lunes, 30 de enero de 2023
Gaudium news > Es necesario "reeducarnos en la cultura de la vida", dice Dimensión Episcopal de Vida del Episcopado Mexicano

Es necesario "reeducarnos en la cultura de la vida", dice Dimensión Episcopal de Vida del Episcopado Mexicano

Mons Aguilar.jpg
Mons. Rodrigo Aguilar

Ciudad de México (Viernes, 25-03-2011, Gaudium Press) Con ocasión del «Día de la Vida», que se conmemora hoy en México, en el marco de la Solemnidad de la Anunciación del Señor, y que fue instituido por el Episcopado mexicano desde hace 11 años, la Dimensión Episcopal de Vida de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), por medio de su Obispo Responsable, Mons. Rodrigo Aguilar Martínez -quien es también Obispo de Tehuacán-, dio a conocer un mensaje en el que se hace un llamado a los fieles mexicanos a reeducarse en la cultura de la vida.

«Hay muchas formas de servir la vida y, entre ellas, queremos recalcar la necesidad, especialmente entre los católicos, de reeducarnos para la cultura de la vida, reforzar el amor que le tenemos a la vida y asumir el desafío de empeñarnos decididamente en educar en la plenitud de la vida humana, en el respeto a ella en todas sus manifestaciones y etapas, comprometiéndonos a formar una nueva generación que reconozca, ame y promueva la cultura de la vida, que acoge y la custodie desde la concepción hasta su término natural»; es parte del llamado que hace el obispo mexicano.

En el mensaje, también dice que esta acción educativa debería darse en todo ambiente, pero fundamentalmente en la familia, «pues nuestro Dios, que es Dios de la Vida, confió este don sagrado desde el principio al amor responsable del esposo y la esposa».

En este sentido, como continúa Mons. Aguilar Martínez, la Dimensión Episcopal para la Vida de la CEM invita especialmente a las Iglesias particulares a promover dentro de sus comunidades una reflexión y «un generoso compromiso para trabajar por la vida», así como motivar a los fieles a que en los ambientes en los que se desenvuelven diariamente «promuevan acciones concretas a favor del amor y respeto a la vida humana».

El Obispo de Tehuacán, tomando algunas palabras de Juan Pablo II de su Encíclica «Evangelium vitae», también hace referencia a la difícil situación de violencia por la que atraviesa su país: «Este horizonte de luces y sombras debe hacernos a todos plenamente conscientes de que estamos ante un enorme y dramático choque entre el bien y el mal, la muerte y la vida, la ‘cultura de la muerte’ y la ‘cultura de la vida’. Estamos no sólo ‘ante’, sino necesariamente ‘en medio’ de este conflicto: todos nos vemos implicados y obligados a participar, con la responsabilidad ineludible de elegir incondicionalmente a favor de la vida».

En este sentido, y animando a «una celebración viva y comprometida del Día de la Vida, con actitud de conversión y esperanza», Mons. Aguilar Martínez, hace una reflexión sobre el contexto social de su país a través de un cuestionamiento: «¿Cómo pudimos llegar hasta esta situación límite en la que unos pocos siembran el miedo y la sensación de impotencia ante la violencia y el crimen organizado? ¿Cómo es posible que se maneje el tema del aborto ya no como un delito sino como un derecho?».

Al respecto, y retomando parte de lo que los obispos mexicanos expresaron en la Exhortación Pastoral «Que en Cristo nuestra paz México tenga vida digna», recordó que México es un pueblo «que ama la vida», y que es responsabilidad de todos el «promover la cultura, especialmente la cultura de la vida».

Asimismo, el Obispo recuerda que la celebración de la vida debe comenzar dándole valor a la vida como algo sagrado, «don gratuito del amor de Dios, Quien no sólo la ha creado sino que también en Cristo la ha redimido y llevado a su plenitud trascendente».

Con información de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

Gaudium Press / Sonia Trujillo

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas