática plasmada en 1985, «se traduzca en otros necesarios acuerdos mínimos de nuestra sociedad, (…) y en la protección de los más pobres y vulnerables».

«Como obispos de la Conferencia Episcopal de Chile, invitamos con respeto a todos nuestros compatriotas, a buscar siempre, en nuestras actitudes y comportamientos, lenguajes y estilos de vida, la unidad y el encuentro entre hermanos. Sobre todo en nuestras relaciones interpersonales, en la convivencia cotidiana y en nuestras responsabilidades sociales, procuremos el espíritu de unidad, reconciliación, esperanza y fe que inspiró a quienes forjaron ese Acuerdo Nacional», culminó.

Historia

«En 1985, un clima de polarización socavaba la convivencia nacional, confrontando a personas hasta el límite extremo de la violencia. En ese escenario de dolor, un grupo de líderes visionarios se esforzó en suscitar el entendimiento mínimo entre diversos sectores que buscaban un regreso pacífico a la normalidad institucional. Fue una iniciativa animada con entrega y valentía por el Cardenal Juan Francisco Fresno, entonces Arzobispo de Santiago, con la ayuda de servidores públicos como don Sergio Molina, don Fernando Léniz y don José Zabala. Aunque sufrió incomprensiones, la historia reconoce en este consenso de la civilidad democrática, un antecedente fundamental para la recuperación de la democracia», anotó monseñor Goic en su declaración.

Gaudium Press / Igor Roco

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas