jueves, 13 de agosto de 2020
Gaudium news > Años Paulino y Sacerdotal dominan conversaciones de obispos de la arquidiócesis de San Pablo en Campos do Jordão

Años Paulino y Sacerdotal dominan conversaciones de obispos de la arquidiócesis de San Pablo en Campos do Jordão

Campos do Jordão (Viernes, 31-07-2009, Gaudium Press) Del Año Paulino a su sucesor, el Año Sacerdotal. Entre otros temas, las conversaciones de los seis obispos auxiliares de San Pablo con el Cardenal Arzobispo, Mons. Odilo Pedro Scherer versaron básicamente sobre los dos últimos períodos jubilares convocados por el Papa Benedicto XVI. El grupo participó de un retiro de tres días en una casa de la arquidiócesis de San Pablo en Campos do Jordão, donde pudieron hacer un balance de los primeros seis meses de actividades de la curia paulistana y establecer las directrices para los próximos seis.

Según Mons. Pedro Luiz Stringhini, obispo auxiliar de la arquidiócesis de la región episcopal Belén, el retiro en la estancia turística de la Sierra de Mantiqueira ocurre tradicionalmente a mediados de año (en las vacaciones de julio), cuando los obispos disponen de más tiempo para profundizar cuestiones puntuales levantadas en reuniones anteriores. A fin de año, un nuevo encuentro de tres días es realizado, generalmente en la sede de la arquidiócesis, para un balance final del año episcopal.

Este período es provechoso porque, además de las discusiones, hacemos celebraciones, la liturgia de las horas, reflexionamos sobre asuntos generales“, explica, al recordar que la práctica de los encuentros en Campos tuvo inicio en el gobierno episcopal de Mons. Cláudio Hummes, predecesor de Mons. Odilo Pedro Scherer y hoy prefecto de la Congregación para el Clero.

Uno de los principales asuntos del retiro concluido ayer, el Año Paulino, fue recordado por los auxiliares junto a Mons. Odilo. Mons. Pedro Stringhini dice que los trabajos realizados durante el semestre pasado por la arquidiócesis dejaron a los obispos “muy satisfechos“. Él citó las peregrinaciones, la instalación de una estatua de San Pablo en la Plaza de la Sede y la conclusión del período con una celebración en el mismo lugar como algunos de los momentos más marcantes.

El Año Sacerdotal, recientemente convocado por el Papa después del término del Año Paulino, también fue otro asunto discutido por los obispos de San Pablo. Para Mons. Stringhini, la convocación del período tiene especial importancia porque suscita la “valorización del sacerdocio ministerial de la Iglesia”. Él destaca también la carta sobre el Año Sacerdotal emitida por el Papa, en la cual es resaltada la figura de San Juan María Vianney, el Santo Cura de Ars, patrono de todos los sacerdotes, y la necesidad de “volver a las raíces” de la profesión solemne. “El sacerdote tiene que estar en medio del pueblo“.

A pesar del período estar dirigido a la reflexión sacerdotal, Mons. Pedro reconoce que ésta es una oportunidad también para discutir las vocaciones y “suscitar en los jóvenes el deseo de la vida solemne”. “Vocación existe, pero ella necesita ser motivada, alimentada en la fe“, afirma. Según él, el “despertar del sacerdocio” debe ser incentivado desde temprano.

Temprano como ocurrió con el propio Mons. Stringhini. El obispo cuenta que desde pequeño alimentaba el deseo de entrar al sacerdocio, un deseo que habría surgido naturalmente a partir de su ambiente, como los hábitos de su tradicional familia de inmigrantes italianos cristianos y el trabajo de los padres redentoristas en Laranjal Paulista, ciudad de su infancia. A los 10 años, entró al seminario en Sorocaba, donde permaneció por tres años. Después, cursó estudios en la facultad de Teología y vivió un período como misionero en el Amazonas. Hoy tiene 29 años de vida sacerdotal.

Campañas

Además de los Años Paulino y Sacerdotal, también fueron abordados por los obispos temas nacionales y acciones evangelizadoras capitaneadas por la CNBB,
como la Campaña de la Fraternidad, la Campaña Ficha Limpia y el Año Catequético. Para los próximos seis meses, de acuerdo con Stringhini, la Iglesia está mirando ahora una nueva campaña por el desarme. “El ciudadano de bien no debe competir con el ciudadano del mal“, pondera.

Participaron del encuentro en Campos do Jordão junto con el cardenal Odilo Pedro Scherer los seis obispos auxiliares de San Pablo. Además de Mons. Pedro Luiz Stringhini, estuvo Mons. José Benedito Simão, de la región episcopal Brasilândia; Mons. Tomé Ferreira da Silva, de Ipiranga; Mons. João Mamede Filho, de Lapa; Mons. Joaquim Justino Carreira, de Santana; y Mons. Tarcísio Scaramussa, de Sé.

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas