lunes, 30 de enero de 2023
Gaudium news > Arqueólogos describen presencia cristiana en Arabia en el siglo V

Arqueólogos describen presencia cristiana en Arabia en el siglo V

Beirut (Viernes, 30-01-2015, Gaudium Press) Recientemente, un descubrimiento hecho por arqueólogos franceses y sauditas reveló la presencia de una comunidad cristiana viva y actuante en el desierto saudita en el siglo V.

Orientados por el Profesor Frédéric Imbert, de la Universidad de Aix-Marseille, en Francia, los investigadores acabaron descubriendo centenas de cruces que habían sido esculpidas en rocas, e incluso nombres de cristianos y bíblicos, más precisamente mártires muertos durante las persecuciones que asolaban la región en la época.

De acuerdo con informaciones de la agencia de noticias francesa «Orient-Le Jour», el descubrimiento en las paredes de roca de Jabal Kawkab (la montaña de la estrella), en el Emirato de Najran, situado al sur de Arabia Saudita, fue presentado por el Profesor Imbert en conferencia realizada en la Universidad Americana de Beirut.

De acuerdo con Imbert, las cruces y las inscripciones son consideradas «el más antiguo libro de los Árabes», habiendo sido escrito «en las piedras del desierto», una «página de la historia de los Árabes y del cristianismo».

Conforme el profesor, «las cruces no son las únicas conocidas en Arabia del Sur y del Este, pero, sin duda, son las más antiguas cruces cristianas en un contexto que remontamos al año 470 de nuestra era», junto con diversos textos encontrados, hechos todavía en el período del Reino himairita de Shurihbil Yakkuf, gobernante de Arabia del Sur de 470 a 475.

Durante el gobierno de Shurihbil, tuvieron inicio las persecuciones cristianas en el lugar, siendo muertos Marta y Rabi, ambos inscritos en la lista de los martirios de Najran, en el llamado «Libro de los Himairiti».

Propagado en el siglo IV, el cristianismo en Arabia «se difundió en la región del Golfo, en las regiones costeras de Yemen y de Najran», gracias a los misioneros persas del Imperio Sasánida y a los misioneros siríacos. En aquel tiempo, dos obispos consagrados en 485 y 519, pertenecían a la comunidad siríaca, probablemente oriundos de Irak. (LMI)

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas