jueves, 13 de agosto de 2020
Gaudium news > Párrocos paraguayos advierten sobre decadencia familiar

Párrocos paraguayos advierten sobre decadencia familiar

Asunción (Martes, 4-08-2009, Gaudium Press). La crisis de valores que afecta a toda la humanidad en los tiempos actuales, repercute negativamente sobre la institución de la familia como pilar de la sociedad, sostiene un sacerdote al conmemorarse este 4 de agosto el Día del Párroco, en la festividad de San Juan María Vianney, el modelo de los consagrados.

Con sus defectos y virtudes, los sacerdotes siguen siendo referentes importantes en la comunidad, a quienes los católicos acuden para recibir la orientación espiritual.

En la ciudad de Pilar, informa la periodista Clide Noemí Martínez (ABC), el sacerdote redentorista Alejo Insfrán, cura párroco de la basílica Nuestra Señora del Pilar, dijo que la orientación espiritual es una de sus responsabilidades. La comunidad que sufre una crisis de valores hace que el párroco absorba todos los problemas que surgen en las familias y la sociedad.

Menciona que entre estos se encuentra el desarraigo familiar. “La crisis económica hace que el núcleo familiar se disperse, los progenitores son reemplazados por tíos y abuelos. La ausencia de papá y mamá es la principal causa de la crisis de identidad de los niños y jóvenes que van absorbiendo los antivalores de la sociedad de consumo“.

Al relatar las situaciones que debe afrontar, apuntó que siempre surgen problemas nuevos porque hay un gran vacío espiritual-existencial. Dijo que los matrimonios jóvenes no están preparados para enfrentar los problemas y ante la primera crisis sucumben.

Igualmente, el párroco de la iglesia Santo Tomás de la ciudad de Paraguarí, Wilson Antonio Garay, expresó que la misión pastoral de los sacerdotes se ha complicado en los últimos tiempos a causa de situaciones difíciles que afectan a las familias. Empero, dijo que no todo está perdido.

Al realizar un rápido análisis de la realidad social y pastoral actual, el religioso indicó que la pobreza, la falta de estudio y trabajo distorsionan la función de las familias. Señaló que a esos problemas se suma el “materialismo reinante” y hacen que la sociedad se olvide de la formación espiritual.

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas