miércoles, 30 de noviembre de 2022
Gaudium news > "Tenemos que restaurar la identidad cristiana de algunas Cáritas en Europa": Card. Robert Sarah.

"Tenemos que restaurar la identidad cristiana de algunas Cáritas en Europa": Card. Robert Sarah.

Valencia (Lunes, 30-04-2012, Gaudium Press) «Dar el alimento no basta», aseguró el Cardenal Robert Sarah, Presidente del Consejo Pontificio Cor Unum, responsable de la promoción de las actividades de la Iglesia en favor de los más necesitados. El prelado expuso, en entrevista con el semanario Paraula de la Arquidiócesis de Valencia, los retos y prioridades de la Iglesia en la labor humanitaria y social en todo el mundo. Destacó también la preocupación de la Santa Sede por «restaurar una identidad cristiana a Cáritas en Europa».

CardSarah.jpg
Cardenal Robert Sarah, Presidente del Consejo Pontificio «Cor Unum».

Cáritas Internationalis es la confederación de 165 organizaciones nacionales que prestan ayuda a los más necesitados con el apoyo directo de la Iglesia. Por su carácter cristiano, explicó el Card. Sarah, «la preocupación principal de Cáritas no debe ser tanto ocuparse de las necesidades materiales del hombre sino tomar al hombre en su integridad, con sus necesidades materiales y espirituales». Desafortunadamente, «algunas Cáritas europeas -no todas- han perdido esa identidad», indicó.

El esfuerzo que la Iglesia lleva a cabo para reconducir sus instituciones hacia sus principios fundacionales hace parte de la Nueva Evangelización. El Card. Sarah ve en el testimonio cristiano de Cáritas un papel de enorme importancia. «Hoy es urgente reevangelizar occidente, porque tiene un poder enorme a nivel tecnológico, económico, político, militar… Y por eso puede influir decisivamente en el mundo, ya sea positiva o negativamente. Si occidente no reencuentra sus raíces cristianas, eso será peligroso para el mundo».

Por este motivo el Presidente del Consejo Pontificio señaló que la Santa Sede trabaja actualmente en la reforma de los estatutos de Cáritas Internationalis: «Es un trabajo delicado, difícil, pero creo que con la ayuda de Dios se recuperará esa identidad cristiana».

Sobre las actividades de la Iglesia para atender las situaciones de crisis humanitaria en el mundo, el Cardenal destacó los lugares de mayor necesidad en la actualidad: «El Santo Padre está muy preocupado por Somalia, donde no hay lluvia y faltan alimentos, medicinas… Debemos hacer todo para ayudar a ese país» El prelado también recordó el compromiso de la Iglesia e apoyar la población de Haití, dos años después del devastador terremoto. «Intentamos animar al pueblo que sufre pobreza, no sólo material sino también moral, porque es un país que ha conocido mucha corrupción y dictadura».

El Card. Robert Sarah acompañó a Benedicto XVI en su viaje apostólico a América Latina y conoce de cerca la realidad eclesiástica de África, su tierra natal. El prelado, nacido en Guinea, habló también de las características y esperanzas de la Iglesia en estos dos continentes: «El futuro de la Iglesia puede pasar por América Latina y también quizá por África».

Sobre su visita a  México señaló que Benedicto XVI encontró «una Iglesia que canta, que celebra su fe, una Iglesia joven (…) Todo ello pese al sufrimiento en México, porque ese país conoce la corrupción, la violencia, la droga… Pero la Iglesia está viva, es dinámica y busca testimoniar el Evangelio».

El papel de la Iglesia de África es cada vez más notable, segun expresó el Card. Sarah. «Estoy muy admirado por la confianza extraordinaria de los últimos papas sobre África. Pablo VI dijo en 1969 que la nueva patria de Cristo es África. (…) Juan Pablo II dijo que el nombre de cada africano está escrito en las manos crucificadas de Jesucristo. (…) Y Benedicto XVI dijo en 2009 que el pulmón espiritual de la humanidad es África».

El prelado destacó el marcado crecimiento de los católicos en el continente, de dos millones de fieles en 1900 a 179 millones en la actualidad. «Hay una confianza tremenda, a pesar de las dificultades materiales, políticas. Hay fe y esperanza», sostuvo. «África participa en la salvación del mundo porque Dios utiliza los pequeños, aquellos que aparentemente no son nada, como la Virgen María», concluyó el cardenal: «Yo pienso que África es como un grano que es sembrado y va creciendo poco a poco».

Con información de Paraula

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas