miércoles, 30 de noviembre de 2022
Gaudium news > La Encíclica ‘Deus caritas est’ conserva intacto el frescor de su mensaje, afirma el Papa

La Encíclica ‘Deus caritas est’ conserva intacto el frescor de su mensaje, afirma el Papa

Ciudad del Vaticano (Lunes, 29-02-2016, Gaudium Press) Los participantes del Congreso Internacional sobre los 10 años de la Encíclica «Deus Caritas Est» fueron recibidos en Audiencia por el Papa Francisco, al final de la mañana del viernes 26-02, en el Vaticano.

El Congreso internacional fue organizado por el Pontificio Consejo Cor Unum. Iniciado el pasado jueves y concluido el viernes, él se incluye en el programa de eventos del Jubileo de la Misericordia.

El objetivo del encuentro fue examinar y profundizar las perspectivas teológicas y pastorales de la Encíclica de Benedicto XVI para el mundo de hoy. En él se trató del trabajo de aquellos que ejercen el servicio de caridad de la Iglesia.

Primera Encíclica de Benedicto XVI

Para el Papa Francisco, la primera Encíclica de Benedicto XVI, trata de un tema que permite recorrer toda la historia de la Iglesia: una historia de caridad.

En sus palabras, el Pontífice afirmó que «esta caridad recibida es donada a lo largo de la historia de la Iglesia y de cada uno de nosotros. El acto de caridad, de hecho, no es solamente dar una limosna para lavar la consciencia, sino incluye una atención de amor dirigida al otro».

Para Francisco, el Año Jubilar que estamos viviendo es también una ocasión para volver a este corazón pulsante de nuestra vida y de nuestro testimonio: Caridad y misericordia están estrechamente ligadas, porque son el modo de ser y de actuar de Dios, su identidad y su nombre.

Comentando la Encíclica

En sus palabras, Francisco destacó dos aspectos de la ‘Deus Caritas Est’.

El primero de ellos es que ella recuerda la verdadera cara de Dios. El Dios que podemos encontrar en Cristo y como es fiel e insuperable su amor:

«Debemos mirar a la caridad divina como la brújula que orienta nuestra vida antes de encaminarnos a cualquier actividad: allí encontramos la dirección, de ella aprendemos cómo mirar a los hermanos y al mundo».

El segundo aspecto destacado por el Papa es que la Encíclica de Benedicto XVI recuerda que esta caridad se debe reflejar siempre más en la vida de la Iglesia:

«¡Cómo me gustaría que cada actividad revelase que Dios ama al hombre!».

La misión caritativa de la Iglesia es importante no solo porque lleva a los hombres a una vida digna, sino porque hace que cada persona se sienta concretamente amada por Dios.

«Vivir las obras de misericordia significa conjugar el verbo amar según Jesús», completó el Papa, concluyendo: «La Encíclica ‘Deus caritas est’ conserva intacto el frescor de su mensaje, con la cual indica la perspectiva siempre actual para el camino de la Iglesia». (JSG)

 

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas