sábado, 01 de octubre de 2022
Gaudium news > "Coloque en sus brazos a los leprosos de nuestro tiempo", aconseja el Papa a los franciscanos

"Coloque en sus brazos a los leprosos de nuestro tiempo", aconseja el Papa a los franciscanos

Ciudad del Vaticano (Lunes, 27-11-2017, Gaduium Press) El jueves, 23 de noviembre el Papa Francisco recibió en la sala Clementina, en el Vaticano, centenas de miembros de la Familia Franciscana de la Primera Orden y la Tercera Orden Regular.

Hermanos Menores

El Papa buscó enfatizar la calificación de hermanos «menores» dada a los franciscanos. Menores, porque «sin falta de motivaciones activas y sociales, nace de la contemplación de la encarnación del hijo de Dios», dijo.

Para el Santo Padre, esta calificación es al mismo tiempo el lugar del encuentro con Dios, con los hermanos y hombres y mujeres del mundo y con la Creación.

Espiritualidad Franciscana de la restitución

Franciscanos.jpg

«La vida de San Francisco fue marcada por primera vez por el encuentro con el pobre dios», observó el Papa. Invitando una actitud «humilde y confiable» con Dios, en la consciencia de nuestros pecados, Francisco advierte contra el «orgullo espiritual», «el peor del mundo».

Al contrario, valoriza la espiritualidad franciscana de la «restitución»: rendir a Dios lo que recibimos a través de la alabanza y el don de sí mismo para conocer a los otros.

Porque, para el Papa, la «minoría» también es un lugar de encuentro con los hermanos que Dios nos dio. ¿Cómo? Evitando cualquier comportamiento de superioridad:

«Él invita a no juzgar activamente a los otros, o a hablar de ellos a sus espaldas, sino a valorar lo que es positivo en todos; no usar la autoridad, para enviar», sino para servir «con piedad». Porque «sin piedad, no hay fraternidad, ninguna ‘minoría'» y la caridad en el trabajo en las comunidades debe transcender el reconocimiento de los derechos de cada uno para llevar a una «comunión fraterna».

Congratularse con la recepción de todos

Esta «minoría» también es vivida con hombres y mujeres encontrados alrededor del mundo. Recuerda el Papa que en la Primera Regla de los Franciscanos, San Francisco «relata la elección de no apropiarse de nada y la bienvenida benevolente de cualquier persona, para compartir la vida con los más despreciados».

Pero esas actividades franciscanas no deben realizarse a partir «de un pedestal de superioridad», advierte otra vez el Papa.

«Abra sus corazones y abrace a los leprosos de nuestro tiempo», con la misma misericordia que San Francisco, aconseja el Pontífice. (JSG)

De la Redacción Gaudium Press, con Informaciones RV.

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas