martes, 23 de julio de 2024
Gaudium news > "El aborto no es un mal menor: es un crimen", recuerdan Obispos Dominicanos

"El aborto no es un mal menor: es un crimen", recuerdan Obispos Dominicanos

Santo Domingo (Jueves, 26-07-2018, Gaudium Press) Un llamado a defender la vida humana es el que han hecho los Obispos Dominicanos. A través de un comunicado, emitido el lunes 23 de julio, con la firma del Consejo Permanente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, los prelados se han pronunciado «ante los reiterados intentos de despenalizar el asesinato de criaturas, entre las que se encuentran las futuras mujeres dominicanas».

En la misiva, los obispos señalan que el aborto, tal como se plantee, «será siempre eliminar una vida humana indefensa». Por esta razón, «no existe el derecho al aborto (matar), existe el derecho al a vida».

De ahí que envíen un reclamo al Gobierno dominicano, para que «apoyen la vida de todos, creando políticas públicas que garanticen la salud de la madre y de su hijo por nacer», y les exhortan para que «no manchen con sangre inocente las páginas de nuestra historia actual, y honremos a Dios y a la Patria con cada uno de sus habitantes, de modo que no tengamos que llevar la carga de la conciencia de haber contribuido a una legislación para matar».

Foto Michal Bar Haim por Unsplash.jpg
Los Obispos dominicanos han llamado para que se tracen «políticas públicas orientadas a la protección integral de la madre y el hijo por venir» / Foto: Michal Bar Haim por Unsplash.

En este sentido, los Obispos han hecho eco de palabras del Papa Francisco: «El aborto no es un mal menor: es un crimen, es echar fuera a uno para salvar a otro. Es lo que hace la mafia. Es un crimen, es un mal absoluto».

En el comunicado, los prelados presentan, asimismo, una aclaración sobre las tres causales que se incluirían en la legislación: «Que tristes y decepcionados estaríamos los dominicanos si en vez de legislar para castigar al violados, se legisla para matar al inocente». «Es injusto que por una malformación de la criatura en el vientre, se legislara para matarlo. Los discapacitados o personas con condiciones especiales tienen los mismos derechos de vivir que los demás». «Es incomprensible que se legisle para que en un ‘caso extremo’ el médico vaya directamente a matar a la criatura, sin llevar adelante todos los avances que ofrece la ciencia médica; el médico tiene el deber ético y moral de ir a salvar las dos vidas, la de la mujer y la criatura por nacer».

De manera contundente señalan, también, que es su obligación «advertir lo que ocurriría de aprobar las tres causales del aborto».

Por esta razón los obispos consideran necesario observar lo que ha ocurrido en otros países donde han sido aprobadas: «Luego de aprobadas las causales el grupo de la cultura de la muerte exige que se apruebe el aborto libre, la mortalidad materna no disminuye, los embarazos de adolescentes tampoco (a menos que sean asesinandos los niños en el vientre de su madre); los abortos se multiplican, las transnacionales se lucran de esas naciones dejando a los países peor que antes. Los países ricos siguen siendo ricos y los pobres continúan siendo pobres. Nuestro país no sería una excepción».

Indican que «pretender excluir la vida por otra, no es el camino del amor que Jesús nos muestra, quien ‘vino a dar su vida en rescate por todos’. No hay, por tanto, justificación privada ni legal para el aborto. La vida debe ser defendida en todas sus etapas».

«Propiciemos crear políticas para acompañar a las madres en gestación en todos esos casos que ni científica, ni legal, ni moralmente son aceptables. Optimicemos nuestro sistema de salud. Trabajemos en la educación de nuestros niños, adolescentes y jóvenes para promover una sexualidad responsable y, el respeto y defensa de la vida, así como trazar políticas públicas orientadas a la protección integral de la madre y el hijo por venir», concluyen.

Con información de la Conferencia del Episcopado Dominicano.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas