viernes, 01 de julio de 2022
Gaudium news > Santa Sede anuncia el reconocimiento de virtudes heroicas de nueve Siervos de Dios

Santa Sede anuncia el reconocimiento de virtudes heroicas de nueve Siervos de Dios

Ciudad del Vaticano (Viernes, 29-06-2012, Gaudium Press) En un anuncio realizado el pasado 28 de junio, el Santo Padre Benedicto XVI autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos promulgar los decretos que declaran las virtudes heroicas de nueve Siervos de Dios, entre quienes se destacan Mons. Fulton Sheen, reconocida figura de la evangelización a través de los medios de comunicación en Estados Unidos, y Mons. Álvaro del Portillo, Obispo español y prelado del Opus Dei, quien fuera el más cercano apoyo de San Josemaría Escrivá y su sucesor al frente de la prelatura personal.

La noticia se dio a conocer en la audiencia que Su Santidad concedió al Cardenal Ángelo Amato, Prefecto de la Congregación e incluye también el reconocimiento de dos milagros atribuídos al Venerable Luca Passi, sacerdote y fundador italiano, y a la Venerable Francisca de Paula de Jesús, conocida como «Nha Chica» en Brasil, su tierra natal. También se reconoció el martirio de 154 españoles durante la guerra civil, que incluyen al Obispo Manuel Borrás Ferré, el del sacerdote italiano Pino Puglisi, asesinado en 1993 por su predicación en contra de los crímenes de la mafia y del laico indio Devasahayam Pillai, asesinado en 1752.

Un apóstol en los medios de comunicación

Mons. Fulton Sheen.jpg
El Venerable Mons. Fulton Sheen, durante su popular programa televisivo, con una audiencia semanal de aproximadamente 30 millones de personas.

Mons. Fulton Sheen nació en 1895 en El Paso, Illinois, y se formó en Bélgica, París y Roma para regresar a ejercer su ministerio pastoral en Estados Unidos. Desde 1930 ejerció el aportolado en los medios de comunicación, comenzando en «La Hora Católica» en NBC Radio (que dirigió durante 22 años) y luego a través de la televisión.

En su apostolado en televisión, el venerable Fulton Sheen realizó un notable trabajo de evangelización que produjo miles de conversiones, incluyendo a figuras destacadas de la vida pública norteamericana. Su espacio televisivo Life is worth living (La vida vale la pena vivirla) le mereció un premio Emmy al personaje más destacado de la televisión en 1952. Al recibir el premio, Mons. Sheen afirmó con gracia: «Creo que es tiempo que dé crédito a mis cuatro escritores (libretistas): Mateo, Marcos, Lucas y Juan».

Pese a la fama y reconocimiento público, el Venerable Fulton Sheen no se convirtió en una figura superficial, sino que mantuvo su profunda vivencia religiosa. Todos los días hacía una Hora Santa frente al Santísimo Sacramento, sin importar sus ocupaciones, y donaba todos los ingresos obtenidos por sus apariciones mediáticas a la Sociedad para la Propagación de la Fe. Se calcula que aportó cerca de 17 millones de dólares para la evangelización.

Las predicaciones de Mons. Fulton Sheen estuvieron firmemente ancladas en la tradición católica y expresaron con fuerza la defensa de la fe en temas controversiales. Una de sus más celebres alocusiones fue la denuncia en febrero de 1953 de los crímenes cometidos en la Unión Soviética por Joseph Stalin. Al Obispo se atribuye la célebre frase: «Stalin deberá un día enfrentar su juicio», mencionada a pocos días de la inesperada muerte del dirigente soviético a causa de un ataque cerebral, acaecida el 05 de marzo siguiente.

El Venerable Fulton Sheen, tras su retiro en 1969, dedicó sus últimos años a la predicación y la escritura, en un entorno más discreto, con un especial acento en la promoción de la Adoración Eucarística y los retiros espirituales para sacerdotes.

Testimonio de lealtad y servicio

Venerable Álvaro del Portillo.jpg
 Venerable Álvaro del Portillo, prelado del Opus Dei.

Mons. Álvaro del Portillo, español, nació en 1914. Fue ingenierio, doctor en Filosofía y Letras y en Derecho Canónico. Fue ordenado sacerdote en 1944 y fue la persona más cercana a San Josemaría Escrivá, fundador de la Prelatura Personal del Opus Dei. Su vida fue un destacado testimonio de lealtad a la Iglesia, a la «Obra» (como los miembros llaman al Opus Dei) y a su fundador.

Desde 1946, sirvió en Roma, donde trabajó en la Santa Sede para profundizar en el papel de los laicos en la misión de la Iglesia. Su labor apostólica incluyó la expansión del Opus Dei en varias ciudades italianas. En su servicio a la Iglesia, partició activamente en el Concilio Vaticano II y llevó a cabo numerosos encargos de los Papas. Durante muchos años, fue Consultor de la Congragación para la Doctrina de la Fe.

Tras el fallecimiento de San Josemaría Escrivá, el Venerable Álvaro del Portillo fue elegido como su sucesor al frente del Opus Dei. Juan Pablo II lo nombró prelado, al erigir la obra como una prelatura personal, lo nombró Obsipo en 1990. Bajo su autoridad, el Opus Dei se extendió a 20 nuevos países.

El testimonio de 133 testigos, que incluyeron 19 cardenales y 12 Arzobispos y Obispos, fue analizado para establecer su vivencia heroica de las virtudes crisitianas. «Don Álvaro es recordado por tantos hombres y mujeres como un sacerdote de paz, leal a su compromiso de amor a Dios; muy unido a la Iglesia y al Romano Pontífice», expresó Mons. Javier Echavarría, actual prelado del Opus Dei, al recibir la noticia de la declaración por parte de la Santa Sede.

El Venerable «supo servir con alegría y total generosidad a san Josemaría Escrivá de Balaguer; a sus hermanos -luego hijos- en el Opus Dei; a sus parientes; a sus amigos y a sus colegas. (…)Me consta también que mucha gente acude a su ayuda, en numerosos lugares del mundo, ante necesidades individuales, familiares, laborales, amistosas. Es unánime el comentario de que irradiaba paz, alegría, sencillez, espíritu cristiano y visión apostólica», concluyó Mons. Echavarría.

Con información de Vatican Information Service, CNS, Religión en Libertad y Opus Dei.

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas