sábado, 28 de enero de 2023
Gaudium news > Fallece Obispo que trabajó heroicamente en medio de la guerra civil en Sudán del Sur

Fallece Obispo que trabajó heroicamente en medio de la guerra civil en Sudán del Sur

Torit (Miércoles, 27-03-2013, Gaudium Press) Con tan sólo 55 años de edad y después de haber vivido una dura vida de servicio a la Iglesia y a los demás en medio de la guerra civil en Sudán, Mons Johnson Akio Mutek falleció el pasado 18 de marzo en Nairobi, ciudad capital de Kenya. Sus restos fueron enterrados el 22 de marzo en la Catedral de los Santos Pedro y Pablo en Torit, Sudán del Sur, que él mismo tuvo que reconstruir después de los bombardeos que hasta 2005 afectaron la zona.

His Lordship addresses Torit residents PS.jpg
Mons. Akio es recibido en Torit tras un extenso tratamiento debido a una falla renal en 2011. Foto: Gurtong. 

Mons. Akio, con su salud indudablemente afectada después de sobrevivir un gran número de intentos de asesinato, uno de los cuales dejó una cicatriz en su frente, falleció después de dos trasplantes de riñón. Su pueblo lo recuerda con gratitud por la dura labor pastoral realizada. «Estamos muy tristes por la muerte del Obispo Akio», manifestó a Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) Mons .Daniel Adwok Kur, Obispo Auxiliar de Jartum. «Que el Señor compasivo y misericordioso le recompense por sus esfuerzos pastorales y lo reciba en su paz eterna».

Mons. Akio fue ordenado sacerdote en 1988 y sirvió en Torit, Sudán, durante la peor oleada de bombardeos realizados por las autoridades islamistas de Jartum. Las autoridades islamistas invadieron la región, impusieron la lengua árabe, realizaron conversiones forzadas y reclutaron a los niños para el servicio militar. En esa época, el entonces Padre Akio trabajó con el Obispo Paride Taban para evacuar a los civiles y resguardarlos de los bombardeos. La casa del Obispo fue bombardeada más de 70 veces.

En 1988, en medio de la guerra, fue nombrado Obispo auxiliar de Torit y nueve años más tarde reemplazó a Mons Taban al tomar la responsabilidad de la misma Diócesis. Una vez concluida la guerra, el prelado tuvo que trabajar por la recuperación de la región, la más afectada por la violencia: «La ira del pueblo creció durante muchos años y se ha renovado constantemente por nuevas experiencias de dolor y angustia», relató él mismo a AIN en 2008.

Mons. Akio tuvo que reconstruir la Catedral y todos los edificios de la Curia y la residencia del Obispo. John Pontifex, de AIN, visitó la zona para promover el apoyo internacional en esas labores. «Al llegar a la diócesis del obispo Akio, me quedé muy sorprendido por la magnitud de la devastación, a diferencia de cualquier cosa que hubiera visto antes. Apenas había una piedra sobre otra», relató el enviado.

«La Iglesia Católica – con el Obispo Akio como su pastor – se encargó literal y metafóricamente de la reconstrucción de la diócesis desde el principio», recordó Pontifex, quien profundizó sobre la figura de Mons. Akio. «Fue – y sigue siendo – una tarea verdaderamente desalentadora, sin prácticamente ninguna infraestructura disponible, pero mientras otros estaban deprimidos y temerosos por el futuro, el obispo Akio estaba lleno de planes para el futuro».

«Mi recuerdo más fuerte de él es de una visita a la Escuela Primaria Santa Teresa en Torit, donde los niños estaban cansados ??de esperar. Pero el Obispo pronto cambió su tristeza y lágrimas en alegría, saltando sobre un tronco de árbol y cantando el canto local «Jesús, el número uno», concluyó Pontifex.

Con información de Ayuda a la Iglesia Necesitada y Agencia Zenit.

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas