miércoles, 30 de noviembre de 2022
Gaudium news > Ir a Belén, la invitación del Primado de Polonia en tiempo de Navidad

Ir a Belén, la invitación del Primado de Polonia en tiempo de Navidad

Gniezno (Sábado, 30-12-2017, Gaudium Press) El Arzobispo de Gniezno y Primado de Polonia, Mons. Wojciech Polak, expuso en una homilía pronunciada en la Catedral el que podría ser el plan de los creyentes para este tiempo de Navidad: Ir a Belén. El nacimiento de Cristo no es únicamente un hecho histórico, sino un desafío «al amor valiente y la preocupación por los demás».

NAVIDAD GAUDIUM PRESS.jpg
Cristo se hace niño no para maldecir al mundo y sus pecados, sino para redimirlo y cambiarlo, recordó Mons. Polak.

«¿Cómo responder a la alegría de esta noche de Belén? ¿Cómo aceptar al Salvador que viene a nosotros? ¿Qué podemos hacer para que pueda verdaderamente nacer en nosotros?», cuestionó el Primado en su mensaje navideño. «El punto es permitirte mover nuestros corazones para despertar nuestra conciencia y abrir nuestras vidas al Niño de Belén». Jesús llama a todos los creyentes al encuentro de su corazón, y los fieles debemos detenernos y deponer nuestro orgullo para contestar a esta vocación.

El prelado lamentó que algunos » se quedaron en casa y no se dejaron llevar por la gracia de la salvación «, mientras otros se sumen en la tristeza y el temor. «Otros están llenos de remordimientos y dolor, convencidos de que la verdad sobre la venida de Dios al hombre está tan desvanecida que no tiene poder para tocarlos y transformarlos», alertó Mons. Polak, quien afirmó que estos sentimientos son otra forma de expresión de la tentación de la autosuficiencia. Estas personas enfrentan el riesgo de «convertirse en alguien que, de acuerdo con sus propias preferencias, decide lo que está bien y lo que está mal» y depone a Dios «queriendo estar en el centro del universo».

En contradicción a esas tendencias, la invitación de Cristo «nos llama al amor valiente y preocupación por los demás, por los débiles, a la ayuda al necesitado y el apoyo a los refugiados y a las personas que aún mueren ante nuestros ojos el camino hacia un mundo mejor», indicó el Arzobispo. «Dios nació en esta tierra. No nace para maldecirlo con todos sus problemas, sino para salvarlo y cambiarlo. Nace para salvarnos y redimirnos. Nace para levantarnos, dándonos su espíritu y fortaleza. Nace para iluminarnos a la bondad y el amor. Nace que creemos que hay una luz en Él que no conoce el ocaso».

Con información de KAI.

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas