martes, 28 de mayo de 2024
Gaudium news > Obispo en África denuncia amenazas contra su vida por parte de grupo extremista islámico

Obispo en África denuncia amenazas contra su vida por parte de grupo extremista islámico

Bangui (Sábado, 23-03-2013, Gaudium Press) El Obispo de Bangassou, República Centroafricana, Mons. Juan José Aguirre Muñoz elevó una voz de alerta por el grave riesgo que padecen los católicos que habitan el sur del país donde un grupo armado radical islámico ha tomado el control de más de diez ciudades y amenaza la libertad religiosa de los habitantes. «Tienen una lista de personas a las que hacer daño: yo soy el primero», denunció el Obispo, «seguido por mi vicario y después por el procurador y otros».

banga_142x190.jpg
Mons. Juan José Aguirre, Obispo de Bangassou.

La entrada de los rebeldes Seleka a Bangassou se produjo el día 11 de marzo, según relató a Fides Mons. Aguirre, «después de combatir contra las pocas fuerzas del ejercito centroafricano que se encontraban en la ciudad». Una vez controlaron la zona, robaron diez vehículos de las misiones, del Seminario menor y de una parroquia local. «Destruyeron la casa de los Padres Espiritanos, de las Hermanas Franciscanas y luego robaron y destruyeron la casa del rector del seminario menor diocesano, la carpintería, el centro de Internet, el colegio católico, la pediatría, la farmacia, el nuevo reparto de cirugía, la maternidad».

El prelado alertó sobre el maltrato sufrido por la población, los sacerdote y las religiosas. Según expuso, la intención de los atacantes es «derrocar al gobierno para crear una república islámica. Ya han conquistado cinco diócesis y más de 10 ciudades». Los rebeldes no tuvieron consideración ni siquiera de los enfermos tratados en el hospital general, a quienes robaron los colchones y los dejaron en el suelo.

Los rebeldes dejaron la ciudad llevándose el producto del saqueo y dejaron un clima de temor en la población, que se dispersó en el campo, según narró el Obispo. En su ruta de escape, los rebeldes han acampado en las casas de los misioneros , habiéndose apoderado de ocho de las once misiones de la diócesis. Esta grave situación se suma a los ataques de otro grupo rebelde, el LRA, que desde hace siete años atormenta la población. «Hemos sido testigos de horrores de todo tipo», manifestó Mons. Aguirre. «Ahora tenemos a los rebeldes Seleka y no sabemos cuánto tiempo van a quedarse. Sólo podemos orar al Señor», concluyó el prelado.

Con información de Agencia Fides.

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas