sábado, 13 de julio de 2024
Gaudium news > Iglesia en Filipinas pide solidaridad por las inundaciones que afectan a más de 500 mil personas

Iglesia en Filipinas pide solidaridad por las inundaciones que afectan a más de 500 mil personas

Manila (Jueves, 22-08-2013, Gaudium Press) El compromiso total de la Iglesia Católica en Filipinas en favor de los cientos de miles de damnificados por las graves inundaciones, las «peores que hayan azotado Filipinas», en palabras de Mons. Jesse Mercado, Obispo de Paranaque, está siendo desbordado por la dimensión de la tragedia. Con los fondos diocesanos para la atención de emergencias «cerca del colapso», los Obispos han extendido un llamado general a la población para atender a las víctimas.

9551635799_431f71c2ed.jpg 9552190654_7a223434e8.jpg
Las inundaciones afectaron casi la mitad de toda el área metropolitana de Manila.

«En este tiempo de crisis, apelo a todos», exhortó el Cardenal Luis Antonio Tagle, Arzobispo de Manila en una alocución en Radio Veritas, medio de comunicación arquidiocesano. «Ayudemonos los unos a los otros en pequeñas o grandes formas para aliviar el dolor de quienes han sufrido por este mal clima».

La caridad cristiana, reflejada en el concepto local de «bayanihan» (cooperación – solidaridad), fue propuesta por el Cardenal como una salida para la difícil situación de los afectados. «Espero que este flagelo de la madre naturaleza resulte en una más profunda cooperación entre nuestras gentes», agregó, pidiendo solidaridad con quienes han perdido sus seres queridos, sus propiedades, sus hogares», de forma que se reemplacen las pérdidas con «un desbordamiento de amor, ayuda y fraternidad con nuestros hermanos y hermanas».

El trabajo de ayuda

ayudas.jpg
La Iglesia Católica despliega una intensa labor de ayuda durante la tragedia.

La eficacia de la acción de la Iglesia en Filipinas es innegable en tiempo de desastre. Las parroquias e instituciones católicas se transforman en refugios para los damnificados mientras las lluvias continúan golpeando la ciudad de Manila y la provincias cercanas. Pero el espacio es insuficiente para los afectados. «Las condiciones en los centros de evacución soy muy pobres. Están congestionado en todas partes. En dos de las escuelas creo que hay un promedio de 80 personas por salón. La gente duerme en las sillas para poder hacer más espacio», describió a CNS Joe Curry, representante de los Servicios de Asistencia de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas.

«Necesitamos ayuda humanitaria de todo tipo tan pronto como sea posible, desde comida hasta medicina», afirmó a Asia News el Obispo de Paranaque, Mons. Mercado. «Y luego tendremos que preocuparnos por las casas destruidas y las iglesias dañadas». Su llamado fue similar al del Obispo de Balanga, MOns. Ruperto Santos: «Hemos gastado todo lo que tenemos en medicinas y necesidades básicas», alertó en su balance. «los miembros del Centro de Acción Social están llevando las ayudas puerta a puerta. Hay muchos sacerdotes que han sufrido daños, las iglesias están bajo el agua hasta el nivel de las rodillas. Tendremos que encontrar los fondos para volver a poner todo en funcionamiento».

El Obispo de Imus, Mons. Reynaldo Evangelista, recorrió personalmente las zonas afectadas en su diócesis y repartió junto a los voluntarios las ayudas en 11 parroquias del área más afectada. Gran parte de los bienes en esta diócesis están siendo donados a la Basílica Menor del Nazareno Negro, un importante centro de devoción en el país, y distribuido a través de los servicios de asistencia eclesiásticos.

La oración, tan importante como la asistencia

8pm1.jpg
«Encienda una vela. Cada día a las 8 pm. Solidaridad en oración», imagen que invita a participar en la campaña espiritual por las víctimas.

Junto con las intensas labores de asistencia, el fomento de la oración también ha cobrado protagonismo. Una de las iniciativas que ha llamado la atención de los fieles es la propuesta por la Escuela Javeriana de San Juan de la comunidad Jesuita, junto con la Parroquia de María Reina, quienes proponen a los filipinos unirse en oración diariamente a las 8 pm. por las intenciones de las víctimas de las inundaciones.

El llamado de la iniciativa es «dar énfasis a la importancia de la oración, de manera que junto con las importantes operaciones de ayuda y la distribución de bienes materiales a las comunidades afectadas, no olvidemos el trabajo igualmente importante de orar por y con los otros», explicó el sacerdote Xavier Olin, SJ, párroco de María Reina al informativo CBCP News.

«En esta hora de gran necesidad y en profunda solidaridad con quienes están afectados, hagámonos uno en la oración», prosiguió el P. Olin. «Encendamos una vela en nuestros hogares y ofrezcamos oraciones por las víctimas de la inundación, así como por nuestra preservación de esta calamidad». El sacerdote propuso la oración como un trabajo silencioso pero significativo que aporta una ayuda que todos son capaces de brindar.

Con información de Asia News y CBCP News.

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas