domingo, 09 de agosto de 2020
Gaudium news > Benedicto XVI concluye vista a Camerún y parte para Angola

Benedicto XVI concluye vista a Camerún y parte para Angola

Camerún (Viernes, 20-03-2009, Gaudium Press) El Papa Benedicto XVI clausuró en la mañana de este viernes su visita apostólica a Camerún. Ahora el Pontífice parte para Angola, segunda etapa de su primer viaje a África. Antes de dejar Yaundé, el Pontífice dirigió unas palabras a las autoridades religiosas y civiles que fueron a despedirlo al aeropuerto de la capital de Camerún.

“Dios bendiga este maravilloso país, que es una África en miniatura, que es una tierra de promesas y una tierra de belleza radiante”, dijo el Papa en el aeropuerto al lado del presidente de Camerún, Paul Biya.

El Sumo Pontífice agradeció a las gentes de Camerún la “generosa” recepción que le hicieran.

Tras dejar Camerún, durante el vuelo rumbo a Angola, que sobrevoló los espacios

Aéreos de Guinéa Ecuatorial, Gabón, República del Congo y República Democrática del Congo, el Papa pidió que fuesen enviados telegramas oficiales de bendiciones.

Discurso:

“Señor Presidente, Honorables representantes de las autoridades civiles, Venerable cardenal Tumi, queridos Hermanos en el Episcopado, queridos hermanos y hermanas.

En cuanto me preparo para dejar Camerún, habiendo cumplido la primera fase de mi visita apostólica a África, deseo agradecer a todos ustedes por la generosa acogida que me reservaron en estos días. El calor del sol africano encontró su reflejo en el calor de la hospitalidad que me fue ofrecida. Agradezco al Presidente y a los miembros del gobierno la cortés acogida. Agradezco a mis hermanos en el Episcopado y a todos los fieles católicos que durante las liturgias vividas en conjunto dieron un ejemplo muy sugestivo de un culto alegre y exuberante. Estoy también contento por los miembros de otras comunidades eclesiales que pudieron estar presentes en algunas de nuestras asambleas y renuevo mi respetuoso saludo a ellos y a sus responsables.

Gustaría expresar mi gran aprecio por todo el trabajo hecho por las autoridades civiles para garantizar el curso tranquilo de esta mi visita. Pero sobre todo agradecer a todos aquellos que oraron intensamente para que esta visita pastoral pudiese generar frutos para la vida de la Iglesia en África. Y les pido que sigan orando para que la Segunda Asamblea  Especial para África del Sínodo de los Obispos demuestre ser un momento de gracia para la Iglesia en todo el Continente, un momento de renovación y de nuevo empeño en la misión de llevar el mensaje salvador del Evangelio a un mundo dilacerado.

Muchas delas escenas delas cuales fui aquí testigo permanecerán profundamente impresas en mi memoria. En el Centro Cardenal Léger fue conmovedor observar los cuidados reservados a los enfermos y a los deficientes, algunos de ellos los más vulnerables de la sociedad. Esta compasión similar a aquella de Cristo es una segura señal de esperanza para el futuro dela Iglesia y el de África.

Mi encuentro con miembros de la comunidad musulmana aquí en Camerún fue otro momento culminante que llevaré conmigo. Mientras continuamos nuestro camino en dirección a una mayor comprensión recíproca, pido para que crezcamos también en el respeto y en la estima mutuos y fortalezcamos nuestra decisión de colaborar para proclamar la dignidad donada por Dios a las personas humanas, un mensaje que un mundo en creciente secularización, tiene necesidad de oír.

La principal razón para venir a Camerún fue naturalmente visitar a la comunidad católica. Fue una gran alegría para mí pasar algunos momentos fraternos con obispos y celebrar la liturgia de la Iglesia junto a tantos fieles. Vine aquí precisamente para compartir con ustedes el momento histórico de la promulgación del Instrumento de Trabajo para la Segunda Asamblea Especial para África del Sínodo de los Obispos. Este es verdaderamente un momento de gran esperanza para África y para el mundo entero. ¡Pueblo de Camerún os estimulo a percibir la importancia del momento que el Señor os dio! ¡Respondan al llamado que os compromete en llevar la reconciliación, el progreso y la paz para vuestras comunidades y para vuestra sociedad! Trabajen para acabar con la injusticia, la pobreza y el hambre donde quieran que estén. Dios bendiga este bellísimo país, “África en miniatura”, un país de promesas, un país de gloria. ¡Dios los bendiga a todos ustedes!

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas